Tiempo: la gran deuda con nuestros hijos por @memecarranca

crianza en brazo

¿Hay sensación más agradable que tener a nuestros hijos en brazos? ¿Hay una forma más cercana, verdadera y clara de expresarle nuestro cariño? ¿Existe una mejor forma de entregarles seguridad, tranquilidad y amor? ¡Estoy segura que no!

Soy de las persona que cree a ojos cerrados en la crianza en brazos, en la importancia de tener a nuestra guagua cerca, de tocarla, besarla y abrasarla cuanto quiera y necesite. En la importancia de estar presente siempre, en cada momento y detalle. A fin de cuenta nos necesitan tanto cuando son pequeños como cuando son más grandes. Soy de las que creen que ser mamás es mucho más que dar a luz y criar, es estar siempre cerca y disponible, es tener tiempo y ganas de estar con ellos… y por sobre todo, es disfrutar de tenerlos cerca, es disfrutar el día a día, disfrutar despertarlos en la mañana, disfrutar un cuento a la hora de darles el almuerzo, disfrutar con sus dudas y preguntas, disfrutar con acariciarlos y bañarlos por la noche… disfrutar con el maravilloso momento de llevarlos a su cama a dormir.

Creo que hay que volver al origen, volver a entregar el tiempo y el espacio que nuestros hijos necesitan, volver a tomarlos en brazos para hacerlos dormir, volver a llevarlos a nuestra cama en la mitad de la noche porque se sienten solos, volver a disfrutar con ellos el descubrir: descubrir el mundo y lo que los rodea, descubrir a las personas, sus rostros, tonos de voz y sentimientos, volver a acompañarlos conscientemente en su día a día.

Y creo que es aquí en donde topamos, es aquí en donde estamos teniendo una deuda mayúscula con las futuras generaciones. Conocido es el dicho de que hoy en día no es más rico el que más dinero tiene, si no que el que más tiempo tiene. ¿Cuánto tiempo le estamos entregando a nuestros hijos? ¿Cuanto tiempo real? ¿Cuantos minutos juntos solos los 2? ¿Les estamos dando tiempo o solo cosas materiales y presencia sin sentido? No sabemos cuales son las consecuencias de esta vida tan falta de tiempo en nuestros hijos, no sabemos como los afectará a ellos a futuro, no sabemos qué tipo de vida tendrán si ni siquiera, nosotros, sus padres, les hemos dado la importancia que merecen y el tiempo que requieren.

crianza en brazos

Quiero que respondamos de la forma más honesta esta pregunta ¿Cuándo fue la última vez que nos conectamos con nuestros hijos? ¿La última vez que sentimos lo que ellos sienten? ¿La última vez que lo miramos a los ojos y lo reconocimos como una persona?

Tener un hijo es mucho más que criar, es ser cercana y cariñosa, es llenarlos de besos, abrazos, compañía y mimos, es acompañarlos en el día a día, es estar cuando ellos nos necesitan , es preguntarles día a día cómo les fue en el colegio, saber quienes son sus amigos, cual es su comida favorita y que les gusta hacer. Es darse el tiempo para invitarlos a tomarse un helado y conversar lo que ellos quieren conversar. Es sentarse en el suelo e imaginar una lucha de superhéroes o un maravilloso castillo lleno de princesas. Es dar de mamar mil y una veces en la noche, despertar agotada y volver a llenar de besos a esa guagua que no te deja dormir.

Las invito a criar en esos brazos, los brazos de la compañía y de la escucha activa y constante. Las invito a tomar conciencia de la importancia de nuestra presencia en sus vidas, de la importancia de cada minuto que podemos entregarle. Les puedo asegurar que un par de minutos al día cien por ciento con ellos generará un mundo mejor a futuro, un mundo atento, presente y cariñoso… un mundo más feliz.

You Might Also Like