Menu

¡STOP!¿Te animas a apagar el teléfono el fin de semana? por @memecarranca

0 0

niño volando

No son pocas las veces en que me siento a pensar ¿Quién nos manda a vivir una vida tan rápida y apurada? ¿Quién nos obliga a olvidar los momentos mágicos y maravillosos con nuestros hijos por miles de otras razones sin mayor sentido? ¿Quién nos obliga a madrugar todas las mañanas, a trabajar hasta el cansancio, a vivir corriendo? Lo más lindo de la vida lo solemos apreciar cuando hacemos un STOP en nuestra rutina y nos sentamos a observar: cómo crecen nuestros hijos, como vuelan los pétalos de las flores, como corre nuestro perro, como nos mira nuestra pareja.

Lo más complicado y difícil es que hay cada vez menos STOP en nuestra vida. Cada vez somos los menos los que nos damos el permiso de disfrutar el fin de semana. Si, nos damos. Es que después que reflexioné sobre la hiperconexión ( Mi diagnóstico: Estamos todos enfermos de hiperconectividad ) decidí apagar mi teléfono todos los sábado y domingo y comenzar a vivir. De verdad que ha sido maravilloso volver a ver el mundo desde la realidad, desde mis ojos y no desde una pantalla, volver a sentir olores, a reír por lo que está pasando… a vivir conectada solo a mi realidad, mi mundo, a quienes amo y a los lugares en los que quiero estar.

Este sábado en “Alfombra Roja Prime” escuché hablar a Solange Lackington sobre su maternidad tardía y lo que más me llamó la atención de su testimonio es que declaraba que con su quinto hijo (nacido un par de años después de sus cuarenta años) fue capaz de estar conectada, de emocionarse con sus palabras, de maravillarse con sus dibujos, de vivir profunda, real y constantemente su amor hacia él. ¡Lo encontré tan cierto! Nuestra generación vive conectada a tantas cosas: el celular, el tablet, el computador, el televisor, el trabajo, el auto, los amigos… da lo mismo la excusa, siempre hay otra cosa en la que tener puesta nuestra mente… y sin darnos cuenta el tiempo se nos va.

Este sábado mi tercera hija bailó en su jardín… su último baile dieciochero antes de emprender vuelo y llegar al colegio. Su sonrisa, su luz, su magia arriba del escenario con una sonrisa que llegaba hasta el cielo ¡Maravillosa! … Y las palabras de la directora que quedaron retumbando en mi cabeza (aunque las he escuchado mil veces) “Aprovechen a estos niños que hoy hacen su mejor esfuerzo arriba del escenario porque no se darán cuenta cuando los estén acompañando a su último día de colegio y lentamente comiencen el vuelo para nunca más volver al nido”

¡Quiero estar presente en cada momento! ¡Quiero enseñarles a volar para que nunca se caigan! ¡Quiero que su nido sea el más maravilloso, cálido, alegre y lleno de amor para que siempre quieran volver! ¡No quiero seguir perdiendo momentos!

Pero es difícil, todas y todos tenemos proyectos y sueños que tenemos que compatibilizar con el ser familia… y hay que saber hacerlo… De hecho en este mismo momento mi pequeña hija me pregunta si podemos jugar a las escondidas, pero no puedo, estoy trabajando en MI proyecto.

El mensaje es a darnos un tiempo para vivir la vida ahora, aquí, hoy. Conectémonos, escuchemos, observemos, olfatiemos, saboriemos los minutos de paz que tenemos… son el máximo tesoro. Miremos a los ojos y vemos crecer a nuestros hijos y envejecer a nuestra pareja. Que nuestra inmadurez no nos haga perder tan lindos momentos. Debemos estar consciente de que son pasajeros y que el mejor momento es HOY… Y que ya es hora de darte tu propio y real tiempo para un STOP

Y tú ¿Te animas a apagar el teléfono el fin de semana?

 

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad