Menu

Soy mujer y soy hincha el fútbol @Alepolig

0 0

futbol_mujer_pelota_shutterstock_300x196

Esta columna se la voy a dedicar a un deporte que me fascina y que muchos creen que es sólo para hombres: el fútbol. Que tontera más grande ¿no? Yo soy mujer y soy una fanática del fútbol. Soy mujer y soy hincha del fútbol y eso no me hace menos femenina. Derribemos ese mito existente.

Puede ser que mi historia sea un poco distinta. Provengo de una familia ultra futbolizada y donde el centro de la conversación giraba en torno a este deporte. Desde chica, tengo recuerdos de pelotas, estadios, banderas, barras y de la pasión que se vive en torno a este deporte.

Eso es lo que más me llama la atención. Escucho tanto a las personas decir que el fútbol  es deporte para hombres, que es su punto de encuentro, que tienen su tercer tiempo, que ellos deben ir al estadio y un montón de cosas que me suenan más a ser machistas y querer salir solos que pensar verdaderamente que el fútbol está reservado “sólo para ellos y sus amigos”.

Dicen que es “pasión de multitudes”, disculpen entonces la pregunta: ¿la pasión es exclusiva para los hombres? No señores, no se equivoquen. Ir al estadio a alentar a tu equipo es una sensación maravillosa, lograr una sintonía con todos los que están ahí contigo es simplemente un estado espectacular y claro que no es sólo para los hombres. Es para todos los que quieran.

No nos pisemos la capa entre superhéroes tampoco. Sé que hay muchas de nosotras que les carga el fútbol. No soportan ni ver un partido de la selección y me parece totalmente válido. Pero eso no quiere decir que a todas nos pase lo mismo.

Ser hincha de un equipo, ir al estadio, defender sus colores con pasión y respeto. Eso es para mí el fútbol. Es unir al mundo en torno al deporte. Es dejar de lado todos los problemas de tu día a día para juntarse frente a un televisor con tu familia o amigos y disfrutar, sufrir, gritar hasta más no poder en sintonía. Es discutir con tus amigos, pero en buena onda. Es prepararse toda la semana para el clásico del fin de semana. Es esperar el desenlace del torneo para saber si eres campeón o no. Es llorar cuando pierdes un campeonato. Es respetar tus gustos y el de los otros.

No nos confundamos. Los delincuentes de siempre no son el ejemplo que esperamos del fútbol. Esa pasión malentendida no beneficia en nada a este deporte. Los desordenes en los estadios, los robos en sus inmediaciones, los destrozos, los golpes y hasta las muertes no tienen nada que ver con la verdadera pasión del fútbol. Eso es simplemente buscar una excusa para hacer destrozos.

El deporte en general es la muestra más potente de que nos podemos unir en torno a un equipo. Generalmente se da en torno a la selección. Todos los colores llevan a uno solo: el rojo. Los triunfos de la selección, pasan a ser triunfos personales, cuando ganan el país está contento, cuando pierden estamos tristes.

Les recomiendo ver una película, que si bien no es de fútbol si no de rugby, nos demuestra que el deporte si puede unir un país, que el deporte si puede derribar prejuicios. Se llama “Invictus” y es una verdadera joya.

Finalmente, lo que quiero lograr con esta columna no es lograr que a todas las mujeres les guste el fútbol ni que todos los hombres entiendan que a muchas de nosotras realmente es una pasión este deporte.

estadio

Mi llamado es a buscar la pasión en algo que realmente nos estremezca. Puede ser el fútbol, puede ser la pintura, puede ser lo que sea. Pero sentir pasión por lo que nos gusta es realmente gratificante.

Y claro, ir al estadio es la mejor sensación del mundo. 50 mil almas gritando, saltando y vibrando no tiene precio. Y poder compartir eso con tus hijos, es mejor aún! Las invito a ir al estadio. A despejarse de los prejuicios y a disfrutar del momento. Les aseguro que tendremos más hinchas y menos delincuentes.

 

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad