Menu

Relaciones de pareja: ¿Cómo vivimos este proceso hombres y mujeres?

0 1

Todos sabemos que hombres y mujeres vemos el mundo desde perspectivas completamente distintas… eso hace que todo sea más entretenido y que las cosas funcionen mejor. Pero, ¿Alguna vez has pensado qué piensa un hombre y una mujer de la vida en pareja? Te sorprenderás al darte cuenta cuan distintos son los propósitos y las formas de ver la vida en pareja.

Aunque no lo crean, el origen del desencuentro entre hombres y mujeres se produce en el mismo instante en el que nos enamoramos… ¡o sea, desde el día uno! El hombre utiliza el enamoramiento como una forma de canalizar sus impulsos sexuales, de sentirse atractivo y deseado por el sexo opuesto. En un primer momento ve en la mujer fundamentalmente su atractivo, la usa como una forma de sentirse bien a sí mismo, es ahí cuando el impulso masculino de conquista empieza a ponerse en marcha. Durante la conquista es cuando ese hombre dedica todos sus esfuerzos a mostrarse perfecto, a encantar a esa mujer y ser imprescindible para ella. Los detalles, las atenciones, los gestos románticos tienen su explicación en el deseo de conquistar…

¡Listo! Lo logró… ¿Qué pasa entonces?  Una vez que el hombre consigue convencer a su conquista de que es él y no otro su hombre perfecto, se produce un cambio de actitud. Disminuyen las atenciones porque disminuye el interés. Una vez convertida en pareja, esa atractiva y adorada mujer de la que se enamoró pasa a ser la persona con la que compartirá el futuro de forma cómoda y sin tensiones (y, por lo tanto, sin mayores esfuerzos). Al final, satisface sus deseos sexuales, así que, en la medida que avanza la relación no debe esforzarse por mantener cerca a “su presa” que ya logró engatusar con sus encantos

¿Y qué pasa con nosotras cuando él comienza a perder el interés?

Una vez consolidada la relación, la mujer no se resigna a que el hombre del que se enamoró y la llenó de atenciones haya dejado de adorarla y buscarla incansablemente y haya pasado a considerarla como la persona que “tiene” que estar a su lado porque sí.

Es que las mujeres hacemos el proceso inverso. Si los hombres ponen todo su esfuerzo en los inicios, las mujeres somos más precavidas. Es cierto que somos más enamoradizas, pero nos cuesta más tiempo implicarnos en una relación y no lo hacemos hasta que estamos seguras de que él es el hombre ideal. Cuando ya estamos en una relación seria lo damos todo, centramos todos nuestros esfuerzos en que esa relación funcione y en mantener a nuestra pareja como aquél hombre que nos enamoró con su magnetismo y sus atenciones. ¡Y ya no está!

Distintos puntos de vista para una misma relación. Gracias a Dios estos procesos se suceden, si no ¿De qué forma explicamos relaciones de tantos años? Lo importante es saber encantar y reencantar todo el tiempo a la persona que amamos.

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad