Salud

Prevenir el abuso sexual en niños

No es raro ver en las noticias que algún niño fue abusado por desconocidos o familiares. Ante esto, muchos padres se preguntan qué pueden hacer para prevenir a sus hijos y educarlos en este tema. Según los datos del SENAME, un 84,7% de los abusos son intrafamiliares. De los agresores sexuales al interior de la familia se destaca la figura del padre en el 18.1% de los casos, el conviviente de la madre 13.2%, tío 9.1%, hermano 3.9%, abuelo 3.4%, ambos padres 0.6%. Por lo tanto el 48.3% de los agresores intrafamiliares son figuras altamente cercanas a los niños y niñas víctimas de delitos sexuales, y el resto de los agresores sexuales al interior de la familia se configura por otros parientes.

El abuso sexual infantil es cualquier actividad sexual forzada entre un niño y alguien mayor. No solo se trata del contacto físico sino que también puede incluir cosas como exponerlos a la pornografía.

En muchos casos, los abusadores usan la fuerza física para lograr sus intenciones pero en bastantes oportunidades los adultos utilizan formas menos obvias de coerción. Para esto manipulan emocionalmente a los niños, los amenazan e incluso les ofrecen premios a cambio.

Con frecuencia, las personas que han sido abusadas sexualmente, se sienten culpables por no haberse sentido suficientemente seguros para decirle a alguien lo que les estaba sucediendo en el momento. Es importante recalcar a los niños que lo sucedido no fue su culpa.

¿Cómo podemos identificar un abuso?

Indicadores físicos

  • Lesiones físicas en la zona genital.
  • Dificultad para caminar y/o sentarse.
  • Secreción vaginal.
  • Quejas por dolor anal y/o vaginal.
  • Enfermedad de transmisión sexual.
  • Enrojecimiento en la zona genital.
  • Ropa interior manchada y/o ensangrentada.
  • Contusiones o sangrado en los genitales externos, zona vaginal y/o anal.
  • Ropa interior rasgada.
  • Lesiones, hematomas o erosiones en la zona genital y/o en los pechos.
  • Presencia de semen en la boca, en los genitales o en la ropa.

Indicadores emocionales y conductuales

  • Lenguaje que no corresponde a su edad.
  • Relato de actos sexuales que dan cuenta de una vivencia.
  • Conductas sexuales inesperadas para su edad.
  • Conocimientos sexuales inapropiados para su etapa evolutiva.
  • Conductas masturbatorias excesivas o inadecuadas.
  • Reproducción de actos sexuales con uso de objetos, muñecos y/o animales.
  • Comportamiento sexualizado.
  • Cambios repentinos de comportamiento.
  • Baja inesperada del rendimiento escolar.
  • Evitar el regreso al hogar.

Para poder prevenir esto OSAR (Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva) creó un video para que vean nuestros hijos y sepan cómo deben actuar frente a diferentes tipos de amenazas. Aquí se los dejamos, esperamos que les sea útil.

Ojo, en Youtube hay varios videos que pueden servir para trabajar el tema.

You Might Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.