Paz en Siria por @Alepolig

paz en siria

Muchas veces vemos las noticias de otro lado del mundo y las sentimos tan lejanas. Como que no nos fueran a alcanzar y menos nos podrían impactar. Poco y nada sabemos de lo que realmente pasa en el mundo y nos enfocamos, con suerte, en sólo lo que pasa en nuestro país.

El domingo pensé sinceramente en no ver informe Especial, estaba cansada y prefería buscar algo más liviano y que me entretuviera mientras me relajaba antes de dormir. Una rutina que no critico para nada, porque la mayoría de las noches hago eso antes de dormir. No rehúyo de la farándula, ni de los programas de saltos de famosos, ni de los chistosos como “El Club de la Comedia” que espero ansiosa todos los martes.

Pero algo me hizo cambiar de opinión. No sé que fue y vi el programa completo. Y quede impactada, no sólo de la crueldad de una guerra civil sin control, si no que impactada del daño que se está produciendo en esa sociedad.

Yo no pretendo hacer un análisis internacional del conflicto y sus repercusiones, no soy analista y no estoy ni cerca de serlo. Pero me quedo con el impacto social de una guerra por dentro. Con la destrucción de familias, de casas, de hogares y de infancias completas.

Finalmente, ¿Quiénes son siempre los más perjudicados en estas situaciones? Los niños. Porque son ellos quienes tienen todo un futuro que se ve derrumbado. Son ellos quiénes hipotecan sus juegos, sus estudios y sus amigos para escapar de una persecución interna. Son ellos los que ven morir a sus seres queridos, sin siquiera llegar a entender que está sucediendo.

Esta guerra esta descontrolada. Es una disputa tan profunda que no importa quien pague por eso. No se repara en nada, incluso se han utilizado armas químicas para atacar a la población civil. 1.500 muertos y 400 de ellos niños. Niños que tienen que pagar con su vida las disputas de otros. Niños que no alcanzaron a disfrutar la plenitud de la vida, por estar en ese lugar.

No me parece justo. La ONU ha dicho que tendrán que hacer el pedido más grande de dinero para poder recuperar al país. Incluso más grande que lo que se utilizó para Tailandia y el devastador tsunami del 2004.

6.000 personas escapan diariamente de Siria arrancando de esa guerra. El desastre humanitario y sanitario es tremendo.

El reportaje de Informe Especial fue bueno, porque más allá de mostrar el conflicto, nos mostró la cara más dura de la guerra. Nos mostró el dolor y el trauma en la cara y en la mente de tantos pequeños. Niños que están traumatizados y que finalmente, se convertirán en la renovación de su pueblo en unos años más.

Entonces ¿Qué futuro le podemos pedir a esos niños? Dicen que los niños son el tesoro más grande que una nación puede tener. Porque en ellos está la continuidad, el futuro, la esperanza de que algo mejor puede venir.

Aún cuando recuerdo las imágenes pienso que como los seres humanos nos podemos equivocar tanto. Cada cual en sus posturas y yo no voy a cuestionar eso. Pero lo que no me cabe en la cabeza es la desproporción de las cosas. En pleno S.XXI no deberían pasar cosas de este tipo. Debería haber una forma civilizada de solucionar los conflictos.

El mundo ya se ha equivocado tanto. Cuántos inocentes en la historia han pagado con sus vidas las disputas de otros. La vida ya debería habernos enseñado aunque sea un poco, ¿no?

Desde acá, desde Chile no me queda más que mirar y rezar (en mi caso) para que la paz al fin llegue a Siria. Para que dejen de pagar miles de inocentes. Si los niños son el tesoro más grande de la sociedad, lo deben ser en todo el mundo. Esa debe ser la preocupación de todos y ahí deben concentrarse los esfuerzos para que al fin llegue un momento de tregua y los niños puedan seguir viviendo su etapa. La infancia se vive una sola vez y no es justo que algunos de ellos, la vean de manera lejana, como simples espectadores.

You Might Also Like