Menu

¡Mi hijo se chupa el dedo!

0 0

El hábito de succión es natural a los niños y es algo positivo en ellos. Desde este punto de vista, el tema de chuparse un dedo no debe ser un drama hasta el momento en que nos demos cuenta de que se está convirtiendo en una fijación por demasiado tiempo.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Cuando nos percatemos que el dedo de nuestro hijo está más tiempo en su boca que fuera de ella. También debemos alertarnos cuando haya cumplido 15-18 meses y siga encontrando en este hábito la manera de consolarse.

La práctica sostenida en el tiempo de este hábito puede generar deformaciones en el paladar, llevar los incisivos superiores hacia adelante y los inferiores hacia atrás y favorecer la aparición de lo que se llama “cayo de succión” en el dedo.

¿Cómo podemos ayudarlo a quitarle este hábito?

  • Ofrécele chupete. Aunque no lo creas quitar un objeto externo es más fácil que el propio dedo.
  • Enséñale y guíalo en poder encontrar otra manera de relajarse: un peluche, una manta u otro objeto que para él tenga significado.
  • Explícale, pero sin retarlo, que chuparse el dedo no es beneficioso para él y que poco a poco hay que ir dejándolo de lado.
  • Llegar a acuerdo y felicitarlo cuando lo logre. Reforzamiento positivo siempre.

Si a pesar de todo tu hijo sigue teniendo el hábito, es bueno que lo converses con tu pediatra y poder buscar una solución tranquila a este tema.

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad