Lectura recomendada: Un reino partido por la mitad

Un reino partido por la mitad

Los adultos muchas veces tenemos la creencia de que los niños no deben leer cuentos que traten temas que no son “para su edad”. Nos asustamos porque, por lo general, somos nosotros los que no sabemos cómo abordar un tema difícil.

No debemos subestimar a los niños. Lo que nosotros debemos hacer, como primeros mediadores de nuestros niños, es buscar esas lecturas adecuadas que les hagan sentido de acuerdo a la edad de cada uno de ellos.

Un reino partido por la mitad

Un reino partido por la mitad es de esos cuentos que te invitan a abrir esas ventanas de conversaciones con los niños. La autora, Rosa Amanda Strauz nos invita a sumergirnos en la vida de un pequeño príncipe donde todo era tranquilo, hermoso y perfecto. Hasta que un dragón llega a desordenar las cosas, partiendo su reino y su vida por la mitad.

Me encanta de esta historia que propone una situación y un contexto, que si bien está enmarcado en una fantasía, se pueden reconocer sentimientos y conflictos que son propios de la realidad. Muchos vivimos el tema de la separación de los padres, por ejemplo, y en los miedos y sentimientos de este pequeño príncipe nos podemos comenzar a identificar en la historia.

Con lo anterior, les abrimos las puertas a los niños para que reconozcan en ellos qué les sucede frente a distintas situaciones. Los seres humanos por naturaleza tenemos resistencia a los cambios, sobre todo si estos afectan nuestra rutina, nuestros afectos y nuestra vida.

Un reino partido por la mitad es una historia que hay que contar sin preámbulos y sin intervenciones de ningún tipo. Cada palabra y cada imagen nos van a mostrando un camino de conversación con nuestros niños.

No intentemos guiar esta lectura hacia lo que queremos, sino que dejemos que fluya para que cada niño que la escuche encuentre en ella lo que le sucede. Todos los niños son distintos y cada uno identificará en la historia lo que en ese momento le importa.

Las ilustraciones de Natalia Colombo acompañan muy bien la narración y tiene ritmo, color y expresiones fáciles de identificar y de sentir.

Pero lejos, una de las cosas que más me gustó de Un reino partido por la mitad es la realidad de su historia. Una separación trae consecuencias que no nos gustan. Trae penas, tristezas, miedos e incertidumbres que no debemos ignorar. Pero nos muestra que con el tiempo, todo se comienza a tranquilizar y encontramos en esta nueva forma de vivir y de compartir.

Les recomiendo Un reino partido por la mitad porque es un libro precioso y muy conmovedor que le servirá mucho a niños y adultos para entender el proceso del cambio, en este libro el de la separación de los padres.

Un reino partido por la mitad es de Editorial Zig-Zag y lo encuentran en todas las librerías del país.

You Might Also Like