Vida en Pareja

La importancia de las caricias

Muchas veces, en nuestra relación de pareja, damos por sentadas cosas que deben ser obvias o que, simplemente, por la rutina del día a día, vamos dejando de lado, incluso sin darnos cuenta. El cariño y las caricias son una de esas.

La demostración de cariño y amor es necesaria en todos nuestros tipos de relaciones, ya que son esas pequeñas muestras las que van nutriendo esa convivencia. En el caso de nuestra pareja, una caricia en el momento justo, puede disipar dudas, apaciguar problemas y confirmar el amor entre uno y otro.

La caricia implica sí o sí un contacto físico que genera algún tipo de emoción en la persona que la recibe. En un mundo donde la comunicación no verbal es casi tan importante como la otra, debemos darnos el tiempo de hacer cariño con ese contacto físico tan necesario en ciertos momentos. Pero esa comunicación no verbal, implica también una mirada dulce, una mirada de amor que reafirme el sentimiento mutuo que existe con nuestra pareja. Las caricias también pueden ser miradas muy poderosas.

Frente a nuestra pareja, nos encontramos con dos tipos de caricias:

Las cotidianas: esas del día a día. Ese contacto físico necesario para entregar amor, cariño, alegría, consuelo. Esa mirada que reconforta y reafirma ese amor existente. No las dejemos de lado, ellas también son el combustible de nuestra relación.

Las sensuales: las que anteceden el momento de hacer el amor. Esas caricias que encienden la pasión entre ambos y que son la previa perfecta para una relación sexual placentera.

Expresemos nuestros sentimientos a cada momento. Las caricias y las miradas son la manera más fácil y cotidiana de hacerlo. No porque llevemos mucho tiempo en una relación, dejemos de lado el hacernos cariño. Es tan necesario, como al comienzo y siempre va nutriendo a los dos.

You may also like

Read More