A fomentar la autoestima de nuestros hijos

  • La confianza en uno mismo es fundamental y ésta se comienza a desarrollar desde pequeños. Los padres acá jugamos un rol importante al momento de reasegurarlos y ayudarlos a crecer seguros de sí mismos.

Esta falta de confianza, puede marcar la infancia y afectar su crecimiento y desarrollo posterior. Debemos ayudarlos a fomentar su confianza y autoestima desde chicos. Para lograrlo, debemos conseguir que ellos se sientan queridos, no etiquetarlos, no compararlos, destacar lo que hacen bien y corregir sus equivocaciones de manera tranquila y calmada. Pero lo más importante es que dejemos que ellos vayan desarrollando su forma de ser con confianza y libertad.

Como en todo orden de cosas con nuestros hijos, debemos estar alertas a posibles actitudes que nos comiencen a demostrar que algo no está andando bien. Cualquier situación que veamos que se producen por una baja de autoestima o de seguridad en sí mismos, debemos intentar dotarla de herramientas de confianza para que ellos las enfrenten y no se comiencen a restringir por miedos innecesarios.

En este sentido Naomi Richards, coach infantil, ofrece en su libro «Mi hijo quiere ser astronauta» (Aguilar) una serie de pautas que pueden servir como guía para conseguir que los pequeños crezcan con la autoestima alta.

Acciones para alimentar la autoestima (Naomi Richards)

  1. Elogiarlos cuando hacen algo bien o cuando lo hacen sin preguntar.
  2. Animarles a ser independientes.
  3. Preguntarles su opinión acerca de cosas que nos ven haciendo e involucrarlos en decisiones que les van a afectar.
  4. Enseñarles a tomar decisiones correctas. Hacerles partícipes de las decisiones menores que tomes como una manera de enseñarles a tomar buenas decisiones.
  5. Recordarles que cuando se encuentren ante una situación o trabajo complicado no pasa nada porque les cueste, y a veces es necesario practicar algo muchas veces antes de que salga bien.
  6. Ayudarles y respetar sus intereses aunque no nos importen a nosotros.
  7. Evitar decir cosas negativas que puedan herirles. Los niños siempre recuerdan las cosas desagradables que les dicen.

 

 

Fuente: ABC

You Might Also Like