Menu

Fatiga crónica: El mal de la mujer de hoy.

0 2

Es pan de cada día: Nos levantamos más agotadas de lo que nos acostamos. Estamos todo el día yendo y viniendo y no sabemos de dónde salen las energías para cumplir en todo. Estamos siempre cansadas. Si te sientes identificada con estas palabras, puede ser que sufras de fatiga crónica.

El síndrome de fatiga crónica es una enfermedad provocada por la disminución de la molécula ATP (encargada de proporcionar energía al cuerpo), que produce una sensación extrema de fatiga y cansancio, que no cede ni se alivia con el reposo. Este fenómeno se asocia a trastornos del sueño, irritabilidad, dificultad de concentración y atención, dolores articulares y musculares sin inflamación y aumento de la temperatura corporal en forma esporádica.

Según análisis y estudios los casos de síndrome de fatiga crónica (SFC) habrían aumentado un 50 por ciento en los últimos cinco años. Sin embargo, y a pesar de estas cifras, no se ha identificado su causa específica, pero sí se ha asociado a múltiples desencadenantes como toxinas, infecciones virales y estrés.

Se estima que de diez casos diagnosticados, nueve son mujeres y uno hombre. La razón de esta prevalencia son las múltiples labores que desempeñamos, lo que genera acumulación de estrés y agotamiento constante. No existe un tratamiento específico para esta patología, sin embargo, los métodos terapéuticos y de desintoxicación, que estimulan tus sistemas de defensa, reducen los niveles de estrés y contribuyen al equilibrio de tu organismo, serían algunas alternativas.

De manera práctica, lo que puedes hacer es: Practicar actividad física, desarrolla tus actividades favoritas mínimo tres veces a la semana, reorganiza tus horarios y modifica tus hábitos alimentarios, aumentando la ingesta de alimentos ricos en fibra, no lleves el trabajo a casa y aumenta las actividades en familia… ¡Tu cuerpo necesita un respiro!

Te dejamos una serie de síntomas crónicos. Si están presentes en tu vida hace más de tres meses, debes ponerte en alerta. Si tu respuesta es SÍ a tres o más de estas condiciones, acude a tu especialista.

•Siento un cansancio extremo, a pesar de que descanso y duermo lo suficiente…

•Pienso que mi rendimiento actual es menos de la mitad que antes…

•Tengo dolores de cabeza mucho más frecuentes que meses atrás…

•He sentido algún dolor inexplicable en los músculos o en las articulaciones…

•Tengo problemas para dormir o cuando logro conciliar el sueño me despierto igual de cansada…

•Mi estado de ánimo cambia frecuentemente. Ahora soy más sensible e irritable…

•He tenido problemas de estreñimiento, ardor estomacal o náuseas…

Es cierto, el mundo corre. Pero aunque nos cueste, debemos poner pausa un momento. ¡Tu cuerpo o necesitará!

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad