Dictados: ¿Para qué sirven y cómo hacerlos entretenidos?

Todos los que tienen hijos en primero o segundo básico saben lo que cuesta estudiar para los dictados con nuestros hijos. Muchas veces es algo que no entendemos bien para qué sirve y tampoco sabemos cómo hacer del estudio algo entretenido.

Orientación Andujar publicó recientemente los beneficios de los dictados y algunos métodos para hacer del estudio algo más entretenido.

Esperamos que les ayude en lo que queda del año o a los que les toque el próximo año.

 

Beneficios:

  • Los dictados mejoran la atención: esto ocurre porque el niño tiene que sentarse y poner atención a algo específico, dejando de lado todos los otros estímulos que lo rodean para escribir correctamente todas las palabras o frases dictadas.
  • Tiene que leer antes de escribir: generalmente antes de que el niño se vea enfrentado a un dictado debe leer las palabras al menos una vez lo que le enseñará indirectamente a leer esas palabras ya que está concentrado en recordarlas para escribir bien en el dictado.
  • Aprende a escribir las palabras correctamente: una vez terminado el dictado generalmente este debe ser corregido por el niño. Así es capaz de descubrir sus errores y aprenderá la forma correcta de escribir la palabra específica.

 

Algunas formas de practicar para el dictado:

  1. Semidictado de imágenes (cómic): En este tipo de ejercicio más que un dictado propiamente los niños tienen imágenes de las palabras del dictado. Ellos inventan una historia utilizando estas palabras y luego la persona que está estudiando con ellos debe ordenar las imágenes de acuerdo a lo escuchado. Esta primera actividad es más que nada para que los niños se familiaricen con las palabras.
  2. Controlando el dictado: En esta actividad los niños son los que controlan la velocidad del dictado. El adulto va leyendo lo que debe ser escrito y los niños pueden decir más rápido, más lento, stop o play, instrucciones que el adulto debe seguir.
  3. Dictado cantado: este ejercicio es para trabajar la velocidad del escritura. El adulto canta una canción cualquiera (ojalá que no la conozcan) y los niños deben ir escribiendo la letra. Si no entienden lo que decía ponen una línea. Luego el adulto vuelve a cantar y ellos deben intentar completar la canción.
  4. Dictado en la pared: la idea es pegar en la pared las distintas palabras o frases que deben estudiar. Los niños van a la pared, memorizan las palabras y se las dictan al adulto o par. Luego se invierten los papeles. Finalmente van los dos a la pared y revisan si su dictado estuvo bien o mal escrito.
  5. Dictado desmemoriado: el adulto hace como que se olvidó de la palabra que debía dictar pero comienza a dar la definición o pistas para que el niño recuerde qué palabra es la que están tratando de dictarle. Así el niño descubre y además escribe la palabra.

 

¿Se les ocurren más ideas de hacer entretenido el estudio del dictado? Felices de recibirlas.

 

 

 

 

You Might Also Like