Menu

¿Cuándo los niños comienzan a reconocer su cuerpo?

0 3

La capacidad de diferenciar el cuerpo propio del de los demás es algo muy importante y esencial que permite interactuar con el entorno y con otras personas. Pero ¿En qué momento se logra esto? Según un estudio, desde recién nacidos, las guaguas nacen con mecanismos esenciales que facilitan esa conciencia corporal, es decir, la conciencia del recién nacido sobre su cuerpo se podría decir que es innata.

Los investigadores explican que los recién nacidos son competentes y capaces de diferenciarse de los demás, también pueden tener una percepción coherente de sus cuerpos. Los resultados de esta investigación tienen un gran valor, la razón es que se pueden utilizar para predecir de forma precoz trastornos del desarrollo de los bebés, como por ejemplo el autismo, en este caso, se cree que los bebés sufren un deterioro de la diferenciación de su propio yo y el de otra persona.

Los investigadores relatan que una persona que observa el rostro de otra persona que está siendo acariciada, mientras recibe caricias similares en su cara, provoca que la percepción de uno mismo cambie para incorporar de forma parcial la percepción de la otra cara, como si esa cara le perteneciera. Estos son trabajos realizados con adultos, evidentemente cuentan con más elementos de percepción que los bebés. En el caso de los recién nacidos, se trabajó con un grupo de 20 bebés a los que se les mostró un vídeo con la cara de otro bebé que estaba siendo acariciada con un pincel suave, mientras, se tocaba a los pequeños en sus mejillas de forma simultánea y con un cierto retraso.

Las sesiones tenían una duración de entre 3 y 6 minutos, o en su defecto, hasta que se sintieran inquietos o somnolientos. En ese tiempo se les mostraba el vídeo, la pantalla estaba situada a unos 35 centímetros. Evidentemente los bebés no podían explicar su experiencia pero sí se podía apreciar que mostraban más interés por el rostro del otro bebé que se veía en el vídeo, cuando el suyo propio era acariciado en el mismo momento. Si en el vídeo que se mostraba aparecía la cara al revés (boca abajo), la prueba se hacía más complicada ya que era más difícil identificarse por lo que mostraban menor interés por las imágenes, lo que reducía la probabilidad de que pudieran relacionar el estimulo visualizado a su propio cuerpo.

Ante estos resultados se concluye que los recién nacidos son capaces de detectar la estimulación intersensorial síncrona, prefieren mirar los estímulos relacionados con el cuerpo de forma sincrónica, y que los procesos clave que subyacen a la percepción del cuerpo están presentes al nacer.

 

– Advertisement – BuzzMag Ad
Written By

Leave a Reply

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

– Advertisement – BuzzMag Ad