Familia, Sin categoría

Viaje en vacaciones: algunos cuidados a tener presentes

Muchos salen de viaje en vacaciones de verano, tanto dentro como fuera de Chile. Hay veces que, aunque no lo queramos, se nos presentan algunos problemas médicos durante las vacaciones como el descuidar las enfermedades crónicas, pequeños accidentes o enfermedades que se dan en algunas zonas. Hoy les queremos dejar pequeños consejos que pueden ayudar a tener un viaje más placentero y estar listos en caso de ser necesario.

 

¿Con qué enfermedades podemos encontrarnos?

El problema más común es la diarrea del viajero, la cual aumenta en lugares donde las condiciones higiénicas no son las mejores. Esta enfermedad se transmite por el agua y los alimentos contaminados.

Otra enfermedad común son las infecciones parasitarias y también se adquieren al tomar agua o comer alimentos contaminados con un parásito o sus huevos. La mejor forma de evitar estas enfermedades es cuidar la alimentación e higiene personal y no bañarse en ríos o lagunas donde no sabemos qué nivel de contaminación tiene.

El tétano, es una enfermedad grave producida por una bacteria que vive en la tierra y el ambiente. Generalmente se adquiere a través de heridas. La vacuna triple que se pone al nacer da inmunidad por aproximadamente 10 años. Después de esto se recomienda la vacunación periódica.

El dengue es una enfermedad viral que se transmite por la picadura de mosquitos. Generalmente es de evolución benigna y se manifiesta parecido a una gripe. Para esto no existe vacuna por lo que la única forma de prevenirlo es tratando de no ser picado.

La fiebre amarilla es una enfermedad que se presenta principalmente en África y América Central. Cuando uno se contagia suele tener fiebre, ictericia, dolores musculares y hemorragias. Para prevenirla es necesario ponerse una vacuna.

 

¿Cómo prevenir las picadas de mosquitos?

No es fácil salvarse de las picadas de mosquitos pero aquí les dejamos algunas opciones:

+ Usar pantalones largos y poleras manga larga al atardecer y amanecer si vas a estar en el exterior.

+ Usar mosquitero en la pieza si no tienes malla protectora en las ventanas.

+ Poner a las mallas o mosquitero repelente de mosquitos para dar una mayor protección.

+ Aplicar repelente, especialmente en puños y tobillos cada 4 horas.

+ Rociar la ropa con repelente una vez por semana (tiene que contener Permethrin).

 

¿Qué cuidados debemos tener con el agua?

Si no estás clara de la calidad del agua es mejor tomar algunas medidas para prevenir enfermedades. Tomar infusiones hechas con agua hervida, agua mineral o bebidas en botellas, cervezas o vinos embotellados y bebidas sin hielo. Si vas con niños debes ser aun más cuidadosa.

Si estás en una casa y quieres consumir agua sin riesgo debes hervirla por 10 minutos y enfriarla a temperatura ambiente. Otra opción es usar tabletas de cloro disponibles en farmacias y seguir cuidadosamente las instrucciones de estas.

 

¿Qué pasa con la comida?

Si vas a comer fuera hay algunas cosas que debes tener en cuenta. Come fruta y verdura que puedas pelar tú mismo y que las comidas estén cocidas y calientes. Evita comer carnes crudas (de pollo, pescado o vacuno) y trata de que los lácteos estén pasteurizados. Intenta no consumir comida de la calle.

 

Botiquín

Un aspecto muy importante es lo que hay que llevar en el botiquín de viaje. Si tú o alguien de tu familia sufre una enfermedad crónica procura llevar una provisión suficiente de los medicamentos para todo el viaje.

Aparte de esto debes llevar algunos elementos básicos y medicamentos. Aquí les dejamos el listado.

  • termómetro
  • gasas estériles
  • tijeras pequeñas
  • tela
  • parches adhesivos
  • antiséptico (como povidona yodada)
  • antidiarreico
  • antialérgico
  • antiséptico oral
  • analgésico
  • antiinflamatorio
  • antiespasmódico
  • medicamento para el mareo
  • repelente de insectos

 

La idea es ir lo más preparado posible para una emergencia pero recuerda que lo más importante es relajarse y disfrutar en familia.

Read More...

Hijos

Mirando hacia atrás: la forma más segura de viajar en auto

Mientras en Suecia los niños viajan en sus asientos infantiles mirando hacia atrás hasta que cumplen los tres o cuatro años, la práctica habitual en la mayor parte del resto de países es sentarlos mirando hacia adelante en sus sillitas cuando cumplen un año de edad o cuando pesan más de nueve o diez kilogramos. ¿Qué es más seguro? ¿Hasta cuándo deben los niños viajar en sus sillitas mirando hacia atrás? ¿Por qué?

Viajar mirando hacia atrás es más seguro que hacerlo hacia delante. Lo anterior está demostrado tanto para adultos como para los niños, y tanto en choques frontales como laterales (sorprendentemente, sobre todo en estos últimos). Muchas de las lesiones más graves que todavía sufren los niños que viajan en asientos orientados hacia delante se evitarían utilizando asientos orientados hacia atrás. Desde hace veinte años se sabe que, mientras que los asientos infantiles que miran hacia delante previenen, en el mejor de los casos, el 75% de las lesiones, los que miran hacia atrás llegan a evitar el 95%. Los niños deben viajar mirando hacia atrás todo el tiempo que sea posible, y existen sillas infantiles en el mercado que permiten hacerlo hasta los tres o cuatro años.

¿POR QUÉ ES MEJOR HACIA ATRÁS?

Un pequeño cuello (y muy débil) para una cabeza muy grande Una guía sobre seguridad de los niños en el automóvil elaborada por un fabricante de este tipo de vehículos en el año 2004 explica de modo muy didáctico por qué es tan importante que los niños viajen en el automóvil mirando hacia atrás. Según esta guía, “la manera más segura de viajar en el automóvil es mirando hacia atrás. De hecho, lo mejor sería que todos nosotros viajáramos de este modo; pero, teniendo en cuenta el diseño de nuestros vehículos, ello no es posible en el caso de los ocupantes adultos. Pero los niños pequeños pueden, y deberían, viajar mirando hacia atrás todo el tiempo que fuera posible”.

Como continúa esta guía, en una colisión frontal, el tórax es firmemente retenido por el arnés o el cinturón de seguridad, pero la cabeza de un ocupante que viaje en el sentido de la marcha es lanzada hacia delante con una fuerza considerable. La inercia hace que la cabeza siga moviéndose hacia delante y hacia abajo hasta que la barbilla golpea el esternón y, entonces, “rebote” hacia arriba y hacia atrás. El cuello de un ocupante adulto puede soportar estos esfuerzos relativamente bien, pero no el cuello de un niño pequeño. Además, mientras que la cabeza de un adulto representa aproximadamente el 6% del peso total de su cuerpo, en el caso de los niños pequeños, la cabeza constituye hasta el 25% del peso total. Los músculos y los ligamentos del cuello del niño, por otro lado, tampoco han finalizado su desarrollo, y son más débiles que en el caso de los adultos. También en caso de colisión lateral, la cabeza de los niños que viajan en asientos mirando hacia delante está menos protegida que si viajaran en asientos orientados hacia atrás. Cuando se viaja mirando hacia delante, es más fácil que la cabeza se desplace hacia delante al inicio de la colisión –ya que lo habitual es que el vehículo que sufre el impacto esté moviéndose en dicha dirección en el momento del choque–, sobresalga fuera de los confines o protecciones laterales del asiento, y quede expuesta a impactos contra otros ocupantes, las estructuras del vehículo o, incluso, objetos del exterior como árboles u otros vehículos. En caso de alcance trasero, y por las mismas razones expuestas hasta el momento, sí que es posible que un asiento infantil orientado hacia delante proteja mejor a su ocupante que otro orientado hacia atrás. Sin embargo, los alcances traseros son normalmente accidentes menos violentos que las colisiones frontales. De hecho, son muchísimos menos los ocupantes de vehículos que resultan grave o mortalmente lesionados en alcances traseros que los pasajeros lesionados en colisiones frontales.

La idea de llevar en el vehículo a los bebés y a los niños mirando hacia atrás es de origen sueco, y apareció en la década de los 1960. Fue propuesta por el profesor Bertil Aldman de la Universidad de Chalmers en Gotemburgo (2). El profesor Aldman se inspiró en los asientos de la misión espacial Gemini que usaban los astronautas para el despegue y el amerizaje, asientos que estaban especialmente instalados para distribuir las fuerzas en dichas fases del vuelo espacial sobre toda la espalda. En el año 1964, Aldman ya había diseñado un asiento infantil orientado hacia atrás y en 1969 ya había un asiento de este tipo a la venta en Suecia. Poco después, en el año 1970, General Motors presentaba en Estados Unidos su “portabebés de seguridad”.

En resumen, el principio que subyace en los asientos infantiles orientados hacia atrás es muy sencillo: en caso de producirse una colisión frontal, es toda la espalda del niño la que soporta los esfuerzos o fuerzas que se producen durante el impacto, y no su cuello, que es mucho más vulnerable. De hecho, el movimiento relativo entre la cabeza, el cuello, la columna vertebral, la médula espinal y el tórax es muchísimo más reducido que en asientos orientados hacia delante. En los asientos orientados hacia atrás, es todo el respaldo del asiento el que sujeta al niño (tanto su espalda como su cabeza) durante una colisión frontal, y no únicamente las cintas del arnés de seguridad, cuya superficie es más estrecha y, como se ha indicado, tampoco son capaces de controlar de modo efectivo el movimiento de la cabeza del niño.

Una efectividad muchísimo mayor Según la Administración Nacional Sueca de Carreteras (Swedish National Road Administration, SNRA), “los niños pequeños que viajan en sillas de seguridad mirando hacia adelante corren un  riesgo cinco veces mayor de morir o sufrir lesiones graves que los niños que viajan en sillas de seguridad mirando hacia atrás”

El manual noruego de medidas de seguridad vial, una referencia a nivel mundial, indica que “hasta los 4 años de edad, los asientos infantiles que miran hacia detrás son más seguros que los que miran hacia delante: mientras que los primeros previenen el 80% de las lesiones, los que miran hacia delante evitan el 50% de ellas”.

 

RECOMENDACIONES FINALES

La recomendación final para los padres es que los niños deben viajar mirando hacia atrás todo el tiempo que sea posible. Ello evitaría lesiones que pueden producirse aún utilizando asientos orientados hacia delante y que podrían prevenirse prácticamente en su totalidad con asientos orientados hacia atrás. Los asientos orientados hacia atrás son mucho más seguros que los asientos orientados hacia delante. Cuando un bebé crezca y su sillita para bebés se quede pequeña, se debería cambiar de silla por una de mayor tamaño, pero que todavía permita seguir viajando en esa posición. Los niños deberían viajar mirando hacia atrás, siguiendo la práctica nórdica que tan efectiva se ha demostrado, hasta los tres o cuatro años.

 

 

Read More...

Educación, Reseñas de libros

Imagine de John Lennon una maravillosa canción convertida en un libro álbum

Hay canciones que son memorables. De esas que se quedan grabadas en el inconsciente y que llegamos a querer con el corazón. Se vuelven parte de nuestra “discografía” personal y esperamos que todos sientan y escuchen la canción con la misma vibra que lo hacemos nosotros.

Imagine de John Lennon

“Imagine” de John Lennon es sin duda alguna de esas canciones que te remecen completamente. Escrita en el año 1971 se ha mantenido vigente a través del tiempo gracias a su melodía y su letra. Un mensaje de paz que traspasa fronteras y que nos llena de emoción cada vez que la escuchamos.

“Imagina que no hay paraíso.

Es fácil si lo intentas.

Ni infierno debajo de nosotros

Arriba solo cielo”

Imagine portada ok

¿Es posible no emocionarse con los primeros acordes de esta canción? ¿Es factible no hacer eco de esta letra que cala tan profundo, sobre todo en los tiempos de hoy? Imagine es de esas canciones que todas las generaciones conocen, y que hoy, gracias a que se ha convertido en un maravilloso libro álbum, podemos compartir con nuestros hijos.

La letra de Imagine se nos presenta con hermosas ilustraciones que nos muestran el viaje de una paloma con una rama de olivo que lleva un mensaje de paz y amor a pájaros de otros tipos. Además, podemos encontrar la letra en español e inglés.

imagine interior 1 ok

Un punto que no podemos dejar de destacar son las coloridas y acertadas ilustraciones realizadas por el artista Jean Jullien (Este no es un libro), el mismo que creo esa mítica imagen de la Torre Eiffel fusionándose con un símbolo de la paz luego del atentado en París el año 2015.

El libro tiene un prólogo escrito por la propia Yoko Ono, que será acreditada finalmente como coautora de la canción, donde nos dice “Este libro es especial para mí. El texto lo escribió John, mi marido, y me alegra mucho verlo ilustrado en este hermoso álbum”.

imagine interior 3 ok

Imagine es un llamado a la paz y su ritmo y musicalidad invitan a detenernos un momento y emocionarnos con su letra e imágenes.

Mientras escribo esta reseña, Imagine suena de fondo y poco a poco mis niños se han ido acercando a escuchar conmigo esta canción y a disfrutar de un lindo momento juntos leyendo y soñando.

¿Qué mejor regalo podemos encontrar en un libro que estar todos juntos y disfrutarlo en familia?

“Imagina. Juntos podemos hacer que la paz del mundo sea una realidad. Y así, el mundo realmente será uno” Yoko Ono Lennon.

Ficha Técnica:

Título: Imagina/Imagine

Autor: John Lennon

Editorial: V&R Editores

N° de páginas: 32

ISBN: 978-987-747-285-1

Read More...