Educación

“No quiero ir al colegio” ¿cuándo preocuparme?

“Mamá, no quiero ir al colegio” es una frase que escuchamos muchas veces durante el año. No hay ningún niño que nunca haya querido faltar al colegio, es totalmente normal y comprensible, lo raro sería encontrarse lo contrario. Pero si esto ocurre de manera recurrente esto se convierte en un problema.

Es en la educación básica donde más casos hay de este estilo. Las excusas que suelen dar los niños son dolores de cabeza o abdominales que milagrosamente se curan cuando se quedan en casa durante el día. A la mañana siguiente reaparecen mágicamente.

Los motivos pueden ser infinitos y para valorarlos tenemos que tener en cuenta la edad del niño. Las razones que puedan tener un adolescente o un niño de básica son diferentes porque sus prioridades también lo son. En niños de primaria los motivos más frecuentes son:

  • Llega un nuevo integrante a la familia: En hermanos mayores es común que con la llegada de un hermanito sienta celos y quiera quedarse en la casa como un intento de estar más tiempo en compañía de sus padres para así recibir también sus cuidados.
  • Estuvo mucho tiempo con los papás en la casa: Hay niños que por los motivos que sean faltan a clases y tienen que pasar un tiempo en casa, se acostumbran rápidamente a esa situación y después no quieren ir al colegio.
  • Mala relación con un compañero: Si tu hijo iba diariamente al colegio y de repente se niega a ir puede que este sea uno de los motivos. Habla con el profesor para que te explique cómo está la situación en clase y que papel desempeña tu hijo en ella. ¿Es de los niños más populares o por el contrario es uno de los menos queridos? ¿Se ríen de él? Pregunta también por cómo se desarrollan las clases de educación física porque los niños chicos le dan mucha importancia al rendimiento físico y pueden llegar a ser realmente crueles con quienes no son buenos.
  • Miedo a algún profesor: El terror a un profesor puede derivar a no querer acudir al colegio. Tal vez es un profesor que retó o ridiculizó en algún momento al niño, o simplemente hizo algo que lo ofendió sin querer, no podemos ni imaginar lo sensibles que pueden ser, debido en parte, al desarrollo de la imaginación a partir de los 6-7 años, que tiene la función de rellenar todo aquello que no se comprende con su propio significado.
  • Bajo rendimiento: Cuando las reglas de la clase son demasiado estrictas los niños pueden sentir miedo de no cumplir las expectativas del profesor o de los padres. La presión es tan alta que se sienten inseguros y fracasados.
  • Ansiedad de separación de las figuras de apego: aquí lo que pasa es que el niño no quiere separarse de los padres (generalmente de la figura materna). Creen que algo malo les ocurrirá si no está con ellos, por eso insisten en no separarse. En realidad, el niño se comporta igual cuando la principal figura de apego se aleja de casa. Quieren estar continuamente con ellos y ven la escuela como uno de esos impedimentos.
  • Fobia al colegio: a veces pasa que los niños rechazan de manera constante el colegio por miedo a este y se le producen auténticos síntomas fisiológicos que se relacionan con la ansiedad (insomnio, tensión muscular, problemas estomacales, falta o exceso de apetito, etc). Tenemos que diferenciar un simple rechazo escolar a una fobia. El rechazo puede ser por cualquiera de los motivos expuestos arriba y es una decisión consciente del niño de manera puntual. En la fobia escolar los síntomas físicos son más graves y si no se trata a tiempo se puede llegar a cronificar, siendo más difícil cada vez normalizar la situación.

 

¿Cómo debemos reaccionar ante está situación?

La mejor manera de quitar el miedo al colegio es ir a él todos los días. Los padres pueden pensar equivocadamente que un par de ausencias de su hijo no va a suponer consecuencias escolares más que la acumulación de tareas. Y sí, es cierto, no va a repetir por faltar 4 días. Pero si permitimos a nuestro hijo faltar por miedo a la escuela estamos reforzando el estímulo temido, de manera que esos miedos poco a poco se irán haciendo más grandes. Pasa lo mismo con otras situaciones generadoras de ansiedad, si las evitamos en vez de enfrentarnos a ellas llegará un momento en que les tendremos más temor incluso que antes porque el alivio que sentimos tras la huída hará que creamos que la situación es peor de lo que realmente es. Estaremos mitificando el estímulo, exagerándolo.

Los niños además cuentan con el plus de la imaginación, por lo que sus miedos se harán más fuertes y fáciles de creer. Por eso, si sospechamos que a nuestro hijo le ha pasado algo en el colegio que puede haberle generado miedo no debemos ceder dejándolo en la casa, no con el fin de evitar una ausencia sino con el fin de evitar que ese temor aumente en un futuro.

 

Para facilitarle esa tarea:

  • Investiga el por qué no quiere ir, tenemos que averiguar a cuál de todas las opciones anteriores se debe que nuestro hijo quiera faltar, para actuar de forma coherente a la situación y tomar medidas. Para esto pregúntale a los profesores, compañeros, hermanos, etc.
  • Lleva a tu hijo en horarios donde no haya clase. Por ejemplo si vas a hablar con el profesor lleva a tu hijo contigo. Así podrá ver que el colegio en sí no es malo y que es diferente cuando está lleno y cuando está vacío.
  • Llévalo al colegio hasta que poco a poco gane confianza y se atreva solo. Si tu no puedes ir pídele a alguien cercano que lo acompañe. En última instancia puedes hablar con el profesor y pedirle que él salga a recibirlo (si es que el motivo es que se burlan de él en el patio por ejemplo).
  • Enséñale que ir al colegio es parte de la rutina de los niños. No lo castigues por no ir al colegio porque lo único que lograrás es aumentar el desagrado por este. Dale ejemplos y diles que todos los miembros de la familia tienen unas obligaciones, que igual que tú vas al trabajo él tiene que ir al colegio.
  • Por último, si este comportamiento se alarga más de 6 meses en el tiempo llévale a un psicólogo infantil y no lo dejes pasar, te ayudará a solucionar el problema de raíz y no dar pie a que derive en algo más serio.

 

Read More...

Educación, Reseñas de libros

Buscando a Gordon un libro de Natichuleta

En esta casa somos fans de los libros de buscar y encontrar. De verdad lo pasamos increíble jugando y por eso amamos a Buscando a Gordon, que nos muestra las aventuras de este perrito por Santiago.

Buscando a Gordon es el segundo libro de Natalia Silva (Natichuleta). El primero n una novela gráfica donde cuenta los abusos que sufrió cuando niña (me encanta). Ahora nos sorprende con este genial libro con un perrito quiltro, llamado Gordon, y sus aventuras por distintas partes de Santiago.

El metro, La Vega, la Plaza Italia, Fantasilandia, son algunos de los lugares por los que Gordon se esconde escapando del Chef Popín, al que le roba comida y escapa por las páginas del libro.

buscando a gordon interior

De verdad es muy entretenido y muy bien hecho. Cada lugar que visita Gordon supone un desafío, no solo por encontrarlo a él, sino que también por encontrar las cosas que se ha robado.

Buscando a Gordon está lleno de colores, con ilustraciones muy vivas y con una historia que a los niños les encanta: un perrito callejero.

buscando a gordon portada

buscando a gordon interior 2

Para jugar, divertirse y pasar un momento en familia no dejen de tener entonces Buscando a Gordon. Es de Ediciones B y ya está disponible en las librerías.

Read More...

Mujer

“Pinta tu panza”: una manera de mantener el embarazo por siempre

Si bien el embarazo puede ser vivido en contextos muy distintos y es una experiencia única y personal para cada mujer, resulta un período y un proceso en que se experimentan muchísimas emociones, se pasa por muchos estados hasta que tenemos en los brazos a ese hijo que cuidamos dentro por 9 meses.

Es una etapa tan indescriptible, que poder guardar para siempre un recuerdo de todo ese proceso no sólo suena maravilloso, sino que es una realidad. “Pinta tu panza” le permite a todas las mujeres embarazadas tener un tesoro invaluable junto a ellas: un molde de yeso de su propia panza durante el embarazo, pintado con diseños a elección y que luego se puede colgar en un atril, como un cuadro o incluso, utilizarla como vasija.

Este último es el nuevo producto estrella, pues las vasijas también son hechas de molde de yeso de la panza. La idea de estas vasijas es darle otro uso más práctico a la experiencia, pues se pueden utilizar de muchas formas: desde acolcharlo para sentar al bebé adentro, para guardar algunos artículos o incluso como frutero. Puede ser un adorno más de la casa, pero sin duda con el significado más especial, siendo una bella forma de hacer un objeto a partir del cuerpo.

Mucho más que una pintura

Su creadora es la artista Macarena de la Parra, quien comenzó con este proyecto hace 4 años y medio y que de a poco ha ido tomando forma y creciendo, pasando la voz entre las embarazadas que alucinan con la idea de tener su panza para siempre, pues finalmente, esto simboliza mucho más que una pintura: “Es impresionante para ellas ver su panza plasmada en yeso. Se emocionan por este recuerdo tangible que se crea con el molde”, explica Macarena.

Es un trabajo lleno de emociones, en que se logra una conexión con la mujer embarazada y a través del cual Macarena ha conocido historias increíbles: “Una vez hicimos un molde sabiendo que la guagüita al nacer no iba a vivir más de 2 horas. La madre tenía 7 meses y quería esperar a terminar naturalmente su embarazo y así conocer a su bebé de nombre Esperanza. Al final Esperanza vivió 28 minutos. Y la guatita quisieron llenarla de fotos de ella y su familia”, cuenta.

Un desafío con sentido

Cuando este proyecto comenzó a tomar forma, se llevó a cabo un desafío importante: realizar moldes de panzas en la cárcel de mujeres durante seis meses, como una forma de llevar una actividad especial a aquellas que viven ese período privadas de libertad. Darles la oportunidad de tener su molde, elegir un diseño y luego tenerlo pintado y guardarlo para siempre.

“Íbamos una vez a la semana con la Isabel Correa, que es fotógrafa, para trabajar juntas. Al principio las reclusas estaban un poco ariscas con nosotras. Pero con el tiempo agarraron confianza y se entregaron. Dejaron que yo les hiciera las panzas de yeso y que la Isa tomara fotografías del proceso. Al final hicimos grandes amigas”, cuenta Macarena.

Pinta tu panza 1.1

Terminos prácticos

Para pintar tu panza, debes contactar a Macarena (www.pintatupanza.com) y pedir una hora para realizar el trabajo, idealmente con una semana de anticipación. El trabajo completo cuesta $75.000, pero actualmente está con un 20% de descuento. Para el proceso se utilizan vendas de yeso (más agua), vaselina líquida (para proteger la panza) y sábanas para no manchar. Hacer el molde toma un tiempo de 30 minutos y luego se elige el diseño en conjunto y en 3 semanas Macarena tiene la panza lista pintada.  También puedes seguir y ver el increíble trabajo que hace Macarena con Pinta tu Panza en Facebook e Instagram.

 

 

Read More...

Hijos

Carta de un adolescente: lo que ellos no dicen

Ser adolescente no es fácil. Los adolescentes viven un proceso complicado porque están en una lucha por hacerse adultos, por validarse frente al grupo pero siguen necesitando de nuestro apoyo y reglas.

Aquí les dejamos esta carta para entender un poco más de qué se trata. Es la carta que un adolescente jamás nos escribiría.

 

Queridos padres:

Esta es la carta que me gustaría poder escribirles.

Esta lucha en la que nos encontramos en estos momentos la necesito, necesito esta pelea.

No puedo escribirles esto porque no tengo el lenguaje para expresarlo y de todas formas no tendría sentido. Pero necesito esta lucha. Necesito odiarlos en estos momentos y los necesito para sobrevivir. Los necesito para que mi odio sobreviva y me odien ustedes a mí también. Necesito esta lucha a pesar de que también la odie.

No importa cuál sea el motivo: hora de llegar a la casa, tarear, habitación desordenada, novio, novia, amigos, malos amigos. No importa. Tengo que luchar en ella y necesito que ustedes luchen contra mí.

Necesito desesperadamente que afirmen el otro extremo de la cuerda.

Para colgarme mientras estiro con fuerza del otro extremo -mientras busco los puntos de apoyo en este nuevo mundo en el que siento que estoy.

Solía saber quién era, quiénes eran ustedes, quiénes eramos. Pero ahora ya no. Ahora mismo estoy buscando mis propios límites y a veces sólo puedo encontrarlos cuando tiro de ustedes. Cuando empujo todo lo que conocía a su límite. Entonces siento que existo y por un minuto puedo respirar.

Sé que echan de menos el niño dulce que era. Lo sé porque yo también lo echo de menos, y algunos de esos recuerdos son lo que me hacen tanto daño en estos momentos. Necesito esta pelea y necesito ver que no importa cómo de malos o grandes son mis sentimientos -ellos no me destruirán ni a mí ni a ustedes.

Necesito que me amen incluso en mis peores momentos, incluso cuando parezca que no los quiero. Necesito que me amen y nos amen por todos nosotros ahora mismo.

Sé que es una mierda ser etiquetado como el malo de la película. Me siento igual interiormente, pero los necesito para que aguanten. Porque yo solo no puedo en este momento.

Si quieren compartirlo con sus amigos y tener una charla sobre salvar a tu hijo adolescente del abismo de la ira está bien. O hablar de mí a mis espaldas. ¡No me importa! Eso sí, no me abandonen. No renuncien a esta lucha.

La necesito.

Esta es la lucha que me enseñará que mi sombra no es más grande que mi luz. Esta es la lucha que me enseñará que los malos sentimientos no significan el final de una relación. Esta es la lucha que me enseñará cómo escucharme a mí mismo, aunque eso pueda suponer decepcionar a los demás. Y esta lucha terminará.

Al igual que la tormenta, acabará yéndose. Y la olvidaré, y ustedes también la olvidaran. Y entonces volverá. Y necesitaré que se aferren a la cuerda de nuevo. Voy a necesitar esto una y otra vez durante unos cuantos años.

Sé que para ustedes no hay nada intrínsecamente satisfactorio en este trabajo. Sé que probablemente nunca se los agradeceré o reconoceré su labor. De hecho, probablemente los criticaré por su duro trabajo. Parecerá como que nada de lo que hagan será suficiente. Y sin embargo, estoy totalmente convencido de que están más que capacitados para manteneros en esta lucha. No importa cuánto discutamos. No importa el mal humor que tengamos.

Por favor, simplemente mantenganse en el otro extremo de la cuerda. Y sepan que están haciendo el trabajo más importante que cualquier persona podría estar haciendo por mí en estos momentos.

 

Los quiere, su [email protected] adolescente.

 

Read More...

Salud

Pubertad precoz: ¿Cuáles son las señales?

Cuando un niño empieza la pubertad antes de lo normal, se conoce como pubertad precoz. Pero como mamá, puede que te preguntes si tu hijo tiene realmente una pubertad precoz o si solo está pasando una pubertad normal antes de lo habitual.

Es importante distinguir entre la pubertad precoz y la pubertad normal para poder diferenciar si tu hijo está en una o en otra.

La distinción entre estas por lo general se reduce a la edad de aparición. En las niñas se considera que es antes de lo normal cuando desarrollan los senos entre los 8 y los 10 años. Para los niños, la pubertad aparece antes de lo normal cuando se desarrollan los testículos entre los 9 y los 12 años. En estos casos, la edad ósea coincidirá con la edad cronológica.

La verdadera pubertad precoz se produce cuando los niños muestran señales de pubertad antes de los 8 años en las niñas y a los 9 años en los niños. En estos casos unos rayos X podrían revelar una edad ósea avanzada.

Señales de que tu hijo está en la pubertad

Cuando un niño alcanza la pubertad existen algunos cambios en el cuerpo que a menudo tienen a los padres preocupados por la pubertad precoz. Por ejemplo, muchos niños obesos pueden comenzar a tener un olor corporal más fuerte o que le crezca el vello púbico antes de tiempo. Pero normalmente una pubertad precoz no suele influir negativamente en el desarrollo del niño.

La menstruación en las niñas también puede ser una señal de pubertad precoz. Esto se debe a que la menstruación se produce alrededor de dos años después de que los pechos empiecen a aparecer. Por otro lado, si un niño está creciendo más y más rápido que otros niños de su edad, también podría ser señal. Pero para saber si realmente se trata de la pubertad precoz, el médico debería enviar una prueba de rayos X para comprobar el tamaño óseo del niño o de la niña.

Tipos de pubertad precoz

Existen dos tipos de pubertad precoz: la central y la periférica. Para diferenciarlas se necesitan hacer algunas pruebas médicas y con esto se puede determinar el tipo de tratamiento en caso de que sea necesario.

La pubertad precoz central se presenta cuando la glándula en el cerebro que produce las hormonas está fuera de control, por alguna razón. Las señales incluyen el desarrollo de los senos de forma precoz, el crecimiento del vello púbico en las niñas o agrandamiento testicular temprano y el desarrollo del vello púbico en los niños.

Por otro lado, la pubertad precoz periférica es cuando los órganos sexuales o las glándulas suprarrenales producen demasiada hormona. A veces las niñas se desarrollan características masculinas, como el vello facial y los niños pueden desarrollar femeninas como tener el pecho agrandado, pero esto no siempre ocurre.

Si te das cuenta de que tu hijo tiene señales de pubertad precoz o tienes alguna preocupación de que el desarrollo de tu hijo no es el normal, lo primero que tienes que hacer es ir al pediatra de tu hijo para que pueda valorar la situación. Probablemente le pida un análisis de sangre y unas radiografías para poder diagnosticar si se trata de una pubertad precoz o la normal. Recuerda que cada niño puede tener un ritmo de desarrollo diferente al de otros y que no tienes que preocuparte demasiado si tu hijo está sano y presenta un desarrollo adecuado para su edad.

 

Read More...

Educación, Reseñas de libros

La isla del abuelo un libro de Benji Davis

Muchas veces los libros y cuentos nos ayudan a tratar y conversar temas sensibles con los niños. Nos abren la puerta, para que a través de la metáfora, la palabra y las imágenes vayamos trazando un rumbo para acercarnos a nuestros hijos. Ese es el caso del libro álbum La isla del abuelo del autor Benji Davies.

Un libro maravilloso en todo sentido. Nos habla de un tema profundo como la muerte, pero sin llegar a utilizar la palabra concreta. Además, está acompañado de hermosas y coloridas ilustraciones que le entregan a la historia la fuerza necesaria para quedarse grabada en nuestra memoria.

La pérdida de un ser querido para los niños es muy fuerte. Se llenan de preguntas, de cuestionamientos, de tristeza o rabia que no pueden entender bien. Este vacío para los niños es difícil de entender y creo que La isla del abuelo logra de manera poética, optimista y esperanzadora entregar un mensaje de tranquilidad y paz.

La isla del abuelo nos habla de amor, de relaciones fuertes, de complicidad, de aceptar y de paz. Lo más lindo es que nos entrega la esperanza de que los lazos de amor son para siempre. Que los recuerdos siempre quedarán en nuestro corazón.

Resumen La isla del abuelo

La isla del abuelo nos cuenta la historia de Leo y su relación con su abuelo. Leo va donde su abuelo que está en el desván y juntos emprenden un viaje en barco y llegan a una isla en medio del océano. Juntos disfrutan un día increíble. Pero al momento de volver a casa, el abuelo decide quedarse. Con un emotivo abrazo, se despiden y Leo regresa solo. Al día siguiente, va a buscar a su abuelo, pero ya no está. Solo una carta que los unirá para siempre.

la isla del abuelo 2

Un relato maravilloso que llega a lo más profundo del corazón. Nos abre una ventana a hablar con los niños de sus sentimientos, de lo que sienten, de lo que entienden por la muerte. Pero también nos habla de que nuestros seres queridos, siempre estarán junto a nosotros, en nuestro corazón. Aunque parezca que se han ido muy lejos.

la isla del abuelo 3

La isla del abuelo es Zig-Zag y lo pueden encontrar en las librerías. Un imperdible para la biblioteca de todas las casas.

Read More...

Educación

Llegan más aventuras junto a Isadora Moon

Isadora Moon es un personaje que nos ha cautivado. Nos encantan sus aventuras y disfrutamos sus libros en familia. Se ha convertido en un personaje más que querible con esa tierna combinación entre hada y vampira que la hace tan especial.

Bueno, hoy Isadora Moon viene a entretenernos con dos nuevos libros escritos por Harriet Muncaster pero que esta vez nos llevan a dos actividades muy comunes y del día a día: una de ellas es celebrar el cumpleaños y la otra asistir al ballet. Vamos a conocer cada historia.

Isadora Moon celebra su cumpleaños

El cumpleaños de Isadora se acerca y ella quiere celebrarlo. Pero claro, su papá le dice que lo haga al estilo vampiresco, pero esas fiestas son a medianoche y se tienen que vestir demasiado elegantes. Por su parte, su mamá le dice que sea al estilo de hadas, pero para Isadora tampoco parece ser una opción. Ella quiere una fiesta al estilo humano. Su amigo Oliver la hizo y lo pasaron increíble. Pero claro, ella no es como todos los niños y nada en su fiesta lo será. Por ejemplo: habrán invitaciones voladoras, nubes en vez de castillos inflables, magia de verdad.

isadora cumpleaños

Isadora Moon va al ballet

A Isadora le encanta el ballet. Su emoción es máxima cuando su profesora le dice que toda la clase irá al teatro a ver Alicia en el País de las Maravillas en versión de ballet. La bailarina principal será Tatiana Tutú, a la cual Isadora admira muchísimo. Acá comienzan todas las aventuras de Isadora en el ballet, sobre todo cuando sus padres se ofrecen para acompañar a la clase en este paseo.

isadora ballet

Nuevamente ambas historias nos sorprenden con un relato ágil, divertido y muy bien logrado para niños y niñas de siete años en adelante. Además, las ilustraciones son preciosas y mantienen su esencia en colores rosado y negro.

Isadora Moon va al ballet y celebra su cumpleaños ya están disponibles en las mejores librerías y es de Pengüin Random House, con su sello Alfaguara.

Read More...

Educación

Cómo estimular la escritura emergente a través de las artes plásticas

Para los niños, trazar líneas y formas es una manera de expresión, de crear y de experimentar con colores, estilos y distintos materiales. A medida que los niños van creciendo y madurando, dichas líneas van adquiriendo  una intencionalidad y una sola interpretación posible.

Al producirse esta significación de los trazos, los niños se dan cuenta de que pueden comunicar de esta manera  y comienzan a sentarse las bases de la escritura. Es por ello que el dibujo y la pintura no sólo son provechoso como entretención y fomento a la creatividad: son la primera aproximación a la expresión escrita a través de figuras trazadas.

Entonces, ¿cómo estimulamos a nuestros niños a dar sentido a líneas y figuras? Aquí unos consejos de Fundación Educacional Oportunidad:

  • Que el arte sea un componente habitual de su rutina de juego: ofrécele a tu hijo lápices gruesos, fáciles de agarrar, y plumones lavables. Puedes cortar bolsas de papel o dejarlos pintar sobre papel de envolver o reutilizar hojas impresas por el reverso. A veces es más cómodo para ellos si pegas el papel a la mesa con cinta adhesiva. Si te preocupan el desorden y las manchas, puedes cortarle las mangas a una camiseta vieja para que cubran su ropa con ella y poner diarios o plásticos para proteger el entorno de suciedad.
  • No les des instrucciones: deja que experimenten con los trazos por su cuenta. La creatividad tiene que ver con hacer las cosas a tu manera y es ésta la independencia que tu hijo necesita para desarrollar su ingenio, la confianza en sí mismo y empoderarse. Mientras demuestres interés y asombro por su obra, lo estarás guiando como él lo necesita.
  • Poner más atención al proceso que al producto: los árboles no tienen por qué ser verdes… Podemos preguntarles ¿y cuál es ese color que elegiste para el árbol? Puedes felicitarlo siempre que no te enfoques sólo en lo que están dibujando, sino en lo que ellos creen que están dibujando. Estimúlalo a compartir lo que crea.
  • Propicia que tu hijo exprese sus sentimientos negativos a través del dibujo y la pintura: cuando esté enojado o frustrado, ofrécele lápiz y papel para que dibuje lo que siente. Las actividades creativas pueden ayudarlo a canalizar emociones que quizás sean demasiado fuertes y no se atrevan o no sepan cómo expresar en palabras.
  • Apoya a tu hijo cuando trate de escribir: si garabatea algo sobre el papel y te dice que “escribió” tal o cual cosa, tómalo en serio. Díctale una “lista de compras” y deja que la lleve al supermercado, o lleva al correo la carta que escriba a su abuela. Así, los niños aprenden que las palabras escritas tienen significado y el poder de transmitir y comunicar.
  • Exhibe las creaciones y la escritura de tus niños: demuéstrales el valor que tienen para ti y que en casa tienen el espacio que necesitan para ser quienes son.

 

Read More...

Familia

Pérdida de un hijo: cómo explicarle a los hermanos

Perder un embarazo es siempre una experiencia muy triste que marca a las mujeres (y a sus parejas). Sobreponerse al dolor y a la frustración que este proceso trae consigo no es algo sencillo. Pero poco a poco es posible salir adelante, entender la pérdida como un incidente aislado y natural y empezar a soñar con un nuevo embarazo.

Los padres ya están cargando con muchas emociones y momentos difíciles y además de eso hay que contarlo a los otros hijos. ¿Cómo podemos explicarles la situación a los hijos que esperaban a su nuevo hermanito con ansias, ilusión pero también celos? ¿Cómo hablarles a nuestros hijos de lo que pasó sin sobrecargarlos con información que no estén en condiciones de asumir?

Hablar o callar

La primera pregunta que nos planteamos es si es necesario decir algo (suponiendo, claro está, que los niños no se hayan enterado del embarazo). La mayor parte de los abortos espontáneos suelen producirse en el primer trimestre del embarazo, por causas naturales e imprevisibles, que no implican que la misma pareja no pueda gestar más adelante a un bebé sano. Por ello, cuando se trata de niños pequeños, muchos padres eligen no contarles nada hasta que la guata comienza a aparecer.
Sin embargo, no decirles nada a los niños puede ser un problema, ya que ellos captan el malestar y el dolor de sus padres. Tal vez por eso lo más sano sea ser abierto hacia lo que pasó. El niño que no esperaba un hermanito tomará la pérdida como algo natural, y comprenderá el dolor de sus padres sin sentirse responsable por ello.

Para un niño, la llegada de un hermanito significa un gran acontecimiento que cambiará su vida para siempre. Por tanto, es normal que quiera saber cosas sobre el embarazo de la madre, aunque no comprenda muy bien este proceso. Por eso, si se sufre la pérdida de un embarazo, es importante que el niño sea partícipe de este problema

Cómo abordar el tema

Conversar con el niño acerca de la pérdida del embarazo es una situación difícil para los padres que ya se sienten angustiados y tristes de por sí. No obstante, si ya el niño conoce que su hermanito venía en camino, es importante sentarse con él para explicarle qué ha sucedido. Para hacerlo, el primer aspecto que deberás tener en cuenta es la edad del niño, pues en dependencia de esta, podrá comprender más o menos qué ha sucedido.

Cuando el niño esperaba tener un hermanito y éste no llega, es inevitable que también él sienta la pérdida y experimente dolor. Muchos padres intentan evitarles las tristezas a sus hijos, pero en este caso es natural sentirse triste cuando el hermanito que estaba en la guatita de la mamá ha muerto. Si les escondemos la muerte a los niños, aprenderán que esto es algo a lo que temer y desarrollarán pensamientos desproporcionados al respecto. Sin embargo, aprendiendo a guiarlos en el duelo junto a ti, tendrán una visión más realista de la situación.
Lo importante es conversar con calma, tener paciencia frente a regresiones ocasionales que muestren que tus niños piden tu atención, y contestar con sencillez sus preguntas, pero no más de lo que ellos pregunten.

No le des demasiados detalles ya que el niño no comprende claramente qué es el embarazo y todo el proceso que este implica. Por eso, mientras más detalles le des, menos comprenderá qué ha sucedido y más confusión le generarás. Dile simplemente que has perdido el embarazo y que estás triste por ello.

Frecuentemente los padres, para proteger al niño, suelen disfrazar la noticia de la pérdida del bebé dando detalles y descripciones vanas que no hacen sino confundir al pequeño. Cuando decidas hablar con el niño, sé directa y honesta, él lo comprenderá mejor. Muchas veces se intenta disfrazar la noticia con eufemismos usando un lenguaje vago matizado por frases del tipo “el bebé se durmió” o “el bebé no se despertará”. Es importante que seas claro, no recurras a la fantasía o el niño no comprenderá lo que ha pasado.

Es completamente comprensible que con la pérdida del bebé te sientas deprimida y angustiada. Pero cuando vayas a conversar con el niño deberás controlar estas emociones para que el efecto de la noticia no sea aún más devastador para él. Intenta transmitirle serenidad y confianza.

Hablar con el niño acerca de la pérdida del embarazo es algo sumamente difícil de por sí pero explicarle lo que ha sucedido es aún más complicado. Por ende, prepárate para sus preguntas porque probablemente no comprenderá muy bien lo que le estás diciendo y tendrás que repetirle la noticia otra vez. Los padres a menudo no están preparados para las preguntas de los pequeños y en ese momento se derrumban emocionalmente.

En vez de encerrarse en sí, es importante que los padres recuerden que tienen otro hijo. Bajo ningún concepto lo deben descuidar. Aunque el dolor por la pérdida sea grande, es vital que se mantengan atentos a los signos de tristeza que demuestre el niño.

Recuerda respetar cuando tu hijo dé por terminada una conversación seria para irse a jugar, aún cuando tú todavía estés preguntándote cómo contestar a la última interrogante que quedó flotando en el aire. Sorprende a los padres ver cómo los niños se reponen de la pérdida gracias al juego, dibujando o haciendo cosas creativas, pero todo ello es parte de un proceso natural de recuperación.

 

Fuente:

http://www.embarazoyparto.es/

http://www.parabebes.com/

Read More...

Hijos

Motricidad en nuestros hijos

La motricidad se refiere a la capacidad de controlar los movimientos del cuerpo. Para esto intervienen todos los sistemas de nuestro cuerpo y va más allá de la realización de movimientos y gestos. Incluye además la espontaneidad y la creatividad.
Cuando un niño nace sus movimientos son involuntarios e inconscientes. A medida que va creciendo estos movimientos se vuelven intencionados, en un principio con muy poca coordinación para llegar en algún minuto a que estos sean coordinados y dirigidos completamente.
Una de las primeras manifestaciones de la motricidad es el juego, que poco a poco se va haciendo más complejo con los estímulos y experiencias, lo que hace que los movimientos cada vez sean más coordinados.
La motricidad se relaciona con todos los movimientos que, de manera coordinada y voluntaria, realiza el niño con pequeños y grandes grupos de músculos. Estos movimientos constituyen la base para adquirir el desarrollo de las áreas cognitivas y del lenguajeEl ritmo de evolución, como siempre, varía de un niño a otro. Cada niño lleva su propio ritmo en el desarrollo.

Existen dos tipos de motricidades que son desarrolladas por los niños:

  • Motricidad fina: se centra en movimientos más precisos que requieren una mayor coordinación ejecutada por un grupo de músculos más pequeños, por ejemplo la coordinación óculo- manual (ojo-mano) que se realiza al coger un lápiz y colorear. Para este tipo de motricidad se necesita un mayor desarrollo muscular y del sistema nervioso. A las guaguas, cuando son chicas les cuesta mucho sujetar los juguetes o tomarlos porque todavía no han desarrollado este tipo de motricidad. Poco a poco van coordinando los movimientos hasta lograrlos. Este tipo de motricidad es muy importante para poder experimentar con el entorno que les rodea y para ir adquiriendo una mayor capacidad intelectual. Además es la que permite tomar el lápiz, cortar con tijeras y escribir, habilidades esenciales a la hora de entrar al colegio.

 

  • Motricidad gruesa: es la que hace referencia a todas las acciones que implican movimientos amplios y por ende a grandes grupos de músculos, refiriéndose a movimientos que involucran a todo el cuerpo o parte de él. Tiene relación con la coordinación general, el tono muscular, el equilibrio del cuerpo, la posición, agilidad, fuerza, etc. Este tipo de motricidad es vital para el desarrollo integral del niño, incluyendo los movimientos de brazos, piernas, espalda y abdomen. Gracias a este tipo de motricidad el niño puede moverse y desplazarse para explorar y conocer el mundo que lo rodea.

 

¿Qué actividades puedo hacer para desarrollar estas motricidades?

Existen diversas actividades que, como padres, podemos hacer en nuestra casa con los niños.

Para la motricidad fina podemos pintar, hacer punzado, pegar, rasgar, tomar cosas con la yema de la mano o con dos dedos tipo pinzas, amasar, entre muchas otras.

Para la motricidad gruesa en tanto podemos hacer actividades como apuntar las partes del cuerpo, subir o bajar escaleras, caminar o saltar sobre una linea imaginaria en el piso, bailar diferentes ritmos, hacer ejercicios de balanceo, lanzar y atrapar la pelota y todo lo que implique grandes movimientos.
En definitiva, la motricidad es algo que se va a desarrollar en nuestros hijos y que coo padres podemos fomentar y ayudar a mejorar. Si notamos que nuestros hijos están teniendo muchas dificultades en este tema podemos consultar a un especialista (terapeuta ocupacional) para que lo evalúe y vea si es necesario hacer un trabajo profesional con nuestros hijos.

Read More...