Hijos

Estudio lo confirma: los niños se portan peor con la mamá

¿Te has preguntado la razón de por qué tus hijos se portan peor cuando están contigo que con otra persona? Bueno, un  estudio de la Universidad de Washington, Estados Unidos, parece haber encontrado esa respuesta que tanto buscamos.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron una muestra de 500 familias y midió variables como quejas, llantos, gritos, intento de golpes, actuar de forma tonta y olvidar cómo caminar o hablar.

El Doctor Leibowitz mencionó que “encontramos que bebés de ocho meses de edad, podían estar jugando felizmente, pero al ver a su madre entrar en una habitación eran 99,9% más propensos a empezar a llorar, liberar esfínteres, y necesitar su atención inmediata. Incluso un niño con dificultades de visión empezó a tirar cosas y pedir un bocadillo a pesar de haber comido, al escuchar la voz de su madre. Verdaderamente fascinante”.

Así también, pese a usar los mismos métodos disciplinarios, el 100% de los niños eran más sensibles a las instrucciones que se daban en un tono de voz normal si venían de alguien diferente a la madre. Para conseguir los mismos resultados de comportamiento las madres tenían que elevar su tono de voz.

Para el Doctor a cargo del estudio, el causante de este mal comportamiento se debería al olor que enmascara las feromonas naturales que emanan las madres para ofrecer a sus hijos “alivio”.

Fuente foto: www.crecerfeliz.es

Read More...

Familia

¿Cómo podemos alentar a nuestros hijos?

Los refuerzos positivos siempre son necesarios en los niños. Alentarlos a cumplir metas y objetivos de acuerdo a su edad de desarrollo es importante para que se desarrollen seguros y confiados de ellos mismos.

Pero ojo que a veces algunas formas de alentar, o tantas felicitaciones, algunas veces pueden ser excesivas, e incluso llegar a ser dañinas para los niños. No seamos exageradas para no crear necesidades de felicitaciones por todo.

Siempre debemos poner el foco en que todo el proceso esté bien. No sólo en el resultado final (que es la razón de la felicitación) sino que en el desarrollo de la actividad ya que es ahí donde está el verdadero aprendizaje.

Entonces para lograrlo, los especialistas proponen cambiar el foco en los siguientes aspectos:

1.- Destacar el proceso realizado y no a la persona. Alentar a los niños alabando el proceso realizado es muy bueno para que desarrollen la perseverancia. Frases como “que ingeniosa forma para resolver este tema” o “te felicito cómo se te ocurrió resolver el tema” son muy buenas para ellos.

2.- Siempre ser sincera: no felicitemos por hacerlo. Podrás estar fomentando falsas expectativas en ellos. Debes ser sutil y sincera para decirles las cosas. Pero siempre con la verdad.

3.- Deja de dar cumplidos por nada: no significa de dejar de decir cosas positivas, sino de cambiar el enfoque. Esto porque después de muchos halagos el proceso de automatiza en los niños. Y además, porque después de los siete años los niños dejan de creer en todo lo que le dicen los papás de manera indiscriminada. Están las opiniones de los amigos y éstas comienzan a tomar fuerza. No demos espacio a que duden de lo que decimos.

Fuente foto: lareconexionmexico.ning.com

Read More...

Hijos

El maltrato infantil ¿Cómo reconocer sus signos?

“El maltrato infantil ocurre principalmente en el contexto familiar, por conocidos o los mismos familiares”. Así de categórica es la psicóloga Guila Sosman, docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico.

Y las cifras son espeluznantes. Según la UNICEF, en Chile el 71% de los niños, niñas y adolescentes recibe algún tipo de violencia intrafamiliar, ya sea psicológica o física. En tanto, un 25,9% es víctima de violencia grave, es decir, es amenazado con cuchillos, quemaduras de cigarro y golpizas.

“Hay distintos tipos de maltrato como puede ser la violencia psicológica, física o sexual. Además, hay maneras de maltratar que se relacionan no con acciones sino con omisiones, por ejemplo la negligencia, donde existe falta de cuidado y protección hacia los niños”, aclara la experta.

En este contexto, es importante estar atentos a cualquier signo que nos notifique de algún tipo de maltrato infantil. “Sin embargo, cuando son bebés, nuestros hijos no saben hablar y expresar lo que les sucede, por lo tanto es difícil poder darse cuenta si está sufriendo de algún tipo de vulneración. Dado lo anterior, no existen indicadores que por sí solos nos hablen de maltrato, pero sí nos pueden alertar en caso de que alguna situación perjudicial para nuestro bebé esté ocurriendo”, señala la especialista en atención y evaluación psicológica de personas víctimas de  expresiones de violencia y vulneración de derechos.

Por ejemplo, plantea que cuando los niños tienen menos de un año de vida, se comunican principalmente a través del llanto. “Por lo que si percibimos que un bebé llora incesantemente y es muy difícil de consolar, debemos preocuparnos, luego, claro está, de descartar las necesidades básicas como hambre, sueño, etc. Si el niño es muy difícil de calmar o presenta irritabilidad extrema, debemos ver la causa de esto para estar seguros de que no está sufriendo de algún daño”, advierte la psicóloga.

De igual modo, dice que en las guaguas también existen otros indicadores que hay que atender. “Cambios en la coloración de la piel, respiración trabajosa, abundantes temblores o sobresaltos, hipertonía o tono desigual, entre otros. En este sentido, podemos observar que el bebé ante ciertos estímulos sobre reacciona, pudiendo parecernos que es asustadizo o que tiende a evitar la mirada directa de algunas personas, a través del  movimiento descontrolado de los ojos o de colocar su cuerpo rígido. Si además estas conductas aparecen especialmente con una persona, hacia quien se observa un especial rechazo, es importante que indaguemos qué puede estar pasando”, recomienda.

Ahora, cuando los niños son un poco mayores, entre 1 y 2 años, hay que observar señales distintas, pero todavía del orden no verbal. “Entre los 1 y 2 años, los niños aún no cuentan con el lenguaje necesario para expresar todo lo que les ocurre, pero lo pueden manifestar a través de conductas de descontrol emocional, como rabietas o llanto sin motivo aparente, miedos injustificados, rechazo o llanto ante cierta persona o lugar y actividad desorganizada. Esto último se relaciona con cambios abruptos de actitud o actividad sin una explicación aparente”, precisa Sosman.

Cuando los niños ya pueden verbalizar y logran decir lo que les ocurre, la docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico explica que, en general, lo hacen con mucho temor y es bueno no culpabilizarlos y creerles inmediatamente lo que nos cuentan. “También puede presentarse ecopresis o enuresis, es decir, dificultades en el control de la orina o el esfínter, además de conductas similares a las mencionadas en etapas anteriores, como es la irritabilidad y el descontrol, sumado a conductas violentas hacia los pares o, por el contrario, aislamiento y sumisión ante los compañeros y otras personas significativas”, agrega.

Las preguntas claves

¿Qué preguntas deben hacer los padres a los niños para indagar la existencia de maltrato? Guila Sosman es clara: “Lo mejor es preguntar de forma tranquila, clara y sencilla, con la menor cantidad de rodeos posibles. Se le puede decir al niño la importancia de confiar en los papás y que deben contar si algo o alguien les producen temor o incomodidad. También es bueno enseñar a los niños a confiar en sus propias sensaciones e intuiciones, y si éstas les advierten de molestia o temor, deben confiar y contarle a sus padres”, indica.

“En este sentido, es fundamental detener la situación de abuso o maltrato que está viviendo el niño y poder manifestarle que no es su culpa, sino que su cuidado está a cargo de los adultos responsables y que son ellos quienes deben garantizar su bienestar”, agrega.

En el caso de los niños que efectivamente han sido sufrido maltrato, la profesora de Psicología de la Universidad del Pacífico dice que los tratamientos más frecuentes son la psicoterapia a nivel individual o familiar de índole reparatoria, que busca restaurar el equilibrio emocional del niño víctima de maltrato.

Fuente foto: www.elacusador.cl

Read More...

Hijos

Interesante método para que los niños se duerman

La hora de dormir para muchos puede ser una batalla campal. Hacemos mil cosas y muchas veces miramos el techo y pensamos que ya no hay nada más que hacer.

Pero, aparentemente un sicólogo suizo llamado Carl-Johan Forssen Ehrlin parece haber encontrado la clave para lograr que los niños se duerman de manera tranquila, sin estrés y sin que ese momento sea una batalla para nadie a través de un interesante método.

Se trata de el libro “El conejo que quería dormir” que el mismo autor ha dicho que es el equivalente a una mecedora para hacer dormir a un niño, sólo que ésta es de manera verbal.

El libro se ha transformado en un éxito de ventas y se ha traducido ya a siete idiomas. Cuenta con 26 páginas solamente y se puede adquirir a través de Amazon.

Pero ¿Cuál es la fórmula “mágica” de este libro? Simplemente es la forma de contarlo. El sistema del libro consiste en contarlo al niño al momento de acostarlo, y bostezar reiteradamente y de manera ostentosa y evidente, haciendo énfasis en ciertas palabras, hablando en voz lenta y cadenciosa al leer las letras que vienen en cursiva.

Habrá que probar y seguir las instrucciones, total no se pierde nada ¿Qué opinas?

Read More...

Salud

El aporte del ajedrez al tratamiento de TDAH

El ajedrez es un juego que tiene muchas bondades que ayudan a los niños: Mejora el comportamiento, ayuda a mostrar tolerancia ante la frustración, desarrolla la memoria y el cálculo, fortalece el carácter. De hecho en países como España en poco tiempo se convertirá en una asignatura en todos los colegios.

Un reciente estudio pionero en el tema sostiene que jugar ajedrez también puede mejorar los síntomas del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) en niños y adolescentes.

El estudio (“Jaque Mate al TDAH”) se realizó con 44 niños de 6 a 17 años que asistieron a un programa piloto en 2012, llevado a cabo en el Centro de Salud Mental de Villalba (Madrid). Se trataba de sesiones semanales de ajedrez de una hora de duración durante once semanas consecutivas, impartidas por un experto. Además, se aconsejó a los menores que también practicaran regularmente en casa.

Tras este periodo, la mayoría de los papás comentó cierta mejoría de la severidad del TDAH en sus hijos y casi la mitad percibieron una disminución de la severidad del 30%.

Consciente de la necesidad de realizar un estudio más amplio para confirmar estos resultados, se plantea introducir el juego del ajedrez como terapia complementaria dentro del tratamiento habitual de TDAH. Sus ventajas: es económico, no tiene efectos secundarios y es juego, algo esencial para el desarrollo social de los niños.

Lo más trascendental es que este juego ha demostrado que en menores con TDAH “mejora su comportamiento general y su atención; logra que controlen mejor su impulsividad e incluso su postura corporal, sentándose adecuadamente; hace que atiendan las órdenes a la primera y desarrolla el hábito de estudio. Los niños que han continuado jugando al ajedrez de forma regular y estableciendo cierto hábito evolucionan de forma muy positiva: tienen incluso menos medicación y mejores resultados académicos” afirma el investigador a cargo del proyecto. El psiquiatra recuerda que este el ajedrez ya ha demostrado sus bondades en personas que sufren esquizofrenia y alteraciones secundarias por consumo de drogas, y en la prevención de la demencia.

La clave está en cuándo y cómo se introduce el ajedrez en la vida de una persona diagnosticada de TDAH, explica Blasco-Fontecilla para la nota de ABC Familia. “En un niño —dice— que no está adecuadamente tratado, el ajedrez no va a tener éxito, porque el niño se frustrará. Sin embargo, en un menor que está razonablemente estabilizado, este juego puede resultar una herramienta de rehabilitación muy positiva” finaliza.

Los beneficios del ajedrez son los siguientes:

  • Mejora la hiperactividad, impulsividad e inatención.
  • Genera hábitos
  • Entrena en la toma de decisiones, que posteriormente se necesitan en el día a día.
  • Mejora las competencias cognitivas y sociales.
  • Mejora la autoestima y la tolerancia a la frustración.

Nota original de ABC Familia acá

Fuente foto: brujulasierra.es

Read More...

Actualidad

Gemelos “fingen” estar durmiendo al escuchar a su mamá

Sólo unos segundos de video bastan y sobran para hacernos reír. La sorprendente reacción de unos gemelos, que están despiertos al parecer pasando un buen rato, que al escuchar la voz de su mamá inmediatamente “fingen” que están durmiendo.

El video ya se ha viralizado por las redes sociales y se ha convertido en todo un fenómeno con miles de reproducciones y de seguro que van a seguir aumentando, porque es realmente tierno.

Las invitamos a verlo.

https://www.youtube.com/watch?v=THEqpbyxkkw

Read More...

Hijos

¿Cuándo los niños comienzan a reconocer su cuerpo?

La capacidad de diferenciar el cuerpo propio del de los demás es algo muy importante y esencial que permite interactuar con el entorno y con otras personas. Pero ¿En qué momento se logra esto? Según un estudio, desde recién nacidos, las guaguas nacen con mecanismos esenciales que facilitan esa conciencia corporal, es decir, la conciencia del recién nacido sobre su cuerpo se podría decir que es innata.

Los investigadores explican que los recién nacidos son competentes y capaces de diferenciarse de los demás, también pueden tener una percepción coherente de sus cuerpos. Los resultados de esta investigación tienen un gran valor, la razón es que se pueden utilizar para predecir de forma precoz trastornos del desarrollo de los bebés, como por ejemplo el autismo, en este caso, se cree que los bebés sufren un deterioro de la diferenciación de su propio yo y el de otra persona.

Los investigadores relatan que una persona que observa el rostro de otra persona que está siendo acariciada, mientras recibe caricias similares en su cara, provoca que la percepción de uno mismo cambie para incorporar de forma parcial la percepción de la otra cara, como si esa cara le perteneciera. Estos son trabajos realizados con adultos, evidentemente cuentan con más elementos de percepción que los bebés. En el caso de los recién nacidos, se trabajó con un grupo de 20 bebés a los que se les mostró un vídeo con la cara de otro bebé que estaba siendo acariciada con un pincel suave, mientras, se tocaba a los pequeños en sus mejillas de forma simultánea y con un cierto retraso.

Las sesiones tenían una duración de entre 3 y 6 minutos, o en su defecto, hasta que se sintieran inquietos o somnolientos. En ese tiempo se les mostraba el vídeo, la pantalla estaba situada a unos 35 centímetros. Evidentemente los bebés no podían explicar su experiencia pero sí se podía apreciar que mostraban más interés por el rostro del otro bebé que se veía en el vídeo, cuando el suyo propio era acariciado en el mismo momento. Si en el vídeo que se mostraba aparecía la cara al revés (boca abajo), la prueba se hacía más complicada ya que era más difícil identificarse por lo que mostraban menor interés por las imágenes, lo que reducía la probabilidad de que pudieran relacionar el estimulo visualizado a su propio cuerpo.

Ante estos resultados se concluye que los recién nacidos son capaces de detectar la estimulación intersensorial síncrona, prefieren mirar los estímulos relacionados con el cuerpo de forma sincrónica, y que los procesos clave que subyacen a la percepción del cuerpo están presentes al nacer.

 

Read More...

Actualidad

La mejor reacción de un papá frente a una decisión de su hijo

¿Qué harías si vas a cambiar un juguete con tu hijo de 6-7 años y éste escoge una muñeca de La Sirenita? A lo mejor intentaríamos que cambiara de opinión, que eligiera otro juguete, le mostraríamos todo lo que hay y muchas cosas más por lograr que no lleve ese juguete.

Bueno, esto fue precisamente lo que le sucedió a Mikki Willis. Llevó a su hijo a cambiar unos juguetes repetidos de su cumpleaños y él escogió una muñeca de La Sirenita. Pero lejos de espantarse o enojarse, este papá lo dejó escoger lo que quisiera y luego en el auto, grabó este video:

https://www.youtube.com/watch?v=OYw2WkQOE6o&feature=youtu.be

 

Una tremenda lección que nos muestra que los niños también deben tener la opción de tomar sus decisiones. Pero siempre siempre siempre tienen que tener la certeza de una sola cosa: que los amamos y los aceptamos por sobre todo.

Read More...

Hijos

Coleccionar: una gran forma de estimular habilidades a nuestros hijos

A muchos de nuestros hijos les gusta coleccionar: autitos, stickers, muñequitos o peluches. Aunque no lo creas, coleccionar es una buena actividad que vale la pena estimular en nuestros hijos.

Para los niños más pequeños le resulta emocionante. Si se les incentiva a continuar coleccionando, y se les proporcionan pautas y exigencias, es una herramienta muy eficaz para que el niño siga sintiéndose interesado y motivado en alguna actividad.

En los niños tímidos y que se relacionan muy poco con los demás, el coleccionismo les ayuda a fomentar las relaciones con sus pares y el contacto personal.

Además es una gran herramienta para que niños con síntomas de hiperactividad puedan controlar su energía. En este caso lo mejor es orientarles a que coleccionen objetos que les exijan una mayor concentración, atención, memorización y organización.

Al coleccionar nuestros hijos desarrollan una serie de habilidades:

– El orden: es necesario tener un control sobre las piezas ya conseguidas, las que faltan y las repetidas.

– La responsabilidad: se fomenta el cuidado por sus objetos y el dinero, ya que el niño será responsable para ahorrar y poder así pagarse su propia colección.

– El respeto: el niño no sólo aprenderá sobre el cuidado de su colección, además podrá apreciar a partir de lo propio, lo importante que es respetar las pertenencias de los demás.

 – La organización: el niño debe saber en todo momento dónde se encuentran sus objetos de colección para así poder realizar los intercambios que desee.

 – La constancia: como la finalidad de esta actividad es acabar la colección, el niño deberá esforzarse para así poder conseguir las piezas que le faltan, por lo que necesitará mostrar una clara actitud de constancia para poder alcanzar su objetivo.

 – La memoria: el coleccionismo lo incitará a recordar todas las partes de su colección, de tal forma que sabrá lo que le falta para completarla, lo que puede cambiar o que ya está repetido. Esta memorización le podrá ser útil en el futuro para otros temas como los estudios.

Fuente foto: www.diaadia.com.ar

Read More...

Hijos

¿Por qué mi hijo interrumpe todo el rato?

A muchas nos debe haber pasado que estamos conversando y nuestro pequeño nos interrumpe una y otra vez. Eso sucede principalmente porque a los dos años de edad ellos piensan que el mundo (y todo lo que está en él, incluido sus padres) están para su beneficio. Además, se le debe sumar que su memoria a corto plazo no está 100% desarrollada, lo que se traduce en un impulso de decir lo que piensa, ya que su desarrollo fisiológico aún no está listo. Por lo tanto, el concepto de “interrumpir” no tiene sentido para los niños, no entienden que hay otras personas o actividades que requieren de tu atención.

Pero no te preocupes, entre los 3 y 4 años los niños comienzan a entender lo que es la interrupción y lo que significa que espere hasta que termines. Su memoria a corto plazo va a estar más desarrollada para que sea capaz de mantener un pensamiento, aunque sea un par de minutos.

¿Qué podemos hacer?

La mejor estrategia recomendable a esta edad es intentar reducir el número de situaciones probables a ser interrumpida:

Elije el lugar correcto: puedes minimizar esta situación juntándote con tus amigas en un lugar donde tu hijo pueda jugar mientras los adultos conversan.

Leer cuentos para enseñar el concepto: Una manera divertida de introducir el concepto de portarse bien, es leer a tu hijo libros que hablen sobre el buen comportamiento, del por qué es importante escuchar al resto, entre otros.

Llamados por teléfono: no olvides que eres tú quién mejor conoce a tu hijo. Si sabes que apenas tomes el teléfono comenzará a interrumpir, gritar o llamar tu atención, intenta hacerlo cuando él esté durmiendo siesta o entretenido con otra cosa.

Modelar el comportamiento: tenemos claro que somos el mejor ejemplo para nuestros niños. Así que debemos ser el espejo a seguir de buenos modales. Si ellos nos ven que cada vez que conversamos tendemos a interrumpir, ellos también lo harán. Si lo hacemos, tomemos conciencia y digamos “Lo siento, te interrumpí”. También seamos respetuosos con lo que ellos nos están diciendo. Pongámosle atención y no los interrumpamos. Admitir los errores, ser agradecido y respetuoso con el resto es una buena forma de ir inculcando buenos modales a los niños.

Recordemos que todos los niños son un mundo distinto. Cada uno tiene sus tiempos y es probable que algunos aprendan más rápido que otro. Paciencia (mucha paciencia) y persevera en seguir una línea.

Fuente foto: www.livestrong.com

Read More...