Salud

Los dientes de leche ¿Cuándo deben caerse?

Los dientes de leche comienzan a caerse entre los cinco y seis años más o menos (aunque en algunos casos puede ser antes o después) pero la media fluctúa en esas edades. Lo normal, es que antes de la caída, el dientecito esté suelto por varios días (incluso semanas).

Los dientecitos de leche se caen ya que los definitivos que permanecen ocultos bajo las encías, comienza a empujar al otro para poder ocupar ese espacio. Esto produce que se desgasten las raíces de los de leche, lo que hace finalmente que se caigan. Este proceso es natural para todos y no duele. Sólo puede producir alguna que otra molestia en los niños, incluso con un leve sangrado cuando cae, pero nada grave.

Siempre debemos preocuparnos de los dientes de nuestros niños. Puede ocurrir que a veces el diente definitivo sale y el otro no ha caído, por lo que se forma una doble fila de dientes. Cualquier cosa que notes, como lo anterior, debes acudir inmediatamente al dentista para que lo revise y “ayude” a caer a ese dientecito de leche.

La higiene bucal es fundamental desde pequeños. Debemos preocuparnos de crear un hábito de limpieza en los niños. El cuidado de los dientes desde niños puede asegurar futuro bucal saludable.

No olvidemos que todos los niños son distintos, por lo que sus tiempos también lo son. Acá una guía aproximada de la caída de los dientes (estos rangos son genéricos, a la mía por ejemplo los dientes inferiores centrales se le cayeron a los 5!):

Dientes inferiores:

– Incisivo central: 6 años.

– Incisivo lateral: 7 años.

– Canino: 9 años y medio.

– Primer molar: 11 años.

– Segundo molar: 11 años.

Dientes superiores

– Incisivo central: 7 años y medio.

– Incisivo lateral: 8 años

– Canino: 11 años y medio.

– Primer molar: 10 años y medio.

– Segundo molar: 10 años y medio.

Y nunca olvides la magia de creer. La llegada del Ratoncito es un hito importante en la vida de los niños y lo esperan con ansías. Esta es una linda instancia para vivir este momento en familia. Un consejo: al caer el primer diente y junto con la platita que deja el ratoncito, también puede dejar una pasta y un cepillo nuevo para comenzar esta nueva etapa.

 

Read More...

Mujer

El estrés afecta nuestra piel: conoce sus efectos y tratamientos por @Centralklinic

Ya estamos a mitad de año y es común que estemos cansadas, con poca energía y agobiadas por la rutina y las demandas diarias de nuestra vida y nuestras responsabilidades. Desafortunadamente, ese agotamiento y estrés que comenzamos a sentir tiene consecuencias que muchas veces pasamos por alto pero que no por eso dejan de estar ahí, molestándonos y haciendo nuestros días aún más complejos.

Los efectos del estrés en nuestro cuerpo son variados, pero específicamente en nuestra piel son nefastos y es importante hacer algo para tratarlos y también para prevenirlos, ya que todavía quedan varios meses para fin de año y si actuamos ahora nuestra piel nos lo va a agradecer.

La piel de una persona que sufre de estrés se ve opaca y deshidratada, afectando su elasticidad. A su vez, las arrugas y las líneas de expresión se pueden ir haciendo cada vez más notorias y con ello las ojeras y bolsas en los párpados también, otorgándonos un aspecto más cansado y muchas veces representando más edad de la que tenemos. Además, pueden aparecer manchas, desencadenar alteraciones cutáneas,  y si sufres de dermatitis, rosácea o psoriasis ésta se podría agravar.

Los sectores que suelen verse más afectados son el rostro, espalda, glúteos y escote, esto en cualquier tipo de piel, sin excepción.

A pesar de lo desagradable que pueden resultar estos efectos no hay que alarmarse porque afortunadamente sí hay tratamiento. Si estás desesperada y necesitas una solución a corto plazo, la dermatóloga Alejandra Ríos de Central Klinic, recomienda realizarse una vez al mes algún tratamiento de hidratación como un shock vitamínico, velo de colágeno, oxigenoterapia o electroporación con ácido hialurónico. Además, realizar rutinas de limpiezas de mañana y noche y usar cremas hidratantes y nutritivas.

También existen tratamientos muy efectivos para corregir los signos que ha ido dejando el estrés en nuestra piel pero que son a largo plazo y que depende de los efectos nocivos que haya dejado el estrés en la piel. En el caso de manchas por ejemplo, el tratamiento puede llegar hasta el Láser Spectra, que activa el colágeno en la piel.

Sumado a ello, la doctora Ríos recomienda adquirir ciertos hábitos que ayudarán tanto a prevenir como a combatir los efectos del estrés: acostúmbrate a usar bloqueador durante todo el año y no sólo en verano. Toma agua a diario y consume antioxidantes bajo supervisión médica. Asegúrate de tener un buen descanso por las noches y por último, preocúpate de practicar actividad física regularmente.

 

Doctora Alejandra Ríos

Directora Médica de Central Klinic

www.centralklinic.cl

@centralklinic

 

Read More...

Actualidad

La fuerza de una mamá postrada

Tremenda historia de valentía, de orgullo, de fuerza y de amor. Porque no cabe duda que el amor de madre es el más grande y profundo que pueda existir en la vida.

Navegando por Internet, y en el portal de TVN específicamente, nos encontramos con la historia de Jessenia, una joven madre que a los seis meses de embarazo sufrió un derrame cerebral que la dejó postrada con graves daños neurológicos que no le permitieron seguir con su vida normal.

El pequeño Alexander se volvió en su centro de energía y su lucha diaria fue darle vida a su pequeño. Objetivo que logró, pero sin enfrentar variados problemas los que incluso los tuvieron graves.

¡Pero lo logró! Hoy el pequeño Alexander tiene nueve meses y nació con síndrome de down pero es un angelito que acompaña a Jessenia.

Te invitamos a ver la historia completa de Jessenia y el pequeño Alexander en este enlace 

Read More...

Educación

Segundo semestre de colegio: una gran oportunidad para subir las notas

Si en la primera mitad del año tu hijo no rindió lo suficientemente bien en el colegio, el segundo semestre se presenta como una nueva oportunidad donde se pueden mejorar las calificaciones y el ánimo para los estudios. La clave está en comenzar este nuevo semestre con fuerza y energía.

La psicóloga clínica infanto-juvenil y Coordinadora Académica de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Verónica Navarrete, asegura que es importante entender que el niño no está solo en este nuevo desafío. “El proceso de aprendizaje no depende sólo de él, sino que también del apoyo y las condiciones que entregan su familia y colegio para que éste se desarrolle. Esa es la clave para salir adelante”, asevera.

De entrada, estudiar no se perfila como una de las actividades más atractivas para un niño. Allí el rol de los padres y del establecimiento educacional es clave. “La mayoría de las veces el escolar no le encuentra sentido a lo estudiado ni sabe cómo aplicarlo. Suele darse en metodologías de enseñanza donde hay escasa participación del estudiante o con clases poco atractivas, donde habitualmente se suma la asociación del estudio con castigo o desagrado”, describe la experta.

Si los niños repasaran lo aprendido en la casa con los padres, de manera más tranquila y en un ambiente confortable, probablemente la imagen de aburrimiento comúnmente asociada a la carga escolar se alivianaría.

La psicóloga también explica que el bajo rendimiento se puede deber a un pobre desarrollo de las habilidades básicas requeridas para el aprendizaje, tales como la capacidad de atención, la comprensión lectora, poder de análisis y síntesis, y dominio de las operaciones básicas, entre otras.

¿Cómo mejorar las calificaciones de los niños?  “En primer término, es necesario tener claro cuál es la causa del bajo rendimiento del niño y de acuerdo a eso programar un plan de trabajo que permita mejorar el rendimiento académico. En este aspecto, es fundamental  el apoyo de los  padres que deben acompañar las diversas estrategias generadas desde el colegio”, indica.

El objetivo en el segundo semestre debe ser alcanzable, real y tomando en cuenta siempre lo que es posible avanzar. No esperes que tu hijo pase a ser el más aplicado de su curso, pero sí tenga en cuenta que tomando algunas medidas, la motivación del pequeño puede cambiar, mejorando así las notas de manera gradual. “Se debe explicar al niño qué se va hacer y qué se espera que él haga para lograr el objetivo. Por tal razón, es recomendable plantearse objetivos claros y posibles de ser alcanzados por el niño”, enfatiza la psicóloga infanto-juvenil.

Fijar objetivos realistas y alcanzables es importante, ya que se debe evitar la sensación de fracaso en el niño. Si hay algún problema sicológico puntual, se recomienda visitar a un especialista. “Entre los aspectos emocionales que pueden interferir  sobre la capacidad de aprendizaje de un niño están las problemáticas a nivel familiar, la baja autoestima que lo hace sentirse incapaz, escasas habilidades sociales o  timidez, baja integración con los pares que no le permiten participar o preguntar si tiene dudas, por nombrar algunas”, finaliza Verónica Navarrete.

Read More...

Hijos

El efecto de la música en los niños

La música es un elemento esencial en el desarrollo y aprendizaje de los niños/as. La música no solo ayuda a que nuestros niños/as se relajen, sino que también ayuda a desarrollar la memoria y el sentido de coordinación del bebé.

Aquellos niños/as que crecen escuchando música, cantando canciones, y moviéndose al ritmo de ella gozan de un mejor sistema sensorial, creando más enlaces en las conexiones neuronales del cerebro. También es bueno que los niños aprendan un instrumento musical desde pequeños.

Estudios demuestran que aquellos niños/as que participan activamente en actividades relacionadas con la música son aquellos que hacen las mayores conexiones, porque la música en los pequeños provoca:

  • Un aumento en la capacidad de memoria, atención y concentración.
  • Mejora la habilidad para la resolución de problemas matemáticos y de razonamiento complejo.
  • Hace que puedan expresarse.
  • Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio y el desarrollo muscular.
  • Estimula la creatividad y la imaginación infantil.
  • Enriquece el intelecto.
  • Hace que los niños puedan interactuar entre sí.
  • Aumenta la auto-estima.

¿Cómo afecta la música en nuestros niños/as?

  • Inteligencia—El escuchar música durante la infancia contribuye a crear ciertos patrones en el cerebro.  Nuestros niños/as nacen con billones de neuronas en el cerebro. Si estas neuronas no son utilizadas se pierden con el tiempo.  Que los niños/as reciban estimulo a través de la música hace que más neuronas funcionen en el cerebro…y mientras más neuronas se desarrollen, mas fácil se les hará aprender nuevas cosas y desarrollar nuevos talentos.
  • Memoria—Los niños/as pueden acordarse de música que han escuchado ya desde los tres meses de vida. Además, el escuchar música también ayuda a los niños/as a acordarse de cómo hacer ciertas cosas, es decir, que si nuestros niños/as aprenden a realizar cualquier tipo de tarea mientras escuchan música, favorece a que la siguiente vez que vuelvan a oír dicha melodía, recuerden con facilidad la tarea realizada y por tanto les sea más fácil volver a reproducirla.
  • Entendimiento—El entendimiento y el lenguaje son ayudados por la habilidad de procesar información más rápidamente.  Aquellos niños/as que escuchan música de manera regular tienen un mayor CI (Cociente Intelectual).  La habilidad de entender y  procesar el lenguaje se consigue al entender los varios sonidos que crea el lenguaje hablando.  Los niños/as que suelen estar expuestos a la música se acostumbran a escuchar diferentes sonidos complejos, los cuales les ayudaran a discernir el lenguaje.
  • Emociones—Las emociones y los estados de ánimo están directamente vinculados a la música.  Es difícil para nosotros los adultos sentirnos felices durante una canción triste, como sentirnos tristes con una canción alegre.  Y así mismo es para los niños/as.  La música suave los ayuda a calmarlos, mientras que la música creativa los ayuda a estimularlos/activarlos.
  • Salud—La música puede tener un impacto poderoso en la salud. La música ayuda a restaurar las respiraciones, las cuales nos calman físicamente y nos ayuda con la presión arterial y los latidos cardíacos. La música también tiene el efecto de aliviar el dolor y promover la mejora física.

Texto de Paco Revert para www.queteescuchen.com

Read More...

Familia

Cambio de colegio a mitad de año ¿Cómo afrontarlo?

Ya sea por cambios de ciudad, país, adaptación u otros motivos de índole personal, el proceso de cambio de colegio necesariamente involucra la incertidumbre y ansiedad de enfrentarse a un futuro desconocido y las dudas de si éste será el lugar adecuado para educarse y socializar, acorde con las características propias de cada niño.

Para la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, los cambios en general conllevan períodos críticos, en los cuales se debe renunciar a ciertas cosas y adaptarse a otras. “Los cambios de colegio pueden implicar en los niños  ciertas ansiedades ante los nuevos profesores y compañeros. De esta forma, ante un cambio de colegio los hijos e hijas pueden presentar ansiedad porque se enfrentan a lo desconocido y, por lo mismo, se hacen múltiples preguntas como: si lo recibirán bien en el nuevo colegio, si podrán hacer amigos, el grado de dificultad del colegio, las normas, los profesores, etc. Todas estas preguntas, la mayoría sin respuesta antes de incorporarse al nuevo colegio, pueden producir ansiedad o cambios de estados de ánimo”, explica.

Sin embargo, para la especialista no siempre estos cambios implican aspectos negativos.  “El cambio de colegio puede desarrollar en los niños y niñas una buena capacidad de adaptación a distintas situaciones, flexibilidad, tolerancia a la frustración y habilidades sociales, entre otros. Además puede aportar a que los hijos conozcan distintas realidades, siendo así más tolerantes a las diferencias y abiertos a nuevas experiencias”, asegura.

Ahondando en el proceso adaptativo y síntomas esperables y normales para estos casos, Guila señala que cada niño es muy distinto, por lo que es importante ver caso a caso y agrega que más allá de los posibles síntomas que muestren, es fundamental el apoyo de la familia y que ésta tome el cambio de colegio con la importancia que tiene, dando espacio a que se converse del tema en la casa.

“Para ayudar a los niños y niñas en este proceso lo principal es nuestra actitud como padres. Si estamos tranquilos y seguros con la decisión del cambio de colegio, será más fácil transmitirles estos sentimientos a los hijos. Además es relevante brindarles toda la información posible antes del ingreso a clases. De ser posible, se aconseja visitar y recorrer con el niño el colegio, conversar con el profesor jefe y, en general, realizar todas las acciones que ayuden a que paulatinamente el nuevo colegio sea un lugar familiar y conocido para ellos”, sugiere.

Cambio de colegio por cambio de casa

Cuando el ingreso a un nuevo colegio incluye cambio de residencia, la psicóloga indica que puede ser necesario tomar medidas especiales. “Ello porque significa un escenario más complejo, en el cual el niño o niña se despide de personas y lugares queridos, frecuentemente por la decisión de su familia y no por su propia decisión. Esto puede implicar un proceso de duelo, en el que el hijo puede presentar ánimo triste, irritabilidad, desinterés, agresividad  y aislamiento, entre otros”, señala Sosman.

En este sentido, la especialista advierte que es relevante que los padres estén abiertos a escuchar las preocupaciones de sus hijos. “En este punto no se debe minimizar ni quitarles importancia, sino que empatizar con su dolor ante las pérdidas sufridas. Si observamos que nuestros hijos presentan alguna sintomatología de tipo ansioso o depresivo y que ésta no remite con el tiempo, puede ser necesario consultar a un psicólogo para que evalúe su estado psicoemocional”, sugiere.

 

 

Read More...

Hijos

El orden de nacimiento y la personalidad de los niños

Muchas veces hemos escuchado que el orden en el que nacen nuestros hijos puede determinar su personalidad en el futuro. “Se nota que es el primero”; “El tercer hijo se cría solo”; “Debe ser porque es hijo único” y así un sinfín de comentarios sobre el orden de nacimiento y el comportamiento que están teniendo los niños.

Según los expertos, que han estudiado el tema a través de los años, no existe un niño que tenga los mismos padres, ya que los padres somos diferentes con cada uno de ellos.

Acá una guía que se ajusta a la teoría del orden de nacimiento:

El hijo mayor: líder y responsable

En líneas generales suelen ser:

  • Seguros
  • Concienzudos
  • Tienden a ser estructurados
  • Son cautelosos
  • Controladores
  • Triunfadores
  • Responsables
  • Saben comportarse
  • Reflejan una versión en miniatura de sus propios padres.

Por lo general los hijos mayores sienten mayor afinidad con otros niños en su mismo caso que con sus propios hermanos. Son los que decimos están sobre estimulados en todo sentido, logran muchas cosas y buscan la aprobación de los demás. Son los típicos viejos chicos y suelen sufrir de celos cuando nace un hermano.

El hijo del medio: social y negociador

El hijo del medio a menudo se siente relegado por pensar que la atención de sus padres está dedicada al hijo mayor o al bebé (hijo menor) de la familia. Este tipo de pensamientos puede dejar huellas que terminan generando este tipo de características:

  • Son personas que quieren agradar
  • Un poco rebeldes
  • Tienen un círculo social grande
  • Son pacificadores
  • Comprensivos
  • Cooperativos
  • Flexibles
  • Competitivos
  • Les cuesta poner límites

Generalmente va en dirección contraria al hermano mayor. No les gusta la confrontación, tienen una gran capacidad de negociación. Tienen una mejor vida social que sus hermanos, no tienen problemas para trabajar en equipo, son constantes y leales.

El hijo menor: simpático y seductor

Los hijos menores tienden a ser los más independientes y libres de espíritu, ya que sus papás, al tener  más experiencia y menos tiempo para brindarles atención, también les imprimen menos responsabilidades.

Por tal motivo, presentan las siguientes características:

  • Adorables
  • No tienen complicaciones
  • Manipuladores
  • Egocéntricos
  • Autónomos
  • Sociables

Son los hijos que comúnmente se dice que se crían solos. Los papás tienden a ser menos exigentes, ya han probado que pueden hacer las cosas bien con sus hermanos mayores, ya no se alarman con cosas que antes podrían haberlos afectado. Tienen más libertad, tienen una personalidad más independiente, son alegres y extrovertidos. Tienden a aburrirse rápidamente de las cosas, tienen un fuerte miedo al rechazo y poca capacidad de atención.

El hijo único

Ser hijo único es una posición compleja en una familia.  Sin hermanos que compitan con él, acaparará toda la atención y recursos de sus padres, pero no sólo durante la infancia sino durante toda su vida.

Se caracterizan con los siguientes rasgos:

  • Maduros para su edad
  • Perfeccionistas al extremo
  • Híper-responsables
  • Diligentes
  • Líderes
  • Se sienten más cómodos con adultos que con otros niños

Son más verbales y maduros que el resto de los niños. Al pasar más tiempo solos, tienden a desarrollar mayores habilidades de creatividad e ingenio. Son muy perfeccionistas y tienden a tener las mismas características que los hermanos mayores, pero las llevan al extremo.

Read More...

Actualidad

Cifras alarmantes de Unicef: ya hay 365 niños muertos en Yemen

No porque algo suceda a miles de kilómetros de distancia debemos quedarnos sin ver la realidad que viven los niños de los países en conflicto. Nuevamente infancias destruidas, traumas gigantes, pena y desolación. Ya hay tanto sufrimiento en Siria y ahora vemos que en Yemen está ocurriendo lo mismo.

El conflicto yemení actualmente está afectando a los niños, sobre todo a los de menos recursos. La Unicef ha cifrado en 365 el número de niños que han muerto a causa del conflicto en Yemen, afirmando que otros 484 han resultado heridos en este mismo periodo de tiempo.

Para Peter Salana, Director Regional de la Unicef esto «es algo totalmente inaceptable. Sin un fin del conflicto a la vista, la seguridad y bienestar de los niños debería estar por encima de cualquier consideración militar y política».

Lo anterior se suma al peligro de que miles de pequeños contraigan enfermedades severas como el sarampión, malaria, neumonía entre otras. Además de verse expuestos a una desnutrición severa.

El llamado de la Unicef es a respetar el Derecho Humanitario y a no atacar a la población ni las infraestructuras civiles y que permitan el acceso a las agencias humanitarias. Asimismo, ha pedido a sus socios que encuentren la forma de aumentar la ayuda y la aplicación de programas humanitarios en el país.

El tesoro más preciado de una nación son sus niños, ya que ellos son el futuro de la sociedad.

Las invito a enviar todas sus energías positivas, sus rezos, su amor a todos esos niños que sufren. Así, en una de esas, si todas nos unimos esto puede parar de una vez.

Read More...

Hijos

¿Cómo mejorar los hábitos alimenticios de los niños?

A nuestros niños desde pequeños debemos inculcarles hábitos. Éstos son fundamentales y los deben adquirir desde pequeños para que se conviertan en parte de su vida y su rutina.

Uno de ellos, son los hábitos alimenticios. Es importante que desde pequeños vayan entendiendo que deben sentarse a la mesa y comer los alimentos adecuados.

Cuando los niños ya tienen más de 3 años y no han adquirido aún estos hábitos alimenticios, es probable que se requiera más tiempo para enseñar y aconsejar en cuanto a las normas que mejorarán su alimentación.

Algunos puntos importantes que debemos considerar:

  • Los niños deben sentarse a la mesa para comer y permanecer allí durante toda la comida. Que utilicen cubiertos, que coman solos, que no jueguen con la comida se convertirán en factores esenciales que ayudaran en su alimentación.
  • Apagar el televisor y dedicar el tiempo de la comida a la comunicación familiar.

Los puntos anteriores no son fáciles y necesitan de mucha paciencia y constancia por parte de nosotros, los papás, para lograr el éxito.

Antes de comenzar a generar estos cambios, pensemos en que si lo que queremos que nuestro hijo coma, lo comemos todos también. Si no es así, deberemos empezar por cambiar nosotros para poder luego comenzar con los niños.

Para lograr esos hábitos alimenticios deseados, probemos lo siguiente:

1.- Sirvamos la comida a nuestros hijos con lo mismo que va a comer el resto de la familia. Explicarles que ellos comerán lo mismo que el resto, con calma, firmeza pero sin exaltarnos. Si comenzamos una guerra, probablemente solamente lograremos que nuestros hijos se molesten y hagan una pataleta cada vez que nos sentemos a la mesa. Lo más probable es que lloren, pero no los retemos y pidámosle de buena forma que coma todo. Cuando haya terminado la hora de la comida, retiremos el plato sin reproche.

Si nuestro hijo no se comió todo, lo más probable es que sienta hambre antes de la próxima comida. Si es así, ofrezcamos un trozo de fruta (no muy grande) para que tenga hambre a la hora de la próxima comida. Y cuando llegue esa hora, repetimos el mismo proceso de arriba. Y así sucesivamente.

No nos alteremos, porque aunque nuestros hijos no coman por uno o dos días, no se morirán de hambre. Lo más importante es que lograremos que aprendan que no tiene otra opción y comenzará a comer lo que les damos.

2.- Es fundamental buscar un tiempo para compartir con nuestros hijos a diario. Esto, para demostrarles que lo amamos y que deseamos siempre lo mejor para él. Muchos de nosotros trabajamos durante el día y nuestro único punto de encuentro es la hora de la comida. Puede que esto haga que nuestros hijos quieran llamar la atención, hagan pataletas o lloren. Por el contrario, si ellos saben que tienen otro momento dedicado a ellos, no necesitará llamar la atención.

Debemos recordar siempre que la comida sana es para todos y nosotros somos el ejemplo de nuestros hijos. No hagamos platos diferenciado. Poco a poco ellos comenzarán a entender y a aprender a comer lo que les servimos. La única diferencia puede ser la textura de los niños más pequeños y los alimentos que puedan producir alguna alergia antes del año de vida (huevo, tomate, pescado, semillas, etc.)

Ya sabemos. A comer sano en familia y a fomentar los buenos hábitos en nuestros niños. Cuando sean grandes, lo agradecerán.

Read More...

Educación

6 Maneras de educar niños compasivos

En el sitio web de Depak Chopra, Sara Schairer propone seis estrategias para educar niños compasivos. Hoy en día el bullying está a la orden del día y aunque los colegios están poniendo de su parte nosotros tenemos que poner algo de la nuestra.

La autora, quién se dedica a dar clases de educación compasiva en colegios, plantea que es necesario que los establecimientos debiesen enseñar algo de lo que es compasión y empatía (en sus presentaciones, al preguntar qué es el bullying todos saben lo que es en cambio muy pocos saben que es la empatía y la compasión) y aunque muchos podrían rebatir que no es tarea de los colegios, la autora plantea que todos debiésemos dedicarnos a enseñar esto a los niños y jóvenes de hoy en día.

Así que para todos los que estén interesados en enseñar algo de esto a sus hijos aquí van los 6 tips que Schairer plantea:

Incorporar la amabilidad en el día a día

Si no te has dado cuenta los niños son como esponjas e imitan nuestras palabras y acciones de manera natural (si no lo has visto detente a observarlos). Es por esto que debemos ser conscientes de nuestras acciones y la forma en que interactuamos con otros y con la naturaleza sobre todo si tus hijos están cerca. Si eres respetuoso y amigable con todos tus hijos, van a seguir tus pasos. Trata de incorporar actos de amabilidad cada día: sonreírle a desconocidos, saluda al chofer de la micro, buscar formas para que otras personas tengan un mejor día.

Trata a tus hijos de la forma que te gustaría que te trataran a ti

Muchas veces y por distintos motivos, sin darnos cuenta tratamos a nuestros hijos de una forma poco adecuada. Pon atención a tu forma de tratar a tus hijos, a tu estilo de padre y podrás ver a qué se refiere (sobre todo si estás apurado). Usa el tono que te gustaría recibir de parte de tu hijo, háblale como quisieras que él te hablara. Esta es una forma compasiva de relacionarse y como se dijo en el punto anterior los hijos nos imitan. A mayor respeto entregado mayor respeto recibido.

Crea un ritual de historias compasivas a la hora de comer

Además de preguntarles a tus hijos cómo estuvo su día, pregúntales qué acto compasivo hicieron. Mientras más se habla del tema más presente está en la mente de todos. Recuerda que también a ti te van a preguntar así que debes preocuparte de hacer al menos un buen acto al día para tener que decir en la noche. Además, con esta actividad se centran en lo positivo del día.

Hagan trabajos voluntarios juntos

Sabemos que entre el trabajo y todas las actividades que vienen incluidas con nuestros hijos nos dejan casi sin tiempo para hacer otro tipo de cosas. Intenta buscar horarios dentro de tu fin de semana donde puedan hacer alguna buena obra: llevar comida a un hogar, ofrecerse de voluntario en un lugar donde lleguen animales maltratados, acompañar a niños en hogares por un par de horas, entre muchas otras. Hacer voluntariado juntos ayuda a que nuestros hijos sientan que están haciendo algo por los demás y les da un valor a ellos mismos que no es tan fácil de conseguir.

Practiquen la auto-compasión

Junto con modelar la compasión a otros debemos modelar la auto-compasión. ¿Te has fijado alguna vez cómo te tratas a ti mismo? Generalmente somos nuestros peores críticos. Nunca les hablamos a nuestros amigos de la forma en que nos hablamos a nosotros mismos. Típico de mirarse al espejo y decir que estás gorda, fea, arrugada, entre miles de otros insultos.

Según un estudio realizado por Kristin Neff, la autocompasión incluye:

  • conocer nuestros sufrimientos
  • recordar que hay otros que se sienten igual que tu y por ende no estás solo en tu sentir
  • decirte palabras amables y darte valor a ti misma, es decir, tratarte como tratarías a tus amigas

Si tus hijos aprenden la auto-compasión van a poder vivir la vida de una forma más fácil que si les enseñas que deben ser siempre los mejores.

Dales un recordatorio para que lo lleven a todas partes

La idea es darle a tus hijos algo que les recuerde la importancia de comportarse de manera compasiva (algo así como un amuleto de la compasión). Un llavero para poner en su mochila, una piedra bonita, un sticker, no necesita ser nada estrafalario, solo algo que tu hijo sepa por qué está ahí.

Wayne Dyer una vez dijo que la compasión es la lección más importante para enseñarles a nuestros hijos. Si somos capaces de enseñarles a nuestros hijos a ponerse en los zapatos de otros, podríamos resolver todos los problemas sociales del mundo.

Así que de ahora en adelante te invitamos a dejar de concentrarte en el antibulling y empezar a usar las energías en educar la compasión en nuestros hijos. Ojalá seamos capaces de hacer un mundo mejor en el futuro.

Read More...