Vuelta a clases: ¿Cómo retomar la rutina?

Principales cambios en la adolescencia

Esta semana ya todos los niños están de vuelta en el colegio y con ellos todo lo que implica ser padre de un escolar: tareas, trabajos, pruebas, llevar materiales entre muchas actividades más. El temor más grande que tienen todos es de que a sus hijos les vaya bien este año, que pasen de curso y que se saquen las mejores notas posibles. Y eso, ¿cómo podemos lograrlo?

Aquí les dejamos 3 consejos básicos: Adaptarse poco a poco, hacer que los propósitos se cumplan, organizar el tiempo.

1.- Adaptarse poco a poco a la rutina: todos desearíamos que apenas entramos al colegio los niños retomaran las rutinas aprendidas el año anterior pero eso no es posible porque venimos con un chip de las vacaciones que no podemos sacar tan rápido. Como las clases están empezando puedes ir disminuyendo poco a poco los tiempos de juego y no necesitas quitárselos todo de una sola vez. Muchos papás, cuando sus hijos no tienen qué estudiar, les inventan actividades para que sus hijos estudien. En vez de eso te invitamos a buscar formas entretenidas para que repasen lo que les costó más el año anterior.

2.- Cumple tus propósitos: como recién estamos empezando el año escolar tenemos más presentes las dificultades y errores que cometimos el año pasado. Intenta modificarlos uno a uno y no todos de una sola vez. Para eso se puede usar la “Regla del 3 creciente” donde debes hacer una lista de todas las cosas que te gustaría cambiar y luego escoger solo tres de ellas.

 

  • La primera debe ser una que sepas que puede conseguirporque a veces lo ha hecho con anterioridad, aunque no se ha convertido en rutina. Por ejemplo, hacer los deberes él solo o comer de forma autónoma.

 

  • La segunda es una tarea que la sabe hacer aunque le cueste. Por ejemplo, hacer los trabajos que le mandan en clase sin estar pendiente de ello o lavarse los dientes sin ayuda.

 

  • La última es un reto más complejo y es que sea algo que te gustaría lograr aunque ves que es difícil.  Por ejemplo, estudiar solo y tú solo acompañándolo en el estudio u ordenar su cuarto.

 

Recuerda que una rutina no se consolida hasta pasados 3 o 4 semanas. 

 

  1. Organiza el tiempo desde ahora mismo. La mayoría de los niños no saben cómo organizarse,. Aunque puede parecer repetitivo, es importante volver a ubicarse en dónde estamos y hacia dónde queremos ir. Lleva unos 20 minutos como mucho, pero permite que tu hijo se centre.

 

Si sigues los consejos que te hemos dado hoy seguro que  te va a sorprender lo rápido que tu hijo se adapta a la rutina. Es importante que te mantengas firme y empieces desde el principio a enseñarle tú durante estos días (aunque parezca evidente) hasta que él adquiera esas habilidades.  Nada de hacérle las cosas y que él observe de forma pasiva.

A veces, no somos conscientes de que si la única tarea que tiene al día es estudiar y encima recibe una  ayuda extra por tu parte para que estudie solo conseguimos que se sienta un inútil. Está capacitado para estudiar y tener responsabilidades en casa como ordenar su pieza. Para conseguir que esos propósitos se cumplan debes de dejar de infravalorarlo dar por hecho que no sabrá.

 

 

You Might Also Like