Verano y cambio de rutinas

Se acercan las vacaciones de verano y con eso viene la libertad para los niños y el estrés para los padres. Ya no se les puede decir que se acuesten temprano porque hay colegio y cambian si o si las rutinas. ¿Qué debemos hacer? ¿Cómo enfrentarlo? Aquí algunas recomendaciones del doctor Carlos González.

 

Hora de dormir: Si tu hijo empieza a acostarse más tarde pero sigue levantándose temprano puede ser preocupante pero si se acuesta y levanta más tarde, es decir, sigue durmiendo suficientes horas, no es tan grave. Lo que debemos tener en cuenta es que los niños siempre deben acostarse antes o al mismo tiempo que sus padres.

 

Hora del baño: Si tienes a tu hijo acostumbrado a ducharse todos los días y durante el verano no quiere hacerlo no te preocupes. La ducha diaria no es necesaria para la salud ni mucho menos. El exceso de limpieza parece ser una de las causas del aumento de asma y de alergias ya que como el cuerpo no tiene microbios contra los cuales luchar nuestro sistema inmunológico se vuelve loco y lucha contra otras cosas como el polen o el polvo.

Muchas veces el niño no necesita bañarse y con pasarle una esponja por las rodillas es suficiente. Lo que sí conviene es bañarse después de la playa o la piscina para sacarse el exceso de sal y cloro.

 

Bañarse: Suele pasar que cuando nuestros hijos se meten al agua se quedan ahí hasta que tienen los labios morados y tiritan. Cuando esto pase preocúpate de envolverlos en una toalla y ponerlos al sol. Puedes frotarlo con la toalla o decirles que corran en círculos para que entren pronto en calor. Si se queja explícale que esto ocurre por quedarse mucho tiempo en el agua y que debe salirse antes para la próxima vez.

 

Televisión: Otra cosa que pasa generalmente en las vacaciones es que los niños ven mucha tele. Antes de ponerte a gritarle como loca piensa un poco: ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene que vean tanta televisión? ¿Qué me gustaría que hiciera en vez de ver tele? ¿Por qué? Ver mucha televisión puede traer como consecuencia que hagan poca actividad física, que interactúen poco o que vean programas que no son buenos para ellos. Para que esto no ocurra preocúpate de darle actividades más interesantes y participa con él. Con gritos y órdenes no vas a lograr nada, lo que realmente necesitas es dedicarles más tiempo y atención.

 

Helados: Cuando llega el verano pasa que todos comen muchos más helado. Los helados de agua son generalmente agua con colorante y azúcar pero los helados de leche son más nutritivos. Si toman más helado de vez en cuando no pasa nada. Preocúpate que si comen muchos helados entonces hagan más deportes para así quemar las calorías extras que están ingiriendo. Y si puedes hacer helados en casa intenta hacerlos con poca azúcar y mucha fruta.

 

Comen más a deshora que durante el año: los frutos secos (ojalá sin o bajos en sal) son un alimento nutritivo. Aportan proteínas, vitaminas y minerales por lo que es bueno tener de esto para que coman algo más saludable que dulces y chocolates. Eso sí, estos productos suelen ser calóricos por lo que hay que reducir la infesta de otros productos. Los dulces, por otro lado, son insanos pues tienen mucha azúcar, colorantes y producen caries. Intenta reducir el consumo de estos lo más posible.

 

Bloqueador: Todos sabemos lo importante que es el uso del bloqueador hoy en día. Muchas veces esto es una pelea con nuestros hijos pero no puedes dejar de darla. El sol puede causar quemaduras, manchas, dolores y a largo plazo cáncer a la piel. Todos necesitamos sol para generar vitamina D pero tenemos suficiente con el que recibimos cuando andamos en la calle. Aplica a tu hijo crema solar resistente al agua con un factor de 20 como mínimo por todo el cuerpo. Repite esto constantemente en las zonas que más quedan expuestas al sol. Cuando tu hijo salga del agua ponle una polera y sombrero para protegerlos.

 

 

You Might Also Like