Toxina Botulínica ¿Por qué es el tratamiento estético preferido por las mujeres?

Existe una gran cantidad de mujeres que acuden a cirugías estéticas para solucionar ciertos aspectos de su rostro que les incomoda, a la vez hay otras mujeres que se inclinan por el uso de cremas para dichos problemas. Sin embargo, según el Estudio Impact, hay un 22% de mujeres que optan por realizarse tratamientos estéticos y de éstas, un 60% prefiere la toxina botulínica.

¿POR QUÉ?

La toxina botulínica tipo A es una proteína producida por una bacteria y que tiene efectos sorprendentes en nuestra piel, ideal para aquellas mujeres que quieren un rejuvenecimiento sin cirugía, ya que actúa bloqueando la liberación de acetilcolina en las terminaciones nerviosas y por ende, impide que el músculo de contraiga. La Toxina Botulínica es utilizada para tratamientos estéticos principalmente en el tercio superior del rostro (perioculares, entrecejo y frente) otorgando un aspecto descansado. Los ojos se ven más abiertos pero sin cambiar su expresión y las odiadas ‘’patas de gallo’’ desaparecen. Lo mismo ocurre con las líneas del entrecejo, eliminando el aspecto de enojo al alisarse estas líneas. En el caso de la frente, la piel se estira ayudando a levantar la piel del rostro superior y dando entonces un aspecto rejuvenecedor.

La Directora de Central Klinic, Dra. Alejandra Ríos, nos cuenta cuáles son las ventajas de la toxina botulínica frente a tratamientos similares: ‘’La Toxina Botulínica es el único método que logra efecto lifting o disminución considerable del aspecto de cansancio de manera tan rápida y segura. La ciencia ha evidenciado a lo largo de los años su seguridad y eficacia en el tratamiento de arrugas dinámicas faciales. Ojo que no se debe confundir con el ácido hialurónico, ya que éste último produce aumento de volumen y relleno de arrugas, el cual puede ser un buen complemento para el tercio inferior de la cara, dando como resultado conjunto un tratamiento mucho más integral y rejuvenecedor para el rostro en su totalidad’’, cuenta la especialista.

El tratamiento con toxina botulínica dura en promedio de 4 a 6 meses y en las zonas del rostro que el paciente contrae con más frecuencia dura menos, como es el caso de las zonas perioculares.

COMPLICACIONES Y CONTRAINDICACIONES

Si bien la toxina botulínica es catalogada como una sustancia venenosa, la doctora nos alerta sobre su nulo peligro al aplicarla:

‘’La dosis que se inyecta es en promedio de 50 unidades, siendo muy bajas para llegar a ser tóxicas. Se necesitarían 2500 unidades para que fuese tóxico, por lo que no hay ningún peligro en su aplicación, siempre y cuando sea realizada por un dermatólogo entrenado’’, sostiene.

De todas formas, siempre pueden haber algunas complicaciones leves, como caída de los párpados, pero que desaparece al cabo de un mes y se puede acelerar con colirio específico. Además, en un 10% de los pacientes aparecen cefaleas pero que son transitorias por un plazo de 24 a 48 horas, pudiendo tratarlas con analgésicos.

La toxina no debe ser aplicada en mujeres embarazadas o en período de lactancia, como tampoco en menores de 12 años, en mujeres con alergia a la albúmina humana o historias familiares y personales de enfermedades neuromusculares. Tampoco se aplica si se está tomando antibióticos.

OTROS USOS Y APLICACIONES

Aparte del uso estético, la Toxina Botulínica se comenzó usando en oftalmología para el estrabismo y blefaroespasmo. También en trastornos neuromusculares como la distonia cervical, tortícolis y bruxismo e incluso se utiliza en casos de hiperdrosis o sudoración excesiva de axilas y manos.

Además, existen aplicaciones avanzadas realizadas por médicos entrenados de la toxina botulínica como es el caso de las líneas perionasales (bunny lines), arrugas del parpado inferior, arrugas perilabiales (del fumador), sonrisa gingival, comisuras bucales descendidas, contracción del mentón y cuello (bandas platismales).

La Doctora Ríos alerta sobre la controversia y confusión que hay entre los pacientes por los distintos tipos de toxina botulínica que existen, pero ‘’según los estudios científicos correspondientes, los distintos tipos de toxina botulínica son exactamente iguales por lo que el especialista entrenado en su utilización puede utilizar la que más le acomode, sin afectar en lo absoluto el resultado del paciente’’, cuenta.

En cuanto al uso estético de la toxina, la Doctora Ríos recomienda para una mejor duración del tratamiento, el constante uso de bloqueador solar (idealmente cada 4 horas) y la aplicación de un sérum o crema argireline que prolonga sus efectos.

Doctora Alejandra Ríos

Directora Médica de Central Klinic

www.centralklinic.cl

Fuente foto: www.salud.com.ar

You Might Also Like