Todo lo que debes saber de un embarazo después de los 35 años

35

Cada vez aplazamos más la maternidad. El trabajo, los proyectos personales, viajes y tiempo en pareja son algunas de las razones para ser madres en edades más tardías. Es una decisión personal y profunda que implica enfrentarse a ciertas realidades:

– Quedar embarazada después de los 35 años cuesta un poco más de trabajo. Alrededor de los 30 años tu fertilidad se reduce, tus óvulos disminuyen en número y en calidad. Además, los cambios hormonales hacen que ovules menos frecuentemente. Por eso puedes tardar un poco más de tiempo intentando quedar embarazada.

– Con la edad, la posibilidad de tener complicaciones durante el embarazo aumenta.

– Tienes más riesgos de desarrollar diabetes gestacional, que es la que aparece durante el embarazo. Si no se controla, tu bebé puede crecer más de lo normal y pueden surgir problemas durante el parto.

– Aumentan los riesgos de que tu bebé tenga defectos de nacimiento, el mayor temor de muchas mujeres a esta edad. Eso se debe a que cuando el óvulo es fecundado y empieza a dividirse para formar a tu bebé, puede tener una distribución anormal de cromosomas, lo que puede provocar por ejemplo el Síndrome de Down, que es el problema más común.

– Existe mayor riesgo de que ocurra un aborto espontáneo. Si el 15% de las mujeres que están en los veinte tienen riesgo de abortar, cuando tienes más de 35 el riesgo aumenta a un 25%.

355

Ya sabes cuáles son los riesgos y como tales, existen formas de prevenirlos si sigues ciertos cuidados:

– No dejes de asistir a todas y cada una de los controles.

– Lleva una dieta rica en calcio, hierro y vitaminas. Incluye muchas frutas y verduras y toma mucha agua. Es muy importante que controles la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre para evitar complicaciones.

– Haz ejercicio para evitar subir de peso de forma exagerada. Si hacías ejercicio antes de quedar embarazada, puedes seguir con tu rutina ajustándola a los cambios de tu cuerpo y tomando las precauciones que te recomiende tu médico. Si por el contrario, no eras activa antes de embarazarte, puedes incorporar actividades leves.

– Asegúrate de tomar ácido fólico y vitaminas prenatales.

– No fumes ni tomes bebidas alcohólicas.

– Infórmate acerca de los exámenes prenatales que podría sugerir tu médico para evaluar la salud de tu bebé para la detección de defectos de nacimiento como el Síndrome de Down.  

You Might Also Like