¡Siempre despídete de tu hijo antes de salir!

Muchas veces para evitar llantos y gritos de nuestros hijos creemos que la mejor forma de salir de casa es haciéndolo cuando están entretenidos y sin que se den cuenta. Pero la pregunta que debemos hacernos es si esta es la mejor forma de hacerlo. ¿Debo despedirme? ¿Debo decirle que me voy pero que volveré luego? ¿Mejor sigo “escapando” sin que me vea?

A todas esas interrogantes que nos surgen la respuesta es la misma: siempre es mejor despedirte, aunque quede llorando, a que un rato después te busque por todos lados y no te encuentre. Para los expertos, la situación de “desaparecer” va generando ciertos grados de desconfianza en los niños hacia nosotras porque te vas de repente y además se repite la situación varias veces más.

Siempre explícale dónde vas a ir y las razones de tu salida, sea cual sea lo que pase después. Lo recomendable es que estés tranquila al momento de despedirte para que él no te sienta tensa y nerviosa y que tampoco sea muy larga para no extender ese momento sin necesidad.

Esta situación debes repetirla siempre que lo dejes en otro lado. Por ejemplo, en el jardín infantil. Debes despedirte y transmitirle confianza. Decirle que lo irás a buscar y que pase un buen momento.

No subestimemos a los niños. Siempre hablemos con ellos diciéndoles las cosas, aunque pensemos que no nos entienden. Y por último, siempre despídete de tu hijo/a. Aunque quede llorando, poco a poco irá entendiendo y al verte volver se sentirá feliz. Todas las mamás hemos pasado por esta situación, así que ánimo.

You Might Also Like