Si los niños se duermen tarde podría afectar su desarrollo cerebral

Un reciente estudio realizado por científicos de Londres, Inglaterra, muestra como resultado que los niños de tres años que no tienen una rutina para dormir y se acuestan tarde, suelen presentar problemas en matemáticas, lectura y conciencia espacial al crecer.

Según los expertos, la falta de sueño puede provocar una alteración en los ritmos naturales de los niños y también afectar la forma en que el cerebro incorpora información nueva. Además, se demuestra que los padres de niños que se duermen tarde, les leen menos y por ende estos niños ven mayor cantidad de televisión.

Es acá donde aparece la rutina diaria para comenzar a arreglar el desorden a la hora de dormir. El estudio demostró que el desorden de horas es muy común entre los niños de tres años, por lo que el momento de dormir todos los días es a una hora distinta. En cambio, llegando a los siete años, la mitad de los niños estudiados se acuestan a la misma hora (entre 19:30 y 20:30).

Para realizar este estudio, se reunieron a más de 11.000 niños, donde los científicos recolectaron datos de ellos a los tres, cinco y siete años para poder evaluar en el tiempo el proceso de aprendizaje y la relación de éstos con sus hábitos de sueño.

Una de las grandes conclusiones de este estudio, fue demostrar que la rutina juega un rol fundamental y que establecerla en los primeros años de vida, es realmente importante. Aunque aclaran que  nunca es tarde para hacerlo.

También se aclaró que no existe hoy en día, una evidencia clara que indique que acostarlos mucho antes de las 19:30 tenga algún beneficio para el cerebro.

You Might Also Like