Separación de los padres – Paternidad compartida

Ilustração - Pais a lutar pelo filho

Cuando uno vive una separación no siempre es fácil mantener una buena relación con aquella persona que en algún momento fue amada pero que luego es reducida a solo dos letras.. Según un estudio basado en relaciones un 55% de las personas entrevistadas admitían culpar a sus ex por el fracaso de su matrimonio… ese número sube a 65% cuando se toman en cuenta solo las mujeres.

El camino para perdonar a un ex se inicia perdonándote a ti misma. Esa es la relación que va a determinar cómo serán todas las otras. A través de perdonarnos por nuestras acciones podemos liberarnos de esa sensación de amargura. Cuando nos proponemos lograr la auto superación podemos lograr que esta sensación vaya desapareciendo. Es imprescindible trabajar en esto para que la paternidad compartida funcione. Si tu y tu ex no son capaces de llevar una relación amigable o al menos civilizada seguramente quienes sentirán las consecuencias van a ser tus hijos. La paternidad compartida es una batalla del día a día donde debes trabajar duro y enfocarte para que funcione bien.

Marlo Spieth habla sobre este tema basado en todos los casos que ha observado en la corte.

 

¿Cómo convertirse en padres que comparten a los hijos de manera fácil?

  • El primer paso es intentar terminar la relación de una manera amigable. Esto no es siempre fácil o posible pero si se puede lograr hará una gran diferencia para todos.
  • Recuerda que aunque suene cliché el tiempo cura todo. No esperes tener una relación compenetrada con tu ex inmediatamente, especialmente cuando hubo un trauma en ella. Probablemente habrá problemas de rabia y celos en los primeros años o más. Nota estos sentimientos, reconócelos y trata de no alimentarlos.
  • La distancia emocional también es un factor que se logra con el tiempo. Mientras esperas es mejor fingir hasta que lo sientas. Para lograr tener una actitud serena puede ayudar que pretendas que estás en el trabajo cuando estás con el ex. Cuando tomamos el rol profesional solemos no tomar los comentarios negativos como personales. Trata cada interacción como una relación laboral. Recuerda, los dos tienen el mismo objetivo, no dejes que este sea ensombrecido por el ego.
  • Un buen equipo comparte valores. Especialmente cuando se está compartiendo la paternidad es importante de estar seguro que todos están explícitamente en la misma página. Considera sentarte con tu ex y escribir lo que ustedes buscan lograr en sus hijos (valores por sobre todo), esto ayudará a que ustedes como padres puedan tomar decisiones acertadas en momentos complicados.

 

¿Cómo hablar sobre tu ex?

Cuando interactúas con tu hijo es crucial considerar cómo tus palabras afectan a todo en tu familia. La salud emocional y física de tus hijos es lo más importante a considerar. Trata de poner a un lado tus sentimientos personales que pueden hacer que el bienestar de todos entre en conflicto.

A continuación les presentamos algunos aspectos importantes de seguir para la salud mental de tu hijo:

  • No hables mal de tu ex. No mires en menos la forma en que el otro hace su trabajo de padre o cuentes historias que los dejan mal. Eso solo hará que tus hijos sientan que tienen que elegir entre los dos padres.
  • En el mismo aspecto, haz todos tus esfuerzos por humanizar a tu ex (y no deshumanizarlo). Por ejemplo, llámalo por su nombre o, si es posible, mamá o papá. Trata de evitar frases como tu papá o tu mamá (en negativo) ya que esto sutilmente deja en el niño una sensación de culpa por existir.
  • Observa cualquier micro agresión que puedas cometer. Las micro agresiones son comportamientos hostiles que generalmente son subconcientes. Estas incluyen la degradación del otro, hacer comentarios sobre su cuerpo o su nueva pareja. Después de un tiempo estos pequeños hábitos pueden tener un efecto destructivo en tu hijo.
  • No trates de “ganar” en la batalla de lo que los demás opinen. Ten claro que tu hijo los va a querer a los dos por separado y de igual forma.

 

 

 

You Might Also Like