¿Sabes que es tan adictivo como la droga y el cigarro? ¡El olor a las guaguas!

¿Existe algo más exquisito en este mundo que el olor de las guaguas? Probablemente, muchas somos adictas y no nos podemos resistir a ese aroma tan rico y puro.

Pues bien, un reciente estudio de la Universidad de Montreal ha descubierto que el olor de un bebé puede crear en las mujeres la misma adicción que alguien que esté inmerso en las drogas. Esto se da porque este olor tan rico, genera en la madre una reacción química en el cerebro tan satisfactoria como comer o tener relaciones sexuales.

Además, este estudio complementa otro que dice que las mujeres cuando sostienen un bebé en sus manos (independiente si es suyo o no) se produce una reacción biológica natural, que está vinculada a las funciones maternas.

El estudio realizado, presenta como conclusión de que el olor de las guaguas activa el sistema neurológico de las madres. Estos circuitos son los que están relacionados con el deseo. Para llegar a estos resultados, se estudiaron dos grupos de 15 mujeres (uno de mujeres con guaguas recién nacidas y otro sin hijos) y las reacciones de sus cerebros al estar en contacto con pijamas de recién nacidos.

La reacción en el cerebro observada fue similar, tanto en el grupo de madres como en el grupo de las que nunca lo han sido. Solo un mecanismo que conlleve una determinada recompensa -como la comida o la satisfacción de cumplir un deseo- causa esta activación en el cerebro. El estudio muestra que el olor de los recién nacidos tiene un papel determinante en el desarrollo de respuestas motivacionales y emocionales, y que actúa de intermediario entre madre e hijo: ayuda al desarrollo de las funciones maternas, como la lactancia y la protección.

You Might Also Like