Recibir lo positivo

images

Alexandra Pavletich nos habla de la importancia de recibir las cosas positivas que nos trae la vida. Aquí les dejamos su columnapara que puedan practicarlo.

Enfatizar los aspectos positivos de la vida, focalizarnos en lo bueno de cada momento, expandir las sensaciones positivas y mantenernos ahí por el máximo de segundos que podamos cada vez (10, 15, 20, 30 segundos),  recablea nuestro cerebro hacia la felicidad.

Eso amplía nuestra capacidad de disfrutar la vida de manera espontánea, sin que tengamos que hacer un esfuerzo para lograrlo.

Una querida amiga mía, que comparte mi interés por estos temas, me comenta:”¿por qué nos cuesta tanto ser disciplinados y practicar estos ejercicios a diario?” entendemos lo importantes que son estas microprácticas para nuestro bienestar, pero sólo con entender no es suficiente.

Una forma de ayudarnos a practicarlos, consiste en significarlos como autocuidado, amor a sí mismo, cariño, regaloneo personal…y claro, nadie lo puede hacer por nosotros. En vez de decirnos “tengo que hacer este ejercicio a diario”, podemos decir, “qué rico quererme tantas veces al día”. “Qué bueno que hago cosas positivas por mi”, “Me encanta darme este momento”.

Yo le digo a mis pacientes: “quererte no es algo abstracto, no son palabras en el aire”. Así como queremos a alguien haciendo cosas concretas por nuestro ser amado, también hacemos cosas concretas por nosotros mismos.

Práctica de Recibir lo Positivo

Una micropráctica que estoy disfrutando, es 8 veces al día, durante 20-30-40 segundos,  noto cualquier aspecto sensorial, emocional, o cognitivo placentero que esté viviendo en el momento: “que rico este olor a pan calentito, qué exquisito el calor de mi cama, qué lindos los ojitos de mi hijo, qué bueno descansar y estirar las piernas, qué precioso está el día…lo siento, lo amplifico, digo palabras que asocio a este estado, tomo consciencia de los colores, las formas, los olores, las sensaciones físicas, y agradezco.

Fuera de mi consulta, tengo un arbusto con flores con aroma a limón exquisito! cada vez que se va o llega un paciente, tomo unos segundos para disfrutarlo! Gracias plantita! (olvidé su nombre!)

Alexandra es psicóloga en terapia MDR, aquí les dejamos su página http://www.alepavletich.com/

You Might Also Like