Prevenir el abuso sexual en niños

Captura de pantalla 2017-04-21 a las 11.50.47 a.m.

No es raro ver en las noticias que algún niño fue abusado por desconocidos o familiares. Ante esto, muchos padres se preguntan qué pueden hacer para prevenir a sus hijos y educarlos en este tema. Según los datos del SENAME, un 84,7% de los abusos son intrafamiliares. De los agresores sexuales al interior de la familia se destaca la figura del padre en el 18.1% de los casos, el conviviente de la madre 13.2%, tío 9.1%, hermano 3.9%, abuelo 3.4%, ambos padres 0.6%. Por lo tanto el 48.3% de los agresores intrafamiliares son figuras altamente cercanas a los niños y niñas víctimas de delitos sexuales, y el resto de los agresores sexuales al interior de la familia se configura por otros parientes.

El abuso sexual infantil es cualquier actividad sexual forzada entre un niño y alguien mayor. No solo se trata del contacto físico sino que también puede incluir cosas como exponerlos a la pornografía.

En muchos casos, los abusadores usan la fuerza física para lograr sus intenciones pero en bastantes oportunidades los adultos utilizan formas menos obvias de coerción. Para esto manipulan emocionalmente a los niños, los amenazan e incluso les ofrecen premios a cambio.

Con frecuencia, las personas que han sido abusadas sexualmente, se sienten culpables por no haberse sentido suficientemente seguros para decirle a alguien lo que les estaba sucediendo en el momento. Es importante recalcar a los niños que lo sucedido no fue su culpa.

¿Cómo podemos identificar un abuso?

Indicadores físicos

  • Lesiones físicas en la zona genital.
  • Dificultad para caminar y/o sentarse.
  • Secreción vaginal.
  • Quejas por dolor anal y/o vaginal.
  • Enfermedad de transmisión sexual.
  • Enrojecimiento en la zona genital.
  • Ropa interior manchada y/o ensangrentada.
  • Contusiones o sangrado en los genitales externos, zona vaginal y/o anal.
  • Ropa interior rasgada.
  • Lesiones, hematomas o erosiones en la zona genital y/o en los pechos.
  • Presencia de semen en la boca, en los genitales o en la ropa.

Indicadores emocionales y conductuales

  • Lenguaje que no corresponde a su edad.
  • Relato de actos sexuales que dan cuenta de una vivencia.
  • Conductas sexuales inesperadas para su edad.
  • Conocimientos sexuales inapropiados para su etapa evolutiva.
  • Conductas masturbatorias excesivas o inadecuadas.
  • Reproducción de actos sexuales con uso de objetos, muñecos y/o animales.
  • Comportamiento sexualizado.
  • Cambios repentinos de comportamiento.
  • Baja inesperada del rendimiento escolar.
  • Evitar el regreso al hogar.

Para poder prevenir esto OSAR (Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva) creó un video para que vean nuestros hijos y sepan cómo deben actuar frente a diferentes tipos de amenazas. Aquí se los dejamos, esperamos que les sea útil.

Ojo, en Youtube hay varios videos que pueden servir para trabajar el tema.

You Might Also Like