“Perdón”: 7 pasos para decírselo a tus hijos

7151-miedos-responsabilidades-y-alegrias-diferencias-de-ser-mama-a-los-20-o-a

Pedir perdón a nuestros hijos no es algo que acostumbramos a hacer. Muchas veces nos sacan de nuestras casillas y sin darnos ni cuenta ya estamos gritándoles o retándolos más allá de lo que realmente se merecían. ¿Qué debemos hacer entonces?

Todos cometemos errores y debemos enseñarles eso a nuestros hijos con el ejemplo, enmendando nuestras faltas por mucha vergüenza que esto nos provoque o aunque sintamos que fuimos provocados para reaccionar de esa manera. Lo más importante es ser sincero y mantener la calma cuando estés pidiendo disculpas.

Aquí les dejamos unos tips para saber cómo hacerlo.

1. Asume tus emociones y toma la responsabilidad de ellas: esta bien frustrarse o enojarse de vez en cuando, le decimos esto constantemente a nuestros hijos, solo recuerda que la forma en que respondemos a esas emociones no siempre es la correcta. Recuerda que tus hijos están observando por lo que no debes actuar de la forma en que no quieres que tus hijos reaccionen.

2. Conecta el sentimiento con la acción: explícale a tu hijo por qué te sentiste de la manera que lo hiciste, ¿qué hizo que reaccionaras de esa forma? (Ten cuidado de no usar esto como una forma de culparlo). Por ejemplo puedes decirle: perdona por haberte gritado pero no me hubiese lastimado el pie si hubieses ordenado tus autos de juguete).

3. Pide disculpas por la acción: explica cuál fue la acción que estuvo mal de tu parte y el por qué, así tu hijo aprenderá que no puede reaccionar de esa forma tampoco.

4. Reconoce los sentimientos de tu hijo: dile que entiendes que estaban dolidos y asustados. Asegúrate que tu hiijo entienda que tu amor hacia él no se basan en si cumple o no tu expectativas.

5. Comparte con él cómo piensas evitar esta situación en el futuro: esta es una gran oportunidad para enseñarle a tu hijo cómo aprender de sus errores y mejorar uno mismo. Sé específica en lo que estas dispuesta a hacer para evitar culpar a otros o gritar, por ejemplo.

6. Pide perdón. Esto es tan simple como decir ¿me perdonas?

7. Concéntrate en cómo enmendar la situación y en encontrar soluciones. Ofrécele a tu hijo discutir y trabajar en las soluciones para el tema del que están hablando. Si pones todo esto junto vas a lograr tener una disculpa que diría mas o menos así: “Me sentí frustrada cuando no estabas listo para el colegio a tiempo, pero no estuvo bien de mi parte dejar salir mi rabia gritándote. Perdón por gritarte. Estoy segura que eso te dolió y asustó. Tengo que preocuparme más de usar una voz calmada así que pondré notas alrededor de la casa que me lo recuerde. ¿Puedes perdonarme? Me gustaría conversar cómo podemos resolver este problema y avanzar”.

Recuerda pedirle disculpas a tu hijo cuando cometemos un error ayuda a nuestros hijos a reconocer sus propios errores y cómo pedir disculpas. También les enseña que está bien equivocarse. Los niños que no suelen fracasar muy seguido no saben cómo lidiar con esto y ganar confianza les permitirá arriesgarse más. En definitiva, les enseña resiliencia.

You Might Also Like