Padres y Líderes por @mjesusbm29

Teen Daughter Kissing Mother

¿Estaré haciendo las cosas bien? ¿Cómo debo actuar con mi hijo para educarlo de la mejor manera? Seguramente, estas son preguntas que muchos padres nos hemos hecho alguna vez.

Innegable es que somos el principal referente en la educación de nuestros hijos y que, por lo tanto, todo lo que hagamos o digamos influirá en su desarrollo. Entonces ¿Cómo debemos ser? ¿Qué debemos hacer? A mi modo de ver, un padre o una madre debe ser una figura que represente un “Líder” para su hijo. Es decir, alguien que conduce, dirige, inspira y principalmente, que potencia sus recursos.

Si quieren transformarse en verdaderos líderes para ellos, acá van algunos tips que los pueden ayudar. Invito a ponerlos en práctica y a comentar sus resultados

• Ayúdalo a soñar. Incentívalo a que te hable de sus sueños sin juzgar, déjalo que se explaye y hazle la mayor cantidad de preguntas posibles al respecto.

• Ayúdalo a transformar estos sueños en objetivos concretos y alcanzables.

• Reconoce y refuerza el esfuerzo, aunque este no lo lleve al objetivo esperado.

• Refuerza cada logro. El mejor refuerzo siempre será una felicitación o un gran abrazo.

• Enséñale a fracasar. Muchas veces los objetivos que nos proponemos no llegan a buen puerto y aunque no queramos, nuestros hijos deben aprender esto desde pequeños. Ayúdalo a redefinir las experiencias de fracaso como “oportunidades para aprender”. Para esto ayúdalo a revisar la situación, con el fin de que pueda darse cuenta que no estuvo bien para hacerlo distinto la próxima vez. Esto, a su vez, los ayudará a hacerse responsables de sus actos y a no echarle la culpa a los otros o a la mala suerte.

• Generaliza lo positivo que tiene tu hijo. Por ejemplo, si fue generoso con su hermano decirle que “ES” un niño muy generoso. Al contrario, lo negativo siempre delimítalo a la situación particular. Por ejemplo, si no le quiso prestar un juguete a su hermano, es un error decirle “Eres un egoísta” ya que eso sería etiquetarlo, ponerle un adjetivo frente a una situación puntual. Explícale que eso que acaba de hacer no se hace y cuéntale cómo debe actuar distinto la próxima vez. ¡Refuérzalo cuando lo haga!

• No hagas todo por él, esto solo le transmitirá el mensaje de que “no soy capaz”. Explícale cómo se hace y deja que lo haga sólo. Si se equivoca ayúdalo a revisar el error y enséñale a hacerlo correctamente.

• Y lo más importante a mi parecer…Ayúdalo SIEMPRE a que reconozca cuáles son sus recursos, lo que hace bien, para lo que es bueno y poténcialo cada vez que puedas. Si le gusta pintar llévalo a una mesa llena de hojas y lápices para colorear, si le gusta leer llévalo tardes completas a la librería, si le gusta el deporte acompáñalo al cerro o llévalo a una plaza con buenos árboles para escalar y si le gusta bailar ponle música y baila con él.

Seamos líderes en la educación de nuestros hijos, potenciemos sueños, reforcemos el esfuerzo, los logros y entrenémonos en ver cuáles son los recursos y fortalezas de nuestros hijos. De esta forma generaremos un clima emocional potenciador del aprendizaje “con sentido” y un sano desarrollo.

jesu mama2pto0

 

 

You Might Also Like