¿Por qué debemos motivar a los niños a aprender música?

beneficios música

¿Sabías que las regiones del cerebro que procesan los sonidos y la música se relacionan también con la memoria o habilidades del lenguaje? Un estudio publicado en el 2009 por el Journal of Neurocience descubrió que la formación musical en niños conduce a cambios en la estructura cerebral, ya que fomenta la neuroplasticidad, o sea la comunicación entre neuronas, que modula la percepción de los estímulos del medio, la sinapsis y la regeneración neuronal. Esto significa que los niños que estudian música tienen un cerebro mucho más activo, especialmente para desarrollar las habilidades de lenguaje, memoria, conducta e incluso inteligencia espacial.

Al respecto, la Musicóloga y Vicerrectora Académica de Projazz, Alicia Pedroso comenta: “Está demostrado que la práctica de la música es una experiencia directamente relacionada con la promoción de mejoras en la organización del espacio y el tiempo a nivel cerebral. El pensamiento matemático también se ejercita, ya que la música occidental está inscrita en un patrón de multiplicaciones exponenciales. Aprenden a trabajar con el volumen del sonido, aprendiendo con esto a dosificar fuerza e intensidad en una experiencia que es difícil de encontrar en otras zonas de su vida. Añadido a todo esto encontramos la emoción que vehicula de por si la satisfacción del cumplimiento de un desafío cuando se genera un correcto soporte (en este caso del profesor), activando los círculos de recompensa interna y liberando endorfinas y dopaminas, promoviendo un estado de placer”.

Actualmente, Projazz ofrece cursos de canto e instrumento para niños desde los 7 años y clases de iniciación musical, especialmente pensadas en niños desde los 3 y hasta los 6 años, donde por medio de actividades entretenidas y ejemplos sencillos los más pequeños podrán tener el primer acercamiento a la música, conociendo y explorando sus posibilidades con un profesor calificado que lo guiará en sus primeros pasos, teniendo a su disposición instrumentos como piano, batería, guitarra, entre otros.

Estos cursos se han diseñado respetando las diferentes etapas de desarrollo cognitivo de los niños: por ejemplo, desde los 7 años (etapa que Piaget señala como de “regla/rol” porque los niños aprender a seguir tanto reglas establecidas como a respetar y asumir roles) definitivamente se puede aprender a tocar un instrumento: colocar correctamente los dedos en una guitarra para formar un acorde, y más. Antes de esta edad y desde los 2 años, los niños ya pueden iniciarse en la lectura musical, aprender una canción y recordar cómo cantarla.  De todos los talentos que puede tener una persona, ninguno surge más temprano que el talento musical y esta es la razón de porqué desde chicos nos encanta la música.

Al estudiar música también se abre otro horizonte: que los mismos padres se motiven y aprendan a cantar y tocar. En Projazz tendrán presentaciones semestrales, en las que podrán compartir escenario en familia y vivir un momento inolvidable. Más información la pueden encontrar www.projazz.cl

 

 

You Might Also Like