Motricidad en nuestros hijos

Juegos Método Montessori

La motricidad se refiere a la capacidad de controlar los movimientos del cuerpo. Para esto intervienen todos los sistemas de nuestro cuerpo y va más allá de la realización de movimientos y gestos. Incluye además la espontaneidad y la creatividad.
Cuando un niño nace sus movimientos son involuntarios e inconscientes. A medida que va creciendo estos movimientos se vuelven intencionados, en un principio con muy poca coordinación para llegar en algún minuto a que estos sean coordinados y dirigidos completamente.
Una de las primeras manifestaciones de la motricidad es el juego, que poco a poco se va haciendo más complejo con los estímulos y experiencias, lo que hace que los movimientos cada vez sean más coordinados.
La motricidad se relaciona con todos los movimientos que, de manera coordinada y voluntaria, realiza el niño con pequeños y grandes grupos de músculos. Estos movimientos constituyen la base para adquirir el desarrollo de las áreas cognitivas y del lenguajeEl ritmo de evolución, como siempre, varía de un niño a otro. Cada niño lleva su propio ritmo en el desarrollo.

Existen dos tipos de motricidades que son desarrolladas por los niños:

  • Motricidad fina: se centra en movimientos más precisos que requieren una mayor coordinación ejecutada por un grupo de músculos más pequeños, por ejemplo la coordinación óculo- manual (ojo-mano) que se realiza al coger un lápiz y colorear. Para este tipo de motricidad se necesita un mayor desarrollo muscular y del sistema nervioso. A las guaguas, cuando son chicas les cuesta mucho sujetar los juguetes o tomarlos porque todavía no han desarrollado este tipo de motricidad. Poco a poco van coordinando los movimientos hasta lograrlos. Este tipo de motricidad es muy importante para poder experimentar con el entorno que les rodea y para ir adquiriendo una mayor capacidad intelectual. Además es la que permite tomar el lápiz, cortar con tijeras y escribir, habilidades esenciales a la hora de entrar al colegio.

 

  • Motricidad gruesa: es la que hace referencia a todas las acciones que implican movimientos amplios y por ende a grandes grupos de músculos, refiriéndose a movimientos que involucran a todo el cuerpo o parte de él. Tiene relación con la coordinación general, el tono muscular, el equilibrio del cuerpo, la posición, agilidad, fuerza, etc. Este tipo de motricidad es vital para el desarrollo integral del niño, incluyendo los movimientos de brazos, piernas, espalda y abdomen. Gracias a este tipo de motricidad el niño puede moverse y desplazarse para explorar y conocer el mundo que lo rodea.

 

¿Qué actividades puedo hacer para desarrollar estas motricidades?

Existen diversas actividades que, como padres, podemos hacer en nuestra casa con los niños.

Para la motricidad fina podemos pintar, hacer punzado, pegar, rasgar, tomar cosas con la yema de la mano o con dos dedos tipo pinzas, amasar, entre muchas otras.

Para la motricidad gruesa en tanto podemos hacer actividades como apuntar las partes del cuerpo, subir o bajar escaleras, caminar o saltar sobre una linea imaginaria en el piso, bailar diferentes ritmos, hacer ejercicios de balanceo, lanzar y atrapar la pelota y todo lo que implique grandes movimientos.
En definitiva, la motricidad es algo que se va a desarrollar en nuestros hijos y que coo padres podemos fomentar y ayudar a mejorar. Si notamos que nuestros hijos están teniendo muchas dificultades en este tema podemos consultar a un especialista (terapeuta ocupacional) para que lo evalúe y vea si es necesario hacer un trabajo profesional con nuestros hijos.

You Might Also Like