Motivar la lectura de tres formas

lee

Ya no es necesario contarles de la importancia que tiene la lectura en nuestros niños pues es algo que hemos mencionado una infinidad de veces, por lo que esta vez queremos hablar de cómo motivar a nuestros hijos. La lectura puede llevarnos a lugares y aventuras que no viviremos de ninguna otra forma y nos ayuda a desarrollar nuestra imaginación. Pero, ¿cómo lograr que nuestros hijo amen la lectura tanto como nosotros?

Antes que todo, es una gran idea rodear a nuestros hijos de libros y ayudar a hacer de la lectura una experiencia positiva para que ellos compartan contigo. Aquí hay algunas ideas para motivarlos.

  1. Léeles: empieza a leerle a tu hijo cuanto antes. Estarían sorprendidas de la diferencia que esto puede producir en un niño. Incluso cuando son recién nacidos puedes invertir en libros para bebés y hablarle sobre los dibujos que allí aparecen. Cuando son pequeños leer las palabras que aparecen en el libro no es algo necesario. A medida que van creciendo todavía se le hace difícil a los niños estar sentados y escuchar un libro completo, lo que puede frustrarnos como padres. Sin embargo no debemos dejar de sentarnos con ellos y nombrar las cosas que aparecen en las páginas. A medida que vaya aumentando su atención puedes empezar a leerles realmente lo que dice el libro. Después de los cuentos cortos con dibujos puedes introducir libros con capítulos cortos pero que enganchen al niño. Conversa con ellos sobre los personajes y de lo que están leyendo incluso si no estás sentada con el libro en ese momento. Eso realmente puede mejorar la comprensión de la lectura.
  2. Lee con ellos: Una vez que tus hijos aprendan a leer por sí mismos, no los dejes solos. Elige libros con palabras fáciles y lee con ellos. Trata de que ellos lean una oración o párrafo y luego tu lees el siguiente. Una vez que hayan superado la lectura de párrafos pasa a que lean por página. Ayúdales con las palabras difíciles y amablemente corrige aquellas que hayan leído mal. Motívalo a que pronuncie esas palabras que no son familiares pero detente si te das cuenta que esto los está frustrando.

Recuerda que la lectura debe ser un momento agradable para los dos, separado de las tareas y trabajos del colegio.

Puedes motivar a tus hijos a que vayan a la biblioteca y que ellos elijan los libros de su interés (incluso puedes sugerir diferentes tipos de géneros literarios para descubrir qué es lo que más les motiva).

 

  1. Lee alrededor de ellos: los niños que ven a sus papás leyendo tienen más tendencia a ver la lectura como algo entretenido y motivante. Mantén en tu casa libros adecuados para todas las edades de los integrantes de la familia. Si es posible crea una biblioteca familiar en la casa, incluso puedes hacer un día de lectura donde todos se sienten a leer y compartan un buen momento en familia. Pueden comentar los libros que cada uno está leyendo y contarles sobre lo que tú misma estás leyendo si crees que hay una parte que puede interesarles. Si sabes de algún interés de tu hijo puedes buscar algún libro que hable sobre esto y juntos explorarlo para así motivar su lectura.

No hay nada mejor que estar “atrapado” en la lectura de un buen libro y es por esto que tu comiences a motivar a tu hijo hoy a leer.

You Might Also Like