Mindfulness: ¿Qué es y cómo podemos lograrlo?

 

Muchas deben haber escuchado hablar de esta palabra que está tan de moda pero, ¿saben qué significa? Mindfulness es la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de “recordarnos” estar en el presente, es decir, constantemente estar volviendo al aquí y ahora.

No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente: es la que nos permite recordar a dónde estamos yendo mientras caminamos, aún cuando durante el trayecto nos hayamos perdido en miles de pensamientos. Sin Mindfulness sería imposible poder observar y reconocer la propia experiencia y vivir en este mundo. Sin embargo, y aunque creemos tener control conciente de nuestra atención, lo que normalmente sucede es queestamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien, reconociendo solo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente: si lo que estoy experimentando me gusta, quiero que continue o si lo que estoy experimentando me desagrada, quiero que desaparezca.

Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Así es que, aunque experimentemos algo desagradable (por cierto algo inevitable en la medida en que estemos vivos), podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello desagradable desaparezca. Quedarse solo con lo que experimentamos sin agregar sufrimiento es lo que la práctica de mindfulness permite (www.mindfulness-salud.org/)

 

Entonces, ¿qué podemos hacer para desarrollar algo tan importante? La página lifehack.org nos propone 6 cosas que podemos hacer en el día a día.

  1. Empieza un diario de gratitud y amor propio: Una parte del mindfulness que no hacemos es dedicar tiempoa reflexionar sobre los momentos positivos de nuestras vidas. Es muy fácil entrar en un estado donde solo nos preocupamos de todo lo que está mal y es algo muy destructivo.

Te recomendamos poner un cartel en alguna parte de tu casa que veas constantemente que diga GRATITUD y has un diario donde cada noche te tomes unos pocos minutos y escribe una o dos cosas que te hicieron feliz ese día, una o dos cosas de las que estás agradecido y una o dos cosas que hiciste que hizo feliz a otra persona. Cuando estés con los ánimos bajos o no se te ocurra nada puedes dedicarte a leer las páginas anteriores.

 

  1. Presiónate para hacer todos los días una pequeña meditación y ejercicios de respiración: aprender a meditar no es ta difícil. Según QuietKit puede ser algo tan simple como cerrar tus ojos, aquietar tu cuerpo y concentrarte en la respiración.

Durante períodos de estrés, ansiedad o rabia para, cuerra tus ojos, respira profundo y cada vez que exhalas imagina que estás sacando fuera de tu cuerpo todo lo negativo. Esto va a evitar que actúes impulsivamente y te va a conectar con tu mejor persona.

 

  1. Incrementa tu conciencia: preguntate varias veces al día cómo te sientes: ¿por qué tengo esa molestia en el estómago? ¿cuál es la razón de mi mal humor?¿qué me está molestando realmente? Cuando puedes identificar las causas reales de tu incomodidad las puedes tomar y trabajar con pensamientos de paz, con esas pequeñas meditaciones, con pensamientos alegres o haciendo algo positivo por otro. Sacar de nosotros la negatividad es algo en lo que debemos trabajar todos los días.

 

  1. Domina el arte de observar a las personas: observar a la gente es entretenido pero también desarrolla aspectos importantes en las pesonas como habilidades de observación y empatía. Cuando observamos a otros aceptamos mucho más y enjuiciamos menos y cuando logramos esto obtenemos más paz interior.

 

  1. Deja de correr: esta es una misión bastante compleja para todos los que son trabajólicos, los que tienen la necesidad de correr todos los días para sentir que logran hacer más o los impulsivos. Por supuesto que hay momentos en los que debemos apurarnos. Hay horarios que cumplir, horas a las que debemos llegar, niños a los que debemos llevar en horarios específicos y cosas que tienen que estar listas en algún momento específico. Pero si corremos todo el día significa que no paramos; respira, dejate llevar y establece como prioridades la paz, la conciencia de lo que es positivo en nuestras vidas, amar y hacer cosas por los otros.

Aprender a ir más lento requiere de práctica, pon atención a tu respiración, medita cuando caminas o cuando estás sentado, manda pensamientos de amor a otros o a ti mismo, deja salir pensamientos y sensaciones negativas.

 

  1. Conviertete en un mejor comunicador y escucha más: uno de los grandes logros del mindfulness es que estamos más concientes de los sentimientos de los demás y de los nuestros. Cuando hacemos esto estamos más abiertos a escuchar. Practicar el arte de escuchar implica también el ser capaz de hacer la pregunta que alienta al otro a expresarse de manera honesta. Es desarrollar relaciones de confianza con otros y valorarlos desde sus puntos de vista y principios que pueden ser muy diferentes a los nuestros lo que nos hace abrir nuestra mente y corazón.

 

  1. Practica el tipo de mindfulness que quieras: las apps, los libros y las recomendaciones de otros pueden o no pueden ser útiles para ti. Al final todos somos personas diferentes y nuestro viaje por el mindfulness va a ser diferente para cada uno. El viaje va a requerir de tiempo pero vale la pena. Tu habilidad de mejorar tu mindfulness, de pasar más tiempo en el lado positivo de la vida y la capacidad de conectarte con otras personas en esos temas te va a hacer una persona más feliz y más saludable.

You Might Also Like