¡Mi mejor 18! por @Alepolig

Fiestas_Patrias

Hoy comienza el que para mí, es el mejor feriado de todos. Fiestas Patrias hace que todos y cada uno de nosotros nos sintamos felices, con ganas de celebrar, con ganas de compartir con la familia y amigos.

Bueno, la vida no pasa en balde y ya a estar alturas, las celebraciones se resumen a actividades con los niños, durante el día y a ciertos asados elegidos casi que con pinza.

Pero antes, era una verdadera maratón de eventos y asados. Fuera de Santiago, en Santiago, la verdad es que daba lo mismo. Lo importante era juntarnos y pasar un momento de total alegría entre amigos y familia.

Pero lejos, lejos, lejos fue el 18 que pase en la gira de estudios. Era el año 98´ y prácticamente todo el curso partíamos en un viaje que se convertiría en inolvidable. La ilusión de viajar juntas, recorrer distintos lugares y de disfrutar de 10 días exclusivamente para nosotras.

No sé como describir lo bien que lo pasamos. Todas juntas de un lado a otro y compartiendo experiencias increíbles. No era sólo para estar con tus más amigas, fue un momento de conocerlas a todas en el día a día, de darnos cuenta de que a pesar de cualquier cosa, éramos un curso muy unido.

Anécdotas hay miles y estoy segura que serán parte de nuestro inventario por el resto de nuestras vidas (como ya lo ha sido desde ese momento). Pese a todas las restricciones que intentaron ponernos las profes que nos acompañaron, logramos salir victoriosas de cada una de ellas. ¿Por qué? Porque simplemente el viaje de estudios nos sirvió para darnos cuenta de que hay experiencias que hay que vivir a concho, de que los momentos hay que disfrutarlos al máximo y de que la amistad es demasiado importante para la vida.

Hoy, 16 años después de ese mágico 18 de septiembre en Brasil me doy cuenta de que lejos han sido las mejores fiestas patrias de he pasado. No sólo por la experiencia que significa el viaje de estudio, sino por haberlo disfrutado con amigas, a la distancia y solas, donde todos los sentimientos se vuelven más profundos y más sinceros.

La invitación que hoy les hago es a disfrutar el 18 al máximo, pero con cuidado y con mesura. No nos olvidemos nunca que todos los extremos son malos y que lo importante es tener lindos recuerdos de cada momento vivido para poder compartirlos con nuestros hijos y amigos cada vez que se de el instante.

Hoy leí un tuit que decía algo más a o menos así: “durante estas fiestas, tengo el 50% de mi vida protegida porque me cuido yo. El otro 50% depende de otro y ese no lo podemos controlar”. No seamos irresponsables, porque no es sólo nuestra vida la que ponemos en riesgo si cometemos locuras, es la de los otros también. No podemos ser así de egoístas.

Tengamos ojo con nuestros hijos y nos los dejemos nunca de observar. ¡Qué este 18 sea una fiesta de alegría! Y que sea inolvidable para cada una de ustedes, como lo fue mi mejor 18 de septiembre en mi viaje de estudios.

You Might Also Like