Mi hijo recién nacido tiene hipo ¿Por qué será?

El hipo en los bebés recién nacidos es muy común. Muchas veces nuestros pequeños andan constantemente con el “hip hip” y pensamos que les produce un dolor y una molestia grande. Pero para nuestra tranquilidad no es así. Según estudios recientes, el 80% de los bebés recién nacidos llegan a experimentarlo, son inofensivos y no necesitan ningún tipo de tratamiento. Así como aparece, se va y comienza a disminuir su frecuencia e intensidad hacia los seis meses de vida.

Generalmente el hipo es causado por una inmadurez del sistema nervioso que provoca contracciones repentinas del diafragma. Cualquier cosa que irrite este diafragma, hace que como respuesta aparezca el hipo: exceso de alimento, un sorbo muy rápido, tragar aire o incluso algún cambio de temperatura.

Este hipo puede durar muy poco en los bebés, por lo que grandes técnicas para evitarlo no se requieren. Así como viene, se va. Pero igualmente existen algunas técnicas que nos pueden ayudar a que nuestro pequeño no tenga tanto hipo:

– Una de las causas es que trague aire mientras está tomando leche. En este caso debes parar de dar leche, dejar pasar unos minutos y volver a dar pecho intentando evitar la entrada de aire.

– Lo mismo debemos hacer si notamos que nuestro hijo toma leche muy rápido. Aunque reclame un poco, paremos de amamantar, dejemos que descanse un poco y retomamos.

– Después de tomar leche, debemos ponerlo en posición vertical para bote “chanchitos” y así elimine los gases que andan dando vuelta por su guatita.

– Los cambios de aire también pueden dar hipo. Evitemos cambios bruscos de temperaturas, si hace frío, debemos abrigar bien a los pequeños y evitemos corrientes de aire.

Como siempre terminamos diciéndoles que si el hipo se vuelve recurrente, con mucha intensidad y muy seguido debemos consultar a nuestro pediatra. No dejemos pasar el tiempo. Más vale quedar por preguntamos que quedarnos con la duda ¿cierto?

You Might Also Like