Madres felices: un secreto para lograrlo

coffee_0

“La felicidad de los padres conlleva por lo general al bienestar de los hijos y ayuda a que estos alcancen con más facilidad sus metas y objetivos”, aseguran los científicos, quienes tras sus investigaciones concluyen que las madres felices son las mejores madres.

Como madres generalmente tendemos a dejar nuestras necesidades en segundo e incluso tercer plano. Aunque se nos haga difícil, es importante que estemos felices con nosotras mismas también y, para eso, tenemos que darnos tiempos y espacios.

¿Cómo podemos conseguir la felicidad? Eso es algo que los humanos siempre nos hemos preguntado y que no tiene la misma respuesta para todos, lo que si está claro es que siempre hay tiempo para lograrlo, sobre todo teniendo hijos. Pero hay otra formula que nos ayuda a ser felices, o por lo menos nos ayuda a liberar el estrés que implica cuidar a un hijo: compartir momentos con nuestros seres queridos y en especial con las amigas. Cuando compartimos nuestras vidas con las personas que deseamos, nuestro día a día se vuelve más llevadero y por qué no decirlo, más feliz.

Ciertamente cuando el bebé está muy pequeño es difícil para algunas madres mantener las relaciones sociales con las amistades, sobre todo porque no les sobra mucho tiempo. Sin embargo, esta etapa pasa y poco a poco te irás acostumbrando a las nuevas rutinas que incluyen los cuidados del niño e irás retomando de a poco las actividades que te gustan y te parecen placenteras. Entre estas actividades figura volver a salir a reuniones familiares, asistir a cumpleaños o simplemente salir a tomarte un café con una amiga; muchas veces esas escapadas no se extenderán por más de 15 minutos o media hora, pero muchas veces estar un ratito es más que suficiente.

Compartir con las amigas las alegrías y los desafíos que implican ser madre sirve como terapia y te ayuda a aprender técnicas o escuchar consejos de cosas que a ellas les estan funcionando. Incluso si tus amigas aun no son mamás pueden escucharte y eso aliviana la carga.

Muchas podemos sentir que son egoístas al invertir tiempo en ellas pero los ratos de sano esparcimiento contribuyen a la salud mental y esto te hará más feliz, mejor mamá, mejor esposa y mejor persona.

Las amigas alivian nuestros males, de eso no hay duda.  Y la verdad es que no tienen que por qué ser muchas, no se trata de cantidades; con una amiga basta, lo importante es que te escuche sin importar si el tema es la mamadera, el chupete, los pañales o los problemas de pareja. Ella te ayudará a liberar tensiones que a veces puedes sentir cuando quieres estar a la altura de las expectativas (propias o externas) las que generalmente son muy altas.

Aunque suene reiterativo es muy importante que como mujer y ser humano tengas tiempo para ti y que nunca relegues tus necesidades sobreponiendo la de otras personas porque con esto solo conseguirás desligarte de ti misma, desconectarte de tu ser y dejar de crecer como mujer, ser humano y madre

You Might Also Like