La vida moderna ¿un atentado contra la caballerosidad?

11461743-hombre-que-se-oculta-un-ramo-de-flores-de-su-novia

El otro día estaba leyendo un reportaje sobre este tema y me quede pensando en ello. Y tenía toda la razón. Hoy la tecnología, los avances propios de la humanidad y cuántos inventos que han creado, han hecho que se haya ido perdiendo ese aire de caballerosidad que en los años de nuestros papás (o abuelos) era un toque de romanticismo extremo.

Algunas son cosas tan básicas, que incluso han hecho nuestra vida más simple, y que en variadas oportunidades agradecemos su existencia, pero que se han convertido en un total atentado contra los hombres y su caballerosidad.

Acá les dejamos algunos ejemplos:

-Las puertas giratorias: sí, aunque no lo crean. Las puertas giratorias se convirtieron en el enemigo del hombre que abría la puerta al entrar a algún lugar. Ya no tiene sentido hacerlo, las puertas o giran o se abren solas. No tiene sentido esperar que la abran, porque lo hacen solas o giran.

Cierre centralizado: una de las postales típicas de las películas románticas de antes, era la apertura de las puertas por parte de él hacia ella. Hoy, prácticamente eso no existe. El cierre centralizado hace esa tarea y simplemente, nos olvidamos de ese gesto tan romántico.

Flores por Internet: si bien, sigue siendo un gesto maravilloso (aunque lleguen por Internet) antes era fantástico que llegará a tu casa con un ramo de flores. Hoy, son contadas las ocasiones que vemos caminando por la calle a un hombre con flores y globos para entregarlas a su enamorada.

Celulares: antes, llamar por teléfono era toda una osadía. Primero debía hablar con toda la familia para luego recién llegar a hablar con su “pinche”.  Hoy, es corta: conseguir el celular y puedes hablar con ella todo el rato e incluso por whatsApp.

abrir puerta

Mensajes de Texto: aunque no lo creamos, aún en el mundo se mandan 200 millones de mensajes de texto por segundo. Más de alguno de esos SMS son de hombres que dejaron de llamar, para mandar mensajes por el celular.

No dejemos que estas cosas, que son necesarias para la vida de hoy, vayan matando el romanticismo y la caballerosidad. Ojalá que los hombres sigan siendo tan románticos como en el clásico “Casablanca” o “Love Story”.

Y ustedes ¿cuáles agregarían?

 

You Might Also Like