La edad preescolar es clave para enseñar sobre alimentación

Sabemos que nuestros hijos desde pequeños deben aprender a alimentarse bien, pero pocas veces somos conscientes de esta premisa.

Se acaba de dar a conocer una investigación en la que se concluye que la etapa preescolar es clave para enseñar sobre alimentación, los niños entre los 3 y los 5 años de edad tienen conciencia para saber qué alimentos son o no saludables. La investigación sugiere que los niños deben recibir educación sobre alimentación y nutrición a partir de estas edades para que se consoliden los hábitos nutricionales saludables desde la primera infancia.

El estudio tuvo como finalidad demostrar que la conciencia de la importancia de una dieta saludable se debe introducir en la infancia, a una edad temprana, pero para ello se debe trazar el desarrollo de la comprensión que tienen los niños de la comida y la bebida. En este estudio se trabajó con un grupo de 172 niños entre 3 y 5 años y se pretendía determinar la capacidad que tenían para discernir entre los alimentos saludables y los no saludables. Curiosamente, para algunos, una buena parte de los niños identificaba la naturaleza saludable de alimentos como las verduras, la fruta o la leche.

Con respecto a la percepción de que se deben comer menos alimentos con alto contenido en grasa o azúcares, porque pueden afectar negativamente a la salud, era mucho menor. Teniendo en cuenta que los pequeños son capaces de identificar los alimentos saludables, se crea un punto de partida muy valioso para educarles sobre alimentación y nutrición. Los investigadores apuntan que a partir de los 4 años de edad es un buen momento para empezar a proporcionar información adaptada a su entendimiento sobre los alimentos, las propiedades nutricionales y la relación que tienen con la salud. Se indica que hay que hablarles de los dos grupos de alimentos, saludables y no tan saludables.

Según los expertos, la conciencia de los niños sobre qué alimentos son saludables no estaba vinculada al nivel socioeconómico de la familia o los hábitos alimentarios que tuvieran en el hogar, también explican que la televisión no influyó para mejorar la percepción de qué alimentos eran más convenientes. Otro dato, la mayor edad ayuda a discernir entre alimentos saludables y no saludables, siendo una marcada diferencia a partir de los 4 años de edad, sin embargo, a los 5 años de edad no tenían todavía capacidad suficiente para identificar la mayor parte de los alimentos que no son saludables y que se deben consumir con moderación.

Entonces, el desafío es hablar con nuestros niños con palabras claras, explicándoles que existen sustancias que hacen bien y otras que no. Aunque no nos demos cuenta, ellos nos entienden y comprenden el concepto. Lo importante es que sea tan marcado en sus vidas para que ellos mismos puedan elegir alimentos que les hacen bien.

You Might Also Like