Hora de darse permisos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos los días me levanto a la misma hora… las 6:30 de la mañana (y eso que soy afortunadas porque muchas se levantan antes que yo), preparo desayuno, ayudo a mis hijos a vestirse, a lavarse los dientes y dependiendo el día me toca ir a dejarlos. Finalmente alrededor de las 9:30 “empieza” mi día. Ahí toca cumplir con todos los requisitos del trabajo, sea cual sea todos tienen requisitos: si eres empleada de una empresa tienes metas y trabajos que realizar, si eres dueña de casa te tienes que preocupar de hacer el aseo y la comida y todo lo demás… y para muchas eres las dos cosas y tienes que cumplir con los requisitos de la casa y de la pega.

Al final del día estás agotada soñando con dormir pero todavía no es hora. Toca dar la comida, acostar a los hijos, acompañarlos, revisar las tareas, leerles un cuento, pedirles que te lean si es que están en los primeros años de educación básica en fin… un sin número de otras actividades.

Entonces, ¿por qué nos sentimos culpables cuando por ejemplo no nos da el animo para ir al supermercado? ¿o cuando decidimos meternos en la cama y ver tele por 30 minutos sin que nos interrumpan?

Creo que es hora de que como mujeres nos demos permisos de hacer las cosas, que dejemos de hacerle caso a las críticas sociales y empecemos a escucharnos a nosotras mismas, a nuestros cuerpos, a nuestra alma pero sin culpas. Algo que definitivamente no es fácil en la sociedad actual.

Sin menospreciar a nadie, si te fijas en los hombres (que generalmente cargan con hartos menos rollos y presiones sociales que nosotras) ellos si no quieren o no pueden hacer algo simplemente dicen que no. Tenemos que empezar a hacer lo mismo. El mundo no se va a caer si dejamos de contar un cuento una noche, o si por un día en vez de dar una comida saludable damos algo fácil y rápido.

Las invito a tomarse 5 minutos al día y esconderse aunque sea en el baño a respirar, a descansar, a meditar o a lo que quieran por mucho que lo que quieran hacer sea NADA. Empecemos a darnos permiso de tener 5 minutos al día para nosotras, que aunque nos tiren la puerta abajo no salgamos, nos merecemos un tiempo para nosotras y nos lo hemos ganado. Dejen de tener miedo al que dirán y a las críticas externas y empiecen a VIVIR la vida, no a pasar por ella día con día porque es lo que toca. El cambio está en nosotras y tenemos todo el derecho de hacerlo. Mucha suerte.

 

You Might Also Like