¿Google o los papás? ¿A quién prefieren preguntar nuestros hijos?

Retrocedamos un par de años… ¿Qué hacías cuando tenías una duda en una tarea? Le preguntabas a mamá, cierto… y si mamá no tenía la respuesta, recurríamos a un diccionario o a la enciclopedia. Es que nuestro acceso a internet era mucho más escaso y bastante más precario que el que nuestro hijos tienen en la actualidad.

Los niños ahora tienen muchos más recursos que nosotros a su edad, hasta el punto que pocas veces preguntan a sus padres o profesores. Así lo afirma un estudio hecho por Birmingham Science City en el Reino Unido, que llama a esta como ‘la generación Google’ por preguntar primero al buscador que alguien cercano.

El estudio se realizó con una muestra de más de 500 niños entre 6 y 15 años y buscó identificar hasta que punto este rango de edad está usando Internet y medios digitales para obtener información. 

Los resultados: 54% de los niños prefieren preguntarle a Google cuando tienen una duda, solo un 3% le pregunta a sus profesores y uno de cada 10 dice que jamás hablaría con su docente si tiene dudas.

Las cifras muestran la confianza que los niños tienen en el buscador, pues el 91% lo usa, el 47% afirmó consultarlo por lo menos cinco veces al día y el 18% dijo buscar en Google 10 veces o más diariamente. Si no encuentran la respuesta a la pregunta que tienen, la siguiente opción es entrar a Wikipedia.

El que muchos no vean a sus profesores como fuente de información muestra que los docentes están perdiendo terreno frente a la tecnología. Pero aún así, los padres siguen ocupando el segundo lugar con un modesto 26%, esto en buena medida porque el 34% de los encuestados creen que ellos no tienen la capacidad de ayudarles con la tarea y –un poco más cruel– el 14% cree que sus padres no son inteligentes.

Entre los datos más sorprendentes es que una cuarta parte de los niños que participaron en el estudio no saben qué es una enciclopedia: el 10% creyó que era un utensilio de cocina o un instrumento de operación. La mitad de los encuestados no ha usado una enciclopedia en papel y el 19% jamás ha visto un diccionario impreso.

You Might Also Like