Estudiar con música ¿Es posible llegar a concentrarse?

estudiar con música

Seguramente que más de alguna vez nos hemos hecho esta pregunta. La interrogante típica es si es posible concentrarse en el estudio, si se está escuchando música que distrae la atención. Y sobre todo cuando hablamos de hijos adolescentes donde la mayor parte de su tiempo la pasan con audífonos y, algunos de ellos, se sientan a estudiar con música

El sitio Educación2.com nos muestra que sí es posible estudiar con música y que además tiene beneficios. Explica que la composición de la música está basada en 3 puntos principales que son la melodía, armonía y ritmo, y que estos elementos se conjugan y hacen que un alumno que tenga hábitos de estudio escuchando música pueda sacarle mayor provecho.

Estudiar con música

Fuegos artificiales por todo su cerebro

Las inmensas conexiones de neuronas que hacen el cerebro a la hora de escuchar música, permiten que el cerebro esté en un periodo de receptividad constante donde cualquier tipo de información adicional es bienvenida y susceptible a nuevas conexiones. Y de eso trata el aprendizaje, del hecho de poder establecer nuevas asociaciones que permitan aprehender, interiorizar lo que uno está leyendo o estudiando.

Habilidades lingüísticas y matemáticas

Los elementos de armonía, melodía y ritmo son una constante en el momento en que una persona escucha música. La matemática está perfectamente ligada a la música ya que existen compases y ritmos precisos que seguir. En lo relacionado a la lingüística, los sonidos que se emiten forman parte de un sistema codificado ligado armónicamente entre sí. Todo esto se conjuga inconscientemente en el cerebro de la persona que está escuchando música y a la vez internalizando una lección dada.

Niveles más altos de funciones ejecutivas

Es un hecho que los que estudian con música están más expuestos a una serie inconsciente de conexiones neuronales que hacen que el cerebro esté más atento y bastante disponible a otras funciones o actividades a realizar.

Así que ya sabemos que debemos replantearnos nuestra visión de escuchar música mientras se estudia. ¿Tú puedes hacerlo?

Nota original acá

You Might Also Like