El nuevo rol de los papás : Ser proveedores afectivos

La relación con los padres ha evolucionado. Si le preguntamos a nuestras mamás como veían a sus papás, les puedo asegurar que contestarían que era un ser adorable, pero lejano y poco presente en el día a día. Para nuestra generación, el papá sigue siendo una institución fuerte, era quien marcaba los límites y hablaba fuerte y claro… aunque eso no quitaba que tuviésemos una relación cercana y muy cariñosa con ellos, eran papás que abrazaban de vez en cuando pero con mucho cariño, pero que se mantenían en el rol de ser quien pone el orden.

Para nuestros hijos, ha cambiado enormemente la imagen de padre. Ahora existe el papá amigo, el que juega a la pelota, el que invita a pasear en bicicleta, el que nos presta su smartphone y muchas veces juega en línea con sus hijos. Es un papá más lúdico y cercano, más de piel y de cariños… aunque siempre manteniendo su voz de mando.

Durante mucho tiempo se estudió y enfatizó en la importancia de la cercanía de la madre en la educación de los hijos. Hoy se ha llegado a la conclusión que la presencia paterna es igualmente importante. Un papá presente y cercano a la crianza de sus hijos es necesario, es fundamental que potencie una relación directa con el hijo o hija: conocerlo y acompañarlo en su día a día, saber sus necesidades, gustos, preferencias, miedos y sueños.

Hoy se sabe que un niño con más de una figura de apego, con más de una persona que lo cuide y le hace sentir querible, es un niño que crece con una base más sólida para enfrentar la vida. Es, entonces, un niño más seguro de sí mismo, con una autoestima positiva y una auto imagen buena.

Algunos autores señalan que los padres son los que aportan más en el desarrollo motor del niño, por el tipo de juegos que tienden a hacer con ellos y las actividades en las que los hacen parte; les ayudan a salir al mundo y en el proceso de separación de la mamá es más seguro y cobijado. También son los papás el modelo de identificación masculina para los niños, y un modelo de diferenciación para las niñas.

El padre fue visto por mucho tiempo en el rol de proveedor económico de la familia y nada más. Hoy, que la mujer ha ingresado al mundo laboral, y cuando esta tarea se puede compartir, el desafío para los padres es poder ser en conjunto “proveedores afectivos”.

Compartimos con ustedes un interesante material de Chile Crece Contigo: La Guía “Paternidad Activa” 

 

You Might Also Like