El aporte del ajedrez al tratamiento de TDAH

El ajedrez es un juego que tiene muchas bondades que ayudan a los niños: Mejora el comportamiento, ayuda a mostrar tolerancia ante la frustración, desarrolla la memoria y el cálculo, fortalece el carácter. De hecho en países como España en poco tiempo se convertirá en una asignatura en todos los colegios.

Un reciente estudio pionero en el tema sostiene que jugar ajedrez también puede mejorar los síntomas del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) en niños y adolescentes.

El estudio (“Jaque Mate al TDAH”) se realizó con 44 niños de 6 a 17 años que asistieron a un programa piloto en 2012, llevado a cabo en el Centro de Salud Mental de Villalba (Madrid). Se trataba de sesiones semanales de ajedrez de una hora de duración durante once semanas consecutivas, impartidas por un experto. Además, se aconsejó a los menores que también practicaran regularmente en casa.

Tras este periodo, la mayoría de los papás comentó cierta mejoría de la severidad del TDAH en sus hijos y casi la mitad percibieron una disminución de la severidad del 30%.

Consciente de la necesidad de realizar un estudio más amplio para confirmar estos resultados, se plantea introducir el juego del ajedrez como terapia complementaria dentro del tratamiento habitual de TDAH. Sus ventajas: es económico, no tiene efectos secundarios y es juego, algo esencial para el desarrollo social de los niños.

Lo más trascendental es que este juego ha demostrado que en menores con TDAH “mejora su comportamiento general y su atención; logra que controlen mejor su impulsividad e incluso su postura corporal, sentándose adecuadamente; hace que atiendan las órdenes a la primera y desarrolla el hábito de estudio. Los niños que han continuado jugando al ajedrez de forma regular y estableciendo cierto hábito evolucionan de forma muy positiva: tienen incluso menos medicación y mejores resultados académicos” afirma el investigador a cargo del proyecto. El psiquiatra recuerda que este el ajedrez ya ha demostrado sus bondades en personas que sufren esquizofrenia y alteraciones secundarias por consumo de drogas, y en la prevención de la demencia.

La clave está en cuándo y cómo se introduce el ajedrez en la vida de una persona diagnosticada de TDAH, explica Blasco-Fontecilla para la nota de ABC Familia. “En un niño —dice— que no está adecuadamente tratado, el ajedrez no va a tener éxito, porque el niño se frustrará. Sin embargo, en un menor que está razonablemente estabilizado, este juego puede resultar una herramienta de rehabilitación muy positiva” finaliza.

Los beneficios del ajedrez son los siguientes:

  • Mejora la hiperactividad, impulsividad e inatención.
  • Genera hábitos
  • Entrena en la toma de decisiones, que posteriormente se necesitan en el día a día.
  • Mejora las competencias cognitivas y sociales.
  • Mejora la autoestima y la tolerancia a la frustración.

Nota original de ABC Familia acá

Fuente foto: brujulasierra.es

You Might Also Like