Ejercicio en los niños ¿puedo hacer que les guste?  

Children running across playground in park
Children running across playground in park

El ejercicio es imprescindible en nuestras vidas y también en la de nuestros hijos. Es alarmante ver como ha ido en aumento la obesidad infantil y muchas veces se debe, no solo a la mala alimentación, sino también a lo poco que se mueven nuestros hijos gracias a los juegos de pantalla. Entonces, ¿qué podemos hacer para que les guste? Aquí algunos consejos.

 

  1. Hagan deporte juntos: busquen formas de hacer ejercicio juntos. Puede ser que una vez terminada la hora de la comida, en vez de ir a sentarse frente a la televisión, vayan a dar una vuelta en bicicleta o jugar juegos donde deban moverse. Preocúpate de que cuando estén haciendo deporte la conversación sea liviana, no es el momento de retar a tu hijo por las mañas notas o por no hacer sus deberes. Si logras que el ejercicio sea divertido para todos ellos querrán seguir haciéndolo.

 

  1. Ponte como objetivo que hagan ejercicio una hora diaria: los niños deben moverse al menos una hora cada día donde debiesen mezclar diferentes actividades donde trabaje los músculos (como flexiones), refuerce los huesos (saltando al cordel), y hacer cardio (corriendo o caminando rápido). Esta hora de ejercicio no necesita ser toda de una vez. Se puede dividir a lo largo del día. Sacar a pasear al perro o jugar en el patio son actividades que se suman al total.

 

  1. Usa contador de pasos: a los niños les encantan las cosas tecnológicas y es por esto que usar un contador de paso puede ayudar a que se muevan más. Ten uno para cada hijo y crea pequeños desafíos para que se muevan a lo largo del día. Si quieres incorporarte a los desafíos ideal- Puedes hacer cosas como contar cuántos pasos son hasta cierto punto o lo que se demoran en dar 80 pasos. Ve con tus hijos si les gustaría poner un cartel de pasos en la cocina para generar una pequeña competencia o para ir viendo sus records personales.

 

  1. Junta algunos artículos entretenidos: no necesitas tener equipamiento elegante ni mucho menos. Obviamente que unos patines pueden dar motivación al momento de hacer ejercicio pero hay cosas mucho más sencillas y baratas que cumple el mismo objetivo: una cuerda para saltar, una pelota inflable pueden dar mucho que hacer. Ten algunas cosas para hacer deporte afuera y cuando veas a tus hijos aburridos sácalos afuera.

 

  1. Prepara el escenario: puede parecer simple pero hay veces que es necesario elegir el lugar adecuado. Lleva a tus hijos al parque, a los juegos o a otro lugar. Haz un picnic con ellos y algunos amigos, así no será difícil hacer que se muevan. El lugar y los otros amigos le ayudarán a motivarse.

 

  1. Busca clases: existen muchas clases para niños que son entretenidas para ellos: baile, tenis, yoga, taekwondo son una excelente forma de que los niños amen la actividad física. Anda a la clase de prueba antes de inscribir a tu hijo y permíteles que ellos elijan su favorita así sabrás que está bien invertida la plata.

 

  1. ¿Video juegos? ¡Por supuesto!: Hoy en día existen varios video juegos que incluyen un sistema donde los niños deben moverse. Los niños que realmente se paran y se mueven al jugar pueden quemar hasta 200% mas de energía que cuando juegan sentados. Esto no implica que no debemos limitar las pantallas.

 

  1. Haz que sea entretenido: No necesitas decir que lo que van a hacer es ejercicio para que tu hijo lo haga. Puedes tomarlo de la mano y saltar sobre un monton de hojas, o jugar a saltar las posas de agua, incluso caminar hacia algún lugar se cuenta como actividad física. Haz que algo que hacen regularmente se convierta en algo divertido más que convertir el ejercicio en algo que “tienen que hacer”.

 

  1. Anímalo: si tu hijo no disfruta del ejercicio inmediatamente no te rindas. Felicita lo que hace, ayúdalo a probar nuevas actividades que no necesariamente sean competitivas. La clave está en ayudarlos a encontrar su elemento. Sigue probando diferentes deportes y actividades y con eso demuéstrale que la actividad física es para todos.

 

  1. Encuentra tu pasión: Una buena manera de hacer que tus hijos hagan ejercicio es haciéndolo tu mismo. Si ellos ven que te mueves y que haces algo sabrán que es una parte importante de la vida y que puede ser entretenida. Así que encuentra una actividad que realmente te guste y compártela con tus hijos. Si nunca has hecho nada puede ser un buen momento de partir todos juntos.

 

  1. Úsalo en cualquier momento: el ejercicio es algo que puedes hacer siempre. Estaciónate lejos de la entrada del mal, sube por las escaleras en vez de usar las mecánicas o el ascensor, haz una carrera para ver quién puede guardar juguetes más rápido o quién puede regar las plantas mientras salta. Tomar cualquier oportunidad para caminar, correr, saltar o jugar hará que la actividad física sea un hábito en el día a día y será una parte natural de la vida de tus hijos.

 

 

You Might Also Like