Dificultades en el procesamiento de la información y sus repercusiones

repitencia escolar

Si hablamos de dificultades en el procesamiento de la información debemos tener presente que, con esto, se hace referencia a la forma de procesar la información que ingresa a través de los sentidos.

En otras palabras, la información ingresa mediante los sentidos (auditivo, visual, táctil, etc) y llega la hasta el cerebro donde se procesa la información elaborando luego una respuesta acorde según el estímulo ingresado. Así es como el niño escribe, lee, etc.

Las dificultades en el procesamiento de la información son un tipo de dificultad en el aprendizaje que se puede focalizar tanto cuando el estímulo ingresa por los sentidos hasta el cerebro o bien cuando esta información está saliendo como una respuesta.

Dado que la información se recibe por vía auditiva o visual, las dificultades en el procesamiento de la información pueden ser de carácter visual u auditivo.

Es importante decir que cada dificultad del aprendizaje o del procesamiento de la información corresponderá a un área del cerebro diferente. Es decir, las zonas del cerebro que se activan cuando un niño recibe un estímulo visual son específicas, mientras que las zonas del cerebro que se activan mediante un estímulo auditivo, son otras.

De este modo podemos indicar que un niño que tenga algún problema en un área del cerebro específica (por ejemplo en las áreas relacionadas con la respuesta de los estímulos visuales) tendrá una dificultad del procesamiento visual. Pero no así auditivo ya que las áreas del procesamiento auditivo son diferentes al visual y viceversa.

También es importante aclarar que, no todos los problemas que aparentan estar asociados con el procesamiento de la información terminan siendo patologías o problemáticas relacionadas con el cerebro. También existe la posibilidad que el niño tenga algún problema específico en el órgano visual o auditivo.

¿Cuáles son las características de un niño con dificultades en el procesamiento de la información?

Es importante prestar atención a estas características puesto que podrían guiarnos para realizar una consulta con el especialista indicado en caso de hallar coincidencias.

  • El niño pasa a llevar las cosas
  • No reconoce formas, colores, letras o tamaño de las cosas
  • Se salta lineas completas
  • Pierde el equilibrio
  • No puede seguir instrucciones de ningun tipo
  • No recuerda listas o direcciones
  • No tiene respuestas rápidas.
  • Reponde lento a las preguntas
  • Parece que olvida las cosas de manera intencional
  • Tiene aspecto de ser un niño desafiante, soberbio o vago con pocas capacidades (siendo que en realidad tiene más capacidad de la que demuestra)

¿Qué podemos hacer en el día a día de estos niños?

  • Hacer una evaluación psicopedagógica
  • Darle tiempo adicional para que termine las actividades
  • Ayudarle de forma sutil
  • Darle instrucciones cortas para que entienda lo que se le pide
  • Darle espacios para que pueda preguntar y repreguntar si es necesario

 

Fuente Educapeques

You Might Also Like