Dentición de nuestro bebé: todo a su tiempo

Muchas veces escuchamos que todos tenemos ritmos distintos y esto corre para todos los temas. Hay bebés que a los cuatro meses ya tienen su primer diente y otros, en cambio, que al año aún no tienen ninguno. La rapidez en la salida de la dentición es una característica individual, que varía de un niño a otro, y que muchas veces tiene un componente hereditario.

Contrariamente a la creencia popular,  el retraso en la aparición de los dientes no tiene nada que ver con una carencia de calcio. De hecho, el niño ya obtiene la cantidad necesaria de este mineral mediante la lactancia y la ingesta de alimentos. Es decir, si la alimentación de nuestro hijo es balanceada no tenemos porque recurrir a ningún tipo de complemento alimentario.

¿Pero cuándo debiéramos preocuparnos si nuestro hijo no tiene dientes?

Si es que a los catorce o quince meses aún no hay ningún síntoma de dentición sería interesante hacer alguna investigación para descubrir si todo está en regla. Consulta con tu pediatra.

¿Y cuáles son los síntomas de dentición?

Algunos de los síntomas de que los dientes de nuestra guagua están en camino son principalmente:

  • Inflamación y dolor en las encías
  • Ganas de morder, masticar o chupar todo lo que encuentra
  • Salivación intensa
  • Irritabilidad
  • Problemas para dormir
  • Rechazo a la comida
  • Se agarra los oídos y frota la cara

¿Cuándo aparecen los primeros dientes del bebé?

En la mayoría de los niños, el orden de aparición de los dientes de leche se adapta a la evolución de su alimentación. Los primeros en salir son los incisivos, ideales para masticar verduras y alimentos blandos; más tarde, apuntan los molares y caninos, adaptados a la carne. He aquí el orden de aparición:

  • 6-8 meses: incisivos centrales inferiores
  • 7-10 meses: incisivos centrales superiores
  • 8-10 meses: incisivos laterales superiores
  • 10-14 meses: incisivos laterales inferiores
  • 14-20 meses: molares más internos, superiores e inferiores
  • 16-24 meses: caninos, inferiores y superiores
  • 24-30 meses: molares externos, superiores e inferiores.

¿Qué podemos hacer para calmar el dolor?

La aparición de los dientes produce molestia es nuestros hijos, para aliviarla te recomendamos:

  • Entrégale cosas frías para que pueda morder
  • Aplica presión en sus encías. Puedes hacer un suave masaje: lávate las manos y con un dedo, frota sus encías hasta que la fricción haga un sonido rechinante

Como siempre, la recomendación principal es que lo acompañes y acojas en su proceso de dentición. Nuestro bebé no entiende el porqué de esta extraña molestia en su boca y necesita que lo abracen, acurruquen y besen para tranquilizarlo ¡El amor de mamá es el mejor calmante!

 

You Might Also Like