Claves para ser mejores padres

ser padres

¡No es fácil ser padres! Es una tarea del día a día y muchas veces nos gustaría que en el colegio, en vez de habernos enseñado química, hubiésemos aprendido a ser padres. Muchas veces sentimos que cumplir este rol necesita de nuestra máxima capacidad y de la mayor cantidad de tiempo posible. Para ser buenos padres necesitamos una mezcla exacta de sentimientos, pensamientos y acciones, una gran carga de energía y amor… mucho amor.

Cada etapa de la vida de los niños resulta diferente e implica una actitud como padres distinta, tenerlo en cuenta ayuda a superar las dificultades que cada una conlleva. Y hay que decirlo: Ser padres implica una carga extraordinaria de energías. Pero hay formas de canalizar estas energías y avanzar de forma más fácil en esta maravillosa misión de ser padres de la mano de nuestra pareja.

padresa

Es importante que en este camino tengamos en cuenta:

– Establecer acuerdos previos con la pareja sobre de la educación de los hijos (permisos, límites, horarios, rutinas, etc) para evitar desautorizarse en presencia de los niños. Como recomendación práctica, y en caso de que ambos tengan distintas opiniones sobre algún tema, es importante que frente a los niños se mantenga solo una, aunque no estés de acuerdo con lo que dijo, refuerza su planteamiento y mantén la misma línea de proceder. Después pueden conversar al respecto a solas. ¡Nunca desautorices a tu pareja frente a los hijos!

– Discutir acerca de las sanciones que se darán a las diferentes faltas, con el fin de que ambos estén de acuerdo en la manera en que corregirán los comportamientos inadecuados de los hijos.

– Ante todo deben ser un buen ejemplo de aquellos valores que quieren promover en los niños. Para ello es fundamental el diálogo con tu pareja, tener los mismos objetivos. Para nuestros hijos,  imitar a alguien por el cariño, la admiración y el respeto que inspira es fácil y es la estrategia más efectiva en la búsqueda de los valores familiares que planteamos.

– Tener en cuenta la edad del niño para establecer los límites, las reglas o las restricciones. La etapa por la que él atraviesa es determinante en su manera de comprender e interiorizar las exigencias de los adultos.

– Conocer a nuestros hijos. Es importante que entendamos en qué etapa se encuentran, cuales son sus gustos y objetivos, para sobre ellos y teniéndolos siempre en cuenta, educarlos.

– Fortalecer la vida familiar. Participen constantemente en reuniones familiares y cuando se presenten problemas, soluciónenlos en conjunto, es una buena forma de enseñar a los niños a manejar conflictos y buscar soluciones. Es fundamental que tanto ustedes, como padres, y ellos como hijos disfruten y se diviertan en el tiempo en familia, para ello es bueno plantear nuevos panoramas y dar voz y voto a los hijos en esta planificación.

– Enséñales a aprender de los errores, a reconocer sus faltas, a reconciliarse consigo mismos y a resolver el problema en lugar de sentirse culpables.

– Incentivar la autonomía, ellos deben  hacer las cosas por sí mismos (de acuerdo a sus capacidades y estadios de desarrollo)  Es una gran desafío y excelente experiencia de aprendizaje.

– De acuerdo a su edad, todos deben realizar trabajos significativos en el hogar, de tal manera que se sientan útiles y responsables y sean partícipes del órden y organización del lugar que habitan. Es una buena forma de hacer que los niños aprendan a cuidar su ambiente y sus cosas, de que aprendan hábitos, formas de comportamiento y normas básicas de convivencia.

– Las demostraciones de afecto son fundamentales. Los niños deben sentir que los queremos y nosotros debemos entender que ellos son prácticos, por lo que necesitan que  los abracemos, acariciemos, besemos y expresemos en palabras lo que sentimos (Revisa las 10 frases que nunca debemos olvidar)

– Trabaja el amor propio y la autoestima del niño. Hágalo sentirse importante y querido. Un niño al que sus padres refuerzan su personalidad es un adulto seguro de sí mismo.

Todas estos consejos quedan en nada si los hacemos sin amor y preocupación. Estos dos conceptos son la base fundamental del ser padres… Y para serlo es importantísimo que lo disfrutemos.

 

You Might Also Like