Carta de un pediatra a la Doctora Juguetes

Carta para Doctora Juguetes

Muchas veces leemos que los dibujos animados, por lo general, sólo tiene cosas negativas para los niños. Pero no siempre es así y hay dibujos animados que realmente son un aporte para los más pequeños, y para nosotros como adultos. Claro, porque nos muestran cómo piensan los niños y cómo podemos ayudarlos. Esta carta lo dice todo. Las invito a leerla.

Querida Doctora Juguetes,

Como usted sabe, es una costumbre entre nosotros los médicos enviarnos cartas entre nosotros sobre los pacientes que compartimos. Pues bien, resulta que compartimos una gran cantidad de pacientes y quiero comentarte sobre lo mucho que los has ayudado.

Primero, tengo que decir que has hecho mucho más sencillo mi trabajo! Los niños usualmente tenían miedo de ir al doctor, pero ahora vienen vestidos en una bata blanca y emocionados por su chequeo.

Y si un niño aún se encuentra nervioso cuando entro al consultorio, sólo tengo que cantar “Hago un chequeo” y veo cómo sus ojos brillan. Es como un saludo secreto que les deja saber a los niños que estoy de su lado.

Todos saben que usas tu estetoscopio para, mágicamente, traer a tus juguetes a la vida. Como resultado de eso, los niños ya no están asustados por mi propio estetoscopio. Ya no lo ven como una fría y metálica herramienta médica, si no que ahora es una puerta de entrada a su imaginación y diversión. Puedo fingir que lo pongo en los lugares equivocados – como en sus codos o sus rodillas, o en mi nariz como un elefante – y tener risas en vez de pucheros cuando finalmente se los pongo en el pecho.

Pero quiero señalar que has ayudado a guiar a los niños en mucho más que llevarlos al doctor. Desde ser paciente y superar sus miedos, amistades manipuladoras, adopción, hasta llevar a casa un nuevo bebé;  has ayudado a mostrarle a los niños cómo navegar por todos los aspectos difíciles y a veces incómodos que tiene el día a día de ser un niño. 

Sobretodo valoro muchísimo tu relación con FRIOLÍN.

Friolín es, digamos, un poco hipocondríaco y muy a menudo se preocupa de cosas que parecen triviales. Pero en este sentido, él no es muy diferente a un niño pequeño. Para mis pequeños pacientes incluso las cosas más diminutas pueden parecer grandes e intimidantes. Y mientras los miedos de Friolín usualmente carecen de fundamentos (“Los muñecos de nieve no tienen huesos” le respondiste una vez en la que él pensó que se había roto uno), nunca lo dejas de lado. En vez de eso, escuchas lo que tiene que decir, lo tranquilizas y le das seguridad con una amorosa sonrisa. Tu ejemplo es un buen recordatorio, para los padres y tus colegas doctores, de abrir nuestros oídos y responder con mucho amor cuando trabajamos con niños ansiosos.

Pero esa no es la única manera en la que los guías con el ejemplo!

Al igual que tú has soñado con seguir los pasos de tu madre y convertirte en doctor, así has sido inspiración para muchos de mis pacientes. Muchos ahora me piden el estetoscopio para escuchar cómo suenan sus propios corazones. Y muchos niños me dicen que quieres ser doctores cuando crezcan, mucho más que antes.

Así que muchas gracias por hacer mi trabajo más fácil, por darme una razón para cantar en un chequeo, por ser un maravilloso ejemplo a seguir para mis pacientes y para mi. Espero que continuemos compartiendo muchos más pequeños pacientes. 

Lo mejor para ti. 

Steve Silvestro

MD FAAP

PD: – y quizás algún día puedas enseñarme a limpiar y desaparecer erupciones con sólo jabón y una esponja.

¿Qué les pareció esta carta? Sin duda nos muestra que la Doctora Juguetes es un real aporte para ellos, como doctores, y para los niños. Te invito a compartir esta nota para que más y más personas puedan leer esta carta.

Nota original acá

You Might Also Like