Caminar durante el embarazo: beneficios y cuidados en su práctica

Mantenerse en forma durante el embarazo ya es casi una obligación. El mito de que “debemos alimentarnos por dos” quedó atrás hace mucho tiempo y cada vez nos preocupamos más del no subir tanto de peso porque muchas veces ya sabemos lo difícil que es bajarlos después.

El ejercicio prenatal es una excelente manera de mantenernos en forma en cuanto al peso, de reducir el estrés y fortalecer además nuestros músculos. No necesariamente tenemos que incurrir en grandes gastos para hacerlo, simplemente una buena caminata marcará una diferencia importante.

OJO antes de empezar cualquier tipo de ejercicio prenatal, por sencillo que éste sea, debemos consultarlo con nuestro ginecólogo para evitar cualquier tipo de problemas. Una vez que tenemos esta aprobación, sólo debemos armarnos de ganas y salir a caminar.

Los especialistas coinciden en recomendar realizar ejercicio diario que NO sean más de 30 minutos al día y al menos 3 veces a la semana para lograr efectos esperados.

¿Qué debemos tener en cuenta al momento de decidirnos por caminatas cuando estamos embarazadas?

– Siempre debemos mantenernos conscientes del ritmo que estamos llevando. No debemos ir demasiado rápido ni forzar la intensidad de éste.

– Si no estás acostumbrada a una rutina de ejercicios habitual, debes comenzar poco a poco.

– Evitar salir a caminar en horas de mayor calor ya que puede producir deshidratación que puede afectar al bebé. Lo ideal es buscar momentos agradables y que no sean de mucho calor ni mucho frío.

– Utilizar ropa cómoda y adecuada para hacer ejercicio.

– Llevar siempre una botella de agua para mantenernos hidratadas.

Ya, con todo lo anterior estamos listas para salir a disfrutar de la actividad física. Pero les vamos a dejar ahora los grandes beneficios de caminar en el embarazo, así nos vamos a sentir aún más motivadas a hacerlo:

– Reduce el estrés y la ansiedad

– Mejora el humor

– Reduce el dolor de espalda

– Reduce posibles problemas de hemorroides

– Promueve la circulación, lo que nos ayuda a evitar hinchazón y malestar

– Nos puede ayudar a que la recuperación del post parto sea más rápida

– Ayuda a fortalecer los músculos

– Mejora la postura

– Ayuda a controlar el peso

– Reduce los problemas de estreñimiento.

You Might Also Like