Cambios en la adolescencia: acompaña a tu hijo

consejos-para-mejorar-la-relacion-con-los-adolescentes

La adolescencia es un período al que todos los padres le temen. En este proceso ocurren no solo cambios físicos sino también emocionales, sociales y psicológicos. Para ayudarles a entender un poco más qué es lo que ocurre con nuestros niños quisimos hacer un breve resumen de lo que está ocurriendo con ellos.

Generalmente esta etapa ocurre entre los 10 y 14 años para las mujeres y entre los 12 y 16 para los hombres. Durante este período ocurren muchos cambios físicos, algunos evidentes y otros no. Las transformaciones exteriores son fáciles de reconocer; las internas, sin embargo, comienzan antes que cualquier cambio físico sea evidente. Según la acepción científica moderna, la pubertad comienza con el crecimiento gradual de los ovarios (y de órganos relacionados con ellos, como es el útero) en las mujeres, y de la glándula prostática y las vesículas seminales en los hombres. ¿Qué debes hacer frente a estos cambios físicos como padre?

  • En primer lugar hablar con tu hijo de los cambios que ocurrirán en su cuerpo. Es mejor que reciban la información en casa antes de que comiencen a buscarla por otros lados pues esta puede estar equivocada o distorcionada.
  • En este período empiezan a ser visibles los cambios como son el crecimiento de los pechos y las caderas en el caso de las niñas y del escroto y testículos en los hombres. Esto puede generar algun grado de inseguridad en nuestros hijos y es importante apoyarlos en este proceso.
  • Es importante que tu hijo sepa los cambios que ocurrirán en su cuerpo para que tenga claro que lo que está pasando es normal y saludable. Debemos estar preparados (como padres y con nuestros hijos) para recibir la primera menstruación o para el inicio de las emisiones nocturnas en los hombres.

Dentro de los cambios encontramos también los emocionales. La adolescencia es una etapa de adaptación tanto para el joven como para los propios padres. Esto, unido a los flujos hormonales, provoca cambios emocionales bruscos. Ellos pueden pasar, en un segundo, de una profunda tristeza hasta una alegría desbordante. Por lo cual es importante un balance entre estar cerca para escucharlos o ayudarles si lo necesitan y estar lo suficientemente lejos para darle la libertad que busca. En este aspecto debes tener claros algunos puntos:

  • Los adolescentes se preocupan mucho por su apariencia física y por cómo los demás los ven. Al tratar de buscar una identidad propia pueden probar diferentes formas de vestir. En esta etapa los jóvenes buscan un código de vestimenta que los diferencie de los mayores, lo cual les da un sentido de identidad. Es por esto que es bueno permitirles jugar un poco con esas modas aunque resulten un poco extrañas a nuestro parecer.
  • Pertenecer a un grupo social es lo más importante para ellos. Como padres tenemos que estar atentos a cómo es el grupo social en el que está involucrado y ver que no existan manipulaciones negativas por parte del grupo que lo lleven a conductas dañinas.
  • En la actualidad las redes sociales han atrapado a los jóvenes. Para ellos, la interacción en Facebook o What’s app es tan vital como la convivencia presencial con sus compañeros. Estas herramientas se han convertido en un medio de comunicación que puede ser benéfico pero, en algunos casos, también perjudicial para ellos. Date el tiempo de conocer estas redes para que puedas saber qué es lo que tus hijos ven en internet. Además, es importante controlar el tiempo que los jóvenes pasan en internet o con el celular, bucando siempre un balance entre su vida social y el uso de las redes.
  • Aunque no lo creas los niños que se encuentran en este proceso muchas veces necesitan ser escuchados. Es por esto que tenemos que ir más allá de lo que están diciendo literalmente. Debemos estar pendientes de sus movimientos corporales, actitudes, de la parte sensible del mensaje que transmiten al hablar. En la actualidad, los adolescentes corren muchos peligros y la mejor manera de protegerlos es escucharlos atentamente. Recuerda guardar tus comentarios hasta que ellos hayan expresado libremente todas sus ideas: si demuestras enojo o rechazo cuando apenas comienzan a contarte sus inquietudes o errores, no tendrás oportunidad de conocer el final de la historia.
  • Es importante que aunque se nos haga dificil demos espacio para respetar sus opiniones. Si creemos que lo que dicen está muy equivocado debiésemos dar un consejo partiendo así “Creo que tienes razón para pensar en eso, pero…” o “Te entiendo pero…” Con esto lograremos que sienta la confianza de expresarse porque sabrá que no va a ser juzgado o rechazado.

Es importante que exista un canal de comunicación adecuado entre el adolescente y sus padres, donde exista respeto y confianza. Debemos lograr un vínculo donde se eduque con amor y la firmeza necesaria para permitirles crecer y al mismo tiempo protegerlos de los peligros que acechan a la juventud hoy en día.

You Might Also Like